Elige Fuente


Campus Universidad Adolfo Ibañez: Sede Peñalolén de José Cruz Ovalle y Asociados

El edificio juega con los recorridos interiores y exteriores de una manera continua, enmarcando las vistas del contexto cercano y lejano, creando espacios de detención. La disposición en el terreno y la espacialidad general está evidentemente vinculada a la situación topográfica y visual, otorgando una notable introversión con un aprovechamiento regulado del paisaje. Armonizando la variedad del interior con un situación expectante y protegida del exterior.

Autor: José Cruz Ovalle.
Ubicación: Av. Diagonal las Torres 2640, Peñalolén.
Superficie construida: 8.000 m2 (Edif Postgrado) UF 400.000,00.
Constructora: Echeverría & Izquierdo.
Año construcción: 2000-2002.
Materiales: Estructura de hormigón armado con losas y vigas postensadas.
Publicaciones: “Hacia una nueva abstracción, Santiago de Chile, Ediciones ARQ, 2004”. Benett, E. y Crispiani, A. (eds.). José Cruz Ovalle.
“AC / CA Arquitectura contemporania / Contemporary Architecture” (Teoria 1T, Compo 3T).
Premios: Premio Nacional de Arquitectura 2012.
Fotografías: Claudio Vallejo, Roland Halbe, UAI y flickr de alumnos.

Memoria

La Universidad Adolfo Ibáñez es una institución privada de educación superior gestada a partir de una prestigiosa Escuela de Negocios en Valparaíso. En Santiago se instaló hace casi dos décadas, primero en una serie de varias casas lujosas del sector más acomodado de la ciudad y luego UAI adquirió un amplio predio en la zona precordillerana oriente, que corresponde a la comuna de Peñalolén, en un sector extenso y desolado, pero con amplia vista sobre la ciudad y la cordillera. En este sitio la Universidad decidió concentrar todas sus instalaciones, encargándole a José Cruz Ovalle el diseño del plan general y varios edificios que totalizan aproximadamente 25.000 m2. Comenzando por uno para sus carreras de pre-grado, luego otro de servicios administrativos, posteriormente uno con diversos recintos recreacionales (casino, gimnasio) y finalmente uno de postgrado, además de trabajos paisajísticos, todos ejecutados entre los años 2000 a 2007.

Cada edificio está localizado distanciado uno de otro y poseen diseños diferentes, pero con similaridades de color, materialidad y lenguaje formal. El conjunto no posee un portal, plaza, edificio o elemento principal, como es habitual en estas establecimientos educacionales. Se accede por un extenso faldeo, con sinuosos caminos vehiculares, atiborrados estacionamientos y senderos peatonales hacia las diferentes entradas de los edificios.

La ubicación de esta universidad, a los pies de Los Andes, constituye la primera afirmación arquitectónica de la obra, emplazarse crucialmente ante la vastedad de la naturaleza. Crear un nuevo orden que no responda a los ya establecidos en la urbe. Este hecho resulta imprescindible si se quieren crear espacios únicos.

El edificio de pregrado, fue el primero en ser construido, se desarrolla en paralelo al macizo cordillerano que se desarrolla de norte a sur, instalado en las cotas bajas del sitio. Con un gran cuerpo longitudinal de tres a cuatro pisos, conforma una secuencia de patios extendidos e interconectados, con edificaciones bajas en ambos costados que se entrecruzan en diagonal. El ingreso se realiza desde el costado suroriente, con un amplio vano al primer patio, insinuando una entrada al conjunto. Reforzado por un acceso al un espacio interior de triple altura en que aparecen rampas y puentes de conexión, y al costado, el auditorio principal. Esta edificación aloja aulas de clases de distintos tamaños principalmente al costado oeste y despachos de profesores al este, al comienzo oficinas administrativas y al final, la biblioteca.

Los pavimentos de los patios son de piedras combinados con graderías, rocas naturales, árboles y arbustos áridos. Los pavimentos interiores son de vinilos brillantes y continuos y cielos blancos que extienden los muros.

Las techumbres de losas de hormigón se recubren con piedras redondeadas o planchas de cobre que se vislumbran de varias ventanas o entre los edificios. Las ventanas son largas extensiones horizontales con una curiosa protección superior de hormigón armado.

Los edificios de servicio y recreación se ubican ascendiendo por los faldeos hacia el sur. Se acompañan de varias canchas deportivas en los faldeos, aprovechando ligeras planicies y efectuando algunos taludes. Las circulaciones exteriores se conservan en senderos de piedra que serpentean entre los arbustos, con pequeños descansos que otorgan amplias vistas al valle. Estos edificios, replican el tratamiento material, aberturas y estilos formales de los anteriores, aunque con volúmenes mas amplios y con menos circulaciones interiores para acoger estos amplios programas funcionales. Pero igualmente desarrollando formas irregulares y aberturas que regulan sus masas, y cuidan los ingresos y desplazamientos.

El edificio de post-grado se encuentra a mayor altura al sur, con un acceso vehicular diferente, a una distancia difícil de alcanzar caminando. Se desarrolla mas en perpendicular a la pendiente y con formas mas onduladas, estableciendo cierta diferencia con los anteriores, aunque relacionados al mantener el color blanco y el volumen general. Conforma un edificio compacto, pero también desmembrado en varios cuerpos que generan un amplia curva con inflexiones, dejando patios abiertos al norte y estacionamientos al costado sur.

Con volúmenes que se prolongan en los extremos o se cierran en cuerpos cilíndricos, conformando un conjunto dinámico, estabilizado con su baja altura. En la parte media se genera un vano amplio al sur, con un tramo de edificio suspendido que insinúan un acceso principal, de manera similar a la construcción de pre-grado. Con ingreso a un hall principal tan extenso, pero mas alto que el edificio anterior, con un mayor despliegue de pasarelas onduladas, vanos interiores y lucarnas que bañan de luz clara el interior.

El trazado geométrico de este edificio también evoluciona respecto a los anteriores, desarrollados con diagonales sobrepuestas. Aunque en obras anteriores Cruz Ovalle había experimentado con curvas, eran elementos menores compuestos de tramos de circunferencias. En este caso combina ambos recursos, utilizando referencias circulares, primero en un gran arco, que es interrumpido por un secundario que se abre de manera divergente, y luego establece tres focos, pero en desplazamiento, que sobrepone y amplia, generando una concentración y proyección formal a la vez.

Los tratamientos materiales son similares, con muros y cielos blancos continuos y deslizantes, con junturas casi invisibles. Pavimentos grises y lisos. Los patios de piedra, con escalinatas y arbustos intercalados, abiertos hacia la cordillera que se prolonga al norte y protegido por la concavidad de los distintos volúmenes. Sugiriendo un rol mas secundario de los espacio exteriores. En su interior, variados toques de madera claras y brillosas en los muebles, puertas y protecciones.

La volumetría del conjunto revela así mismo su extensión y concentración, con varios cuerpos sobrepuestos y replegados. El conjunto aparentemente está completo y conforma un repertorio disperso de edificios en la ladera, que se cubre ocasionalmente de nieve en invierno, de modo que en esta época las construcciones apenas se asoman por sus secuencias de ventanas y sombras irregulares. La experiencia espacial cotidiana es singular y cambiante, y mantiene una mirada permanente sobre el valle, que la mayoría de los días presenta un manto de contaminación cubriendo la ciudad, con un cielo deslumbrante enmarcado por la silueta de los cerros y en su interior un juego de luz natural con gradientes.

Se advierte una evolución en la morfología, especialmente entre los dos edificios principales, que no se explica más allá de la situación del terreno, y que generan expresiones y experiencias espaciales diferenciadas. El edificio de pre-grado, con patios centrales y tramos diagonales, posee un desarrollo más activo y centrado. Mientras el edificio de postgrado, mas transversal al macizo, con exteriores exógenos y curvas enrevesadas, elaborada una espacialidad mas sensual y ensimismada.

La carencia de un partido o forma general, preocupado por la vivencia directa, genera volúmenes como una resultante casi fortuita, aunque evidentemente hay un cuidado por la composición exterior y todas sus vistas, pero alejada de intelectualizaciones formales o culturales. De modo que el encadenamiento final queda generado por curvas splines que van asumiendo estas tensiones. Estas formas se caracterizan por los múltiples puntos de control, de este modo los puede aplicar en varias escalas y direcciones simultaneas, liberándose tanto de los paralelismos o agudas convergencias del trazado recto, como de la homogeneidad de la circunferencia, asumiendo libremente la prolongación y variación de los ejes.

Concepción de su arquitectura
Esta obra de José Cruz Ovalle es un claro ejemplo de su arquitectura, dinámica. El pensamiento, casi ideología, de José Cruz es que todo espacio ha de ser singular, único; no puede haber un lugar igual que otro. El sistema de pabellones y aulas se adaptan a la topografía inclinada del terreno.

Las suaves formas alargadas, plegadas y anudadas, arman un espacio orgánico y pleno de iluminación natural y vistas, en ello está la voluntad del proyecto y el concepto de su emplazamiento en la extensión de terreno, no sigue un modelo predeterminado, se enlaza continuamente y se abre al cielo, permitiendo  innumerables recorridos para que cada uno descubra el camino. Es un hilo continuo no homogéneo que construye profundidad y gradúa la lejanía. En este proyecto se juega con tramos del edificio suspendidos, que arrojan sombra, continuidad de espacios a diferentes alturas, ya sean planos o inclinados. Cobra importancia la cantidad de cielo abierto que queda controlado por la sucesión de espacios.

La circulación circular junto con la conexión horizontal y vertical, crea una libertad de circulación no homogénea mediante variaciones de espacios y de luz natural. La variación de conexiones junto con la propia geografía crea una continuidad de espacios con diferente carácter y atmósfera. Los patios son abiertos permitiendo que la naturaleza se adentre dentro del edificio. Las visuales entre valle y cordillera se controlan a través de un diafragma arquitectónico construido para graduar el “quantum” de fuga. También cobra importancia la circulación del sol en sección, desde oriente a poniente. Esto se traduce en pestañas y dintel para la protección solar.

No existe la necesidad de exaltar el gentío, el movimiento, por ello se intenta evitar grandes cristaleras. Trata del uno a uno, un espacio continuo pautado por la variación, conformando lugares únicos y no lugares homogéneos. A diferencia de los habituales palacios europeos construidos en lo alto de las colinas que buscan en la lejanía un horizonte hacia abajo, los patios de la universidad Adolfo Ibáñez buscan retener su espacio para formar con la cordillera un gran interior, y busca un horizonte hacia lo alto, las cumbres.

El resultado de este proyecto es la creación de un nuevo paisaje tanto en el interior, aislado de las conformaciones naturales de Los Andes, como en el exterior evitando seguir el orden de las ciudades permitiendo así una mayor diversidad respecto a la forma y circulación.

Sin lugar a dudas, en los proyecto del Campus Peñalolen plantea una explicación desde dos sentidos complementarios, por un lado la condición de lugar, y por otro, la función general. Sugiriendo un privilegio por la situación geográfica, afirma que “el primer momento es la luz del lugar”, apuntando mas que a un fenómeno físico, al reconocimiento espacial del paisaje. En este caso plantea primero que el lugar “se sale a buscar” desde la ciudad, expresando que se encuentra desvinculado de la trama urbana, enfrentado la dimensión territorial del valle y la cordillera. Afirma que el lugar se sitúa en una condición de borde, mirando al horizonte y respaldado por el macizo montañoso. Por esta razón sugiere crear un orden propio frente a la extensión, que reconoce en una regulación de la magnitud visual. Para lo cual plantea patios que modulan la profundidad y recortan el cielo, con edificios enhebrándose en el aire. Sostiene que el sitio se desbordaba hacia la ciudad, mencionando que quizás un europeo, un arquitecto ajeno al continente, habría efectuado entonces una obra muy abierta al valle, pero que él decide al contrario, medir el paisaje, darle la espalda para contenerlo.

En la vastedad del terreno, plantea que los edificios deben esparcirse para habitar el lugar, definiendo una distancia entre las construcciones que obligue a reconocer la dimensión del sitio.

Para los edificios de pregrado y servicios, utiliza una disposición cerrada a la pendiente, pero en el edificio de postgrado, afirma que debe situarse a horcajadas en una lomaje, en un lomo entre dos quebradas. Aunque no aclara mayormente esta diferencia de disposición, insiste que el edificio debe estar “encendido por el lugar”, volverlo favorable. Debido a que la naturaleza por si misma no puede otorgar una condición que trascienda el recreo. Por otro lado reflexiona sobre la situación programática de los edificios, partiendo del concepto general que el mundo ha pasado de la trascendencia a la inmanencia, de modo que lo trascendente no es “lo que hoy esta fuera, sino dentro”. En este sentido indica que el presente de la universidad no descansa en su expresión simbólica (como afirma recurrentemente en sus referencias sobre la abstracción), reiterando que esto exige trabajar la presencia, no a la representación.

Biblioteca UAI: Desarrollándose en doble crujía, con un pasillo central, pero una constante variación de direcciones, alturas y aberturas que genera un tejido de circulaciones y vistas. Los patios están cerrados hacia el valle, que se divisa desde algunas escalinatas y vanos del interior. Los pasillos por dentro ofrecen miradas sorpresivas a la ciudad y reciben diversas luces cenitales que varían durante el día, además de aberturas a los espacios de continuidad vertical. Las circulaciones interiores van variando de dimensiones, generando lugares de estar sinuosos, mientras desarrollan rampas y curvas amplias que desafían las exigencias estructurales y generan un singular paisaje interior. La construcción es de hormigón armado pintado de un blanco homogéneo, en que se confunden tabiquerías y muros de mampostería y elementos estructurales, con el mismo tratamiento superficial, matizados con zócalos oscuros y elementos de maderas claras, que se extienden en puertas y muebles adosados a los muros.

Auditorio UAI: Plantea que la universidad reposa en un estado a-temático, es decir independiente de una materia especifica (como lo estaría la formación escolar). Afirma que la universidad posee una experiencia anterior que se debe vivir en su esplendor, a través de una situación genérica que celebre su existencia y le otorgue la condición arquitectónica que carece la naturaleza.

Garage UAI: Esta condición consistiría en una extensión propia, lo que se vincula con su análisis del lugar, pero aplicada mas bien en los interiores, conformando circulaciones con lugares únicos. Plantea una continuidad no homogénea, que permita “estar en circular”. Ascender y descender por un edificio continuo, a través de lugares. Afirma que el edificio sea difícil de atrapar y se comprenda por partes, no por globalidades, como una abstracción matemática. También plantea un paso gradual entre lo temperado y la intemperie, de modo que las circulaciones exteriores e interiores se vayan entrelazando, aunque no configura espacios intermedios de integración, pero utiliza pasos cubiertos y patios como reguladores. En los escritos del proyecto menciona la invención de una profundidad desligada de la fuga, aspecto que luego explaya en las entrevistas como un aspecto central de su planteamiento espacial. Afirma que la arquitectura es un permanente lucha entre el centramiento y el descentramiento. De modo que una intención fundamental en esta obra es generar interiores que sugieran una extensión mayor, pero a la vez contengan el espacio. Un juego permanente entre la prolongación visual y corporal, y la relación interna que vincule a las personas que conviven en el edificio. Plantea que el blanco responde a esta espacialidad desplegada, sin revés ni derecho y el manejo de la luz, desde sus aperturas. Indudablemente la calidad de sus edificios esta sustentada por sus observaciones y decisiones de proyecto, y una gran consistencia en su desarrollo, aunque esquiva mayores detalles. Su meticulosa formulación espacial requiere inevitablemente una cuidadosa organización del programa y de la materialización. Tampoco expresa mayor consideración de los mandantes, de regulaciones, posibilidades constructivas, aspectos relativos a la tradición local, situación profesional o referencias contemporáneas. Aunque se advierte bastante enterado de las actividades profesionales mas destacadas. Estas omisiones pueden originarse en una intención de depurar el proceso y la explicación del proyecto, aunque la obra demuestra evidentemente una realización espacial, constructiva y funcional integrada.

Aula UAI: El concepto de abstracción es determinante en su trabajo, pero también algo confuso, porque se aleja de la acepción cotidiana del término (enajenarse de los objetos sensibles, según la RAE) y adopta un sentido que valora precisamente la experiencia perceptual, intentando recuperar lo esencial del hecho arquitectónico (y en ese sentido abstracto). Pero es difícil abstraer las influencias sociales y profesionales que comparecen ineludiblemente en el proceso de proyecto y en la vivencia de la obra.

Descarga o visita adicionalmente: 
Esquemas: Planos y aérea con programa.
Algunas fotografías de su construcción
Recorrido UAI de Pablo Casals Aguirre

Sobre su Construcción

Arquitectura particular ejecutada con sistemas estándar: Sobre La Fundación Adolfo Ibáñez construyó un edificio universitario en Peñalolén con auditorios, aulas y grandes atrios interiores con sólo 16 meses de plazo.
La realización de esta particular arquitectura, con muros curvos de diversos radios y rampas con movimiento que ofrecen un amplio acceso a los diferentes niveles del edificio, fue exigente.

Debían tenerse en cuenta más de 300 ejes de referencia distintos y gran cantidad de muros debían realizarse en hormigón visto. La combinación perfecta de módulos RUNDFLEX y TRIO, fáciles de unir por medio de cerrojos BFD, permitió lograr la geometría deseada sin dificultades. El ajuste de los módulos RUNDFLEX, suministrados listos para su uso, se realizó en la obra con ayuda de plantillas que marcan el radio correspondiente. Al cabo de unos pocos ciclos el personal de obra ya logró obtener una elevada productividad con los sistemas PERI. Los tramos de muros con radios muy grandes se encofraron con paneles TRIO ubicados poligonalmente para ahorrar tiempo. En los encuentros entre paneles se colocaban maderas de compensación de forma trapezoidal y la unión se efectuaba sencillamente con cerrojos BFD. El cerrojo permite unir los paneles TRIO fácil y rápidamente de modo resistente a la flexión lo que posibilita el traslado de grandes módulos con toda facilidad, porque se accciona con una mano.

Regulación continua para radios desde 1,00 m: La construcción de plantas depuradoras, rampas de aparcamiento, silos y demás exigen encofrar los más diversos radios de muros. En estos casos generamente se dan pocos usos por módulo de encofrado y radio. Desmontar, modificar y volver a montar el encofrado implica costes muy elevados. PERI RUNDFLEX soluciona este problema con piezas estándar.

Regulación sencilla de los radios: Los módulos PERI RUNDFLEX permiten regular cualquier radio requerido de modo rápido y simple.

Presión de hormigonado admisible: El encofrado PERI RUNDFLEX está dimensionado para una presión de hormigonado de 60 kN/m². Sus ventajas son las siguientes:

  • Adaptación a radios cambiantes desde 1,00 m sin modificar los módulos: PERI RUNDFLEX es un sistema de encofrado cuyos módulos permiten un ajuste continuo de cualquier radio, a partir de un radio interno de los muros de 1,00 m.
  • Pocos anchos de módulos: Para todos los usos se aplican sólo 3 anchos diferentes de módulos, con 5 alturas según la obra.
  • Sólo un elemento de unión – el cerrojo PERI BFD: Con el cerrojo BFD pueden unirse rápidamente todos los módulos.
  • Regulación sencilla del radio: La rosca hexagonal autolimpiante de los husillos permite una regulación continua y rápida de todos los módulos.

Encofrado circular RUNDFLEX: El encofrado PERI RUNDFLEX se utilizó en la construcción de un natatorio. Rápidamente se encofraron radios de 2,50 m hasta más de 20,0 m. Fácil adaptación a radios cambiates desde 1,00m, sin modificar los módulos. La construcción de plantas depuradoras, rampas de aparcamiento, silos y demás proyectos circulares exigen encofrar los más diversos radios de muros. Además del encofrado para muros con vigas MULTIFLEX y PERI UP para los diversos apuntalamientos se trabajó con 1.000 m2 de encofrado modular TRIO en la obra. De ese modo la obra dispuso de un sistema rápido y flexible desde los cimientos hasta los muros con encofrados poligonales. La exigencia de encofrar monolíticamente las transiciones de muros curvos a rectos pudo cumplirse utilizando módulos RUNDFLEX y TRIO combinados.

El encofrado modular TRIO: El encofrado modular PERI TRIO es un encofrado que puede usarse en diversas aplicaciones. Sus alturas estándar de 2,70 m y 3,30 m y una amplia variedad de anchos permite utilizarlo tanto en obras pequeñas como grandes.
Sólo requiere 6 anchos diferentes de panel. Con una modulación bien estructurada cada 30 cm y paneles de 72 cm de ancho se reduce la cantidad de material necesario en la obra y se incrementa su aprovechamiento.
El panel grande de TRIO mide 270 x 240 y ofrece ventajas adicionales:
– 2 alturas y 2 anchos para un mejor aprovechamiento de las superficies de encofrado
– Una trama ordenada de juntas, sin elementos especiales de superposición
– Una medida óptima para el transporte: 2,40 m de ancho.
– Puntos de anclaje en el interior del panel, de modo que no es necesario sellar anclajes.
– Un buen sistema estático, que genera deformaciones mínimas.

Tags

Campus Universidad Adolfo Ibañez, Campus Universidad Adolfo Ibañez Sede Peñalolén, Campus Universidad Adolfo Ibañez Sede Peñalolén de José Cruz Ovalle y Asociados, José Cruz Ovalle y Asociados

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha