Casa Girasol

(Memoria)

 

Arquitecto

Luis Binimelis De Dios

Ubicación: Las Lavándulas 10.378 Las Condes Santiago – Chile

Superficie Terreno 2.940 m2.

Superficie Construida 440 m2.

¿Cómo se habita en la ciudad?

En este caso, la forma de HABITAR la ciudad de Santiago, surge desde cuestionar el trazado español de las ciudades americanas, el damero o cuadricula, la que plantea una relación rígida sobre la cual, se presupone un orden sobre el cual se plantea lo que se realiza en la ciudad, actuando a diversas escalas, en lo espacial y en la forma de disposición de las cosas.

La ciudad se ordena como un manto geométrico que se constituye como un soporte a la acción constructiva de la ciudad, como soporte.

Sobreponiéndose a esta situación, aparece el entorno natural de la ciudad, constituido por un suelo que se eleva hasta las altas cumbres de la cordillera que rodean la ciudad.

La arquitectura del cada vez, en este caso viene a inaugurar el lugar como un canto que elogia y trae a luz.

El habitar en este lugar surge del quedar maravillado con la presencia del cielo, contenido, su amplitud con una porción que lo hace ser único, quedar contenido en este casquete esférico a modo de bóveda celeste, abre una nueva posibilidad.

Aparece una amplitud y una mirada en su máxima extensión, que logra sobreponerse a la mirada ciudadana, planteando una nueva disposición o forma de asentarnos, en el lugar.

El proyecto surge de esta situación, en el encuentro del suelo con el cielo, y orientado en el transcurso de la jornada entre el alba y el ocaso dada por el recorrido del sol.

Esta será la forma de posesionarnos y tener un sentido de pertenencia al lugar, teniendo su propio orden, desde la cual surge la forma.

La Forma

Dejar que el suelo de la ciudad entre y se TRANSFORME, ahora, desde una nueva mirada y forma de asentarse, situado y ubicado.

El fluido paso de lo horizontal a la vertical y de lo ortogonal a lo curvo.

Cobrar una autonomía un modo de habitar propio, es lo singular de hoy

Una casa que busca aislarse de la ciudad para crear su propia forma de estar.

La fluidez del espacio, a través de la curva, que va revelando los lugares, jerarquizando en las distintas alturas, cielos que se extienden para contener y unir.

Así también las actividades dialogan entre sí, en un espacio que va insinuado lo que viene, revelando, más que irrumpiendo.

Lo lemnescata  es el entrar y salir…