Elige Fuente


Arquitectura en tierra

Hoy, ya comenzado el tercer milenio, el 60% de las casas habitación en el planeta son de tierra. Se construye en barro en todo el mundo desde siempre, y esas construcciones son asísmicas, ignífugas, térmicas, no contaminantes, sustentables, económicas y con identidad cultural. Salvo casos excepcionales, esa es la realidad!

Existen dos prejuicios respecto de la tierra como material constructivo: que no resiste terremotos y que no resiste el agua. Como toda tecnología asociada a un material, la construcción en tierra tiene un know-how acumulado de milenios, más la nueva tecnología y sistematización de la información propios de estos tiempos.

Hoy, más que nunca, las tecnologías de construcción en tierra responden perfectamente a los requerimientos sísmicos y a la humedad, aún según los estándares más exigentes. Así lo demuestra, a modo de ejemplo, la nueva tecnología de construcción con tierra cruda conocida como BTC (bloque de tierra comprimida) presente en prácticamente todos los continentes.

Esta se origina a partir del invento de la bloquera CINVA- RAM en la década de los 50 del siglo pasado, por el Ingeniero chileno Raúl Ramírez en el contexto de programas de vivienda social desarrollados en Colombia.

Veamos en Chile: en un recorrido por los pueblos cordilleranos, que van desde La Serena hasta Santiago, hay muchísimas edificaciones de tierra – adobe en este caso – que después de más de 200 años aún están en pie y en buenas condiciones, habiendo sufrido numerosos y fuertes terremotos en todo ese tiempo.

¿Cómo es eso posible? La tecnología del adobe está bien aplicada y ha resultado estructuralmente bien diseñada. No describiremos aquí tal tecnología, pero digamos que tiene disipadores horizontales de madera.

Esta misma tecnología ancestral puede observarse en otros países sísmicos con idénticos buenos resultados. Así como existe una tecnología adecuada para el adobe, el ladrillo de barro, también hoy hablamos de la tecnología del tapial o muro de barro confinado entre moldajes, con sus refuerzos horizontales según cada caso. Del mismo modo existe la tecnología de la quincha, un muro o tabique con estructura de madera y relleno con barro o barro alivianado – Leichtlehmbau – con mucha paja.

Todos estos sistemas han resultado con un perfecto comportamiento frente a los sismos, incluido el F27 del 2010. El tema, como con cualquier material y situación, depende de la aplicación de la tecnología apropiada a dicho material, de una adecuada mantención y de la prescindencia de alteraciones estructurales.

Lo mismo vale respecto del agua y la humedad, en donde las formas que adopte el edificio serán claves. Los basamentos y aleros o recursos que se utilicen para evitar que el agua y la humedad escurran por sus fachadas y sus cimientos son fundamentales.

De nuevo, aquí el problema no es el agua, sino la respuesta ante esa solicitación. En cambio, podemos mencionar una serie de ventajas que la tierra aporta:

• Gratuidad y disponibilidad
• Permite arquitectura bioclimática
• Sustentabilidad, material natural y local, in situ
• Mejor aislación comportamiento térmico y acústico
• Estructura flexible y asísmica
• Material elástico, absorbente, disipante
• Densidad variable y programable (300-2.300 Kg/m3)
• No contaminante ni tóxico
• Bajo porcentaje de escombros o basura en la construcción y demolición
• Altas tasas de resistencia al fuego: Ignífugo
• Varias opciones tecnológicas; adobe, quincha, tapial
• Permite combinaciones: tierra aligerada, tecno-barro, suelo-cemento, etc.
• Vínculo con historia y patrimonios nacional y mundial
• Baja huella de carbono

En este contexto – que es el que debería manejar todo profesional – llama poderosamente la atención que no exista, sino en forma muy primaria, una formación sobre arquitectura en tierra en los centros de estudio especializados. No se lo estudia lo suficiente en nuestras Universidades, quizás siguiendo la tendencia del siglo XX que arrasó con las tradiciones científicas y tecnológicas en varios campos, para reemplazarlas por las técnicas industrializables, como por ejemplo en medicina, farmacéutica, etc.

Del mismo modo parece un anacronismo – o bien debido a intereses creados – el hecho de que aún no exista en Chile una normativa que se aplique al material tierra. Una honrosa excepción es la preparación de la norma de intervención estructural en edificaciones en tierra, actualmente en preparación en el INN . Esta solo atañe a las edificaciones históricas y falta una enormidad de normas que permitan la edificación segura en tierra para nuevas viviendas. Da para pensar!

Pero sobre todo invita a informarse mejor. Así como el acero y el hormigón han generado unas morfologías que le son propias, el gran desafío de la arquitectura en tierra hoy es generar las morfologías propias del material, que van mucho más allá de las formas tradicionales, gracias al acervo de conocimiento e información disponibles.

Imágenes: Shibam, Yemen “Ciudad Patrimonio de la Humanidad”

Autores:
Gonzalo García-Huidobro y Hugo Pereira, arquitectos

 

Tags

Adobe, Arquitectura en Tierra, Construcción en adobe, Construcción en tierra

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha