Elige Fuente


Aguahoja I

Aguahoja I está diseñada digitalmente y fabricada robóticamente por el Mediated Matter Group del MIT Media Lab, dirigido por Neri Oxman.

Autores: Mediated Matter Group
Ganador Premio Dezeen Awards 2019: Diseño sostenible del año.

Se ha diseñado y fabricado digitalmente una estructura utilizando los componentes moleculares que se encuentran en las ramas de los árboles, los exoesqueletos de insectos y los huesos humanos.

Aguahoja I examina cómo incluso los materiales que consideramos residuos pueden informar el diseño.

Con una altura de cinco metros, la piel de la estructura está compuesta de celulosa, quitosano y pectina, según el estudio, los materiales más abundantes del planeta.

La composición de la piel de la estructura es un biocompuesto flexible con propiedades mecánicas, químicas y ópticas funcionalmente graduadas.

El proyecto demuestra la aplicación de la fabricación robótica a base de agua a una escala cercana a la de las ecologías naturales.

Derivado de la materia orgánica, impreso por un robot y moldeado por el agua, este trabajo apunta hacia un futuro en el que lo cultivado y lo fabricado se unen.

El grupo de investigación, encabezado por Neri Oxman, ha intentado aplicar la inteligencia intrínseca de las ecologías naturales a la forma en que diseñamos y fabricamos el entorno construido.

Parte del MIT Media Lab, el grupo busca mejorar la relación entre entornos naturales y artificiales mediante la integración del diseño computacional con la biofabricación.

La investigación del grupo en el área de la ecología de los materiales se aplica luego al diseño desde la microescala hasta la escala de edificación.

En contraste con el mundo biológico, el entorno construido está compuesto por objetos artificiales e inanimados que están diseñados para realizar un conjunto finito de funciones predefinidas.

El ritmo al que construimos las estructuras nos ha requerido extraer materias primas de la tierra y apropiárnoslas lejos de sus hábitat nativos más rápido de lo que pueden reponerse. Cuando su función se cumple o se supera, estos materiales se convierten en residuos permanentes en nuestros vertederos y océanos.

Aguahoja I ha sido realizada para resaltar esta ineficiencia en comparación con la capacidad de la naturaleza de “hacer más con menos”.

El revestimiento biocompuesto flexible de la estructura se imprime a temperatura ambiente, utilizando materiales solubles en agua. Cuando se expone a la lluvia, se descompone, permitiendo que los materiales vuelvan a entrar en el ecosistema natural y continúen el ciclo natural.

La materia producida por un miembro de un ecosistema, vivo o no vivo, inevitablemente alimenta el ciclo de vida de otro. El resultado es un sistema alimentado por agua con una eficiencia incomparable en el uso de energía y recursos.

Según el estudio, a través de pequeños cambios en la composición química, los materiales orgánicos pueden ser tan resistentes y flexibles como el cuero o tan rígidos como la madera.

El material también tiene la capacidad de responder a los cambios en las condiciones ambientales, como el calor y la humedad.

En un momento en que el planeta necesita urgentemente métodos de diseño y construcción sostenibles, Aguahoja I proporciona un ejemplo de lo que se puede hacer con los materiales orgánicos más abundantes de la tierra.

Al sintetizar materiales sostenibles a partir de corrientes de desechos orgánicos, ajustar sus propiedades y programar su descomposición y retorno a los ecosistemas, el proyecto se apropia del nacimiento, la vida y la muerte de un diseño.

Encontrar nuevos materiales sostenibles es un asunto urgente. Aguahoja I muestra cómo la naturaleza puede ayudarnos a diseñar nuevos materiales, destacando la relación entre la naturaleza y la tecnología. Es completamente innovador y presenta esperanza para el futuro. El material orgánico es enorme potencial, que podría cambiar incluso cómo pensamos en la arquitectura.

 

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha