Elige Fuente


Casa Mava de Gubbins Arquitectos

La casa MAVA es una casa sorprendente hecha de madera y concreto, ubicada en el condominio “Beranda”, localizado entre los balnearios de Cachagua y Maitencillo y emplazada en una fuerte pendiente que le confiere a los espacios abiertos y aireados por Gubbins arquitectos, vistas verdaderamente relajantes y rotundas hacia el océano Pacifico. Expuesta a los vientos del sur poniente y a futuros vecinos.

Autor: Gubbins Arquitectos
Equipo profesional: Pedro Gubbins Foxley y Victor Gubbins Browne
Colaboradores: Giacomo Visone y Sofia Alderrama
Superficie terreno: 2.304 m2
Superficie construida: 356 m2
Mandante: Agustín Marré y Catalina Valderrama
Constructor: Julio Hernández
Cálculo: Mauricio Abella
Electricidad: Carlos Gana
Iluminación: Francisca Mackenzie
Climatización: Nortem
Inspección Técnica: Raul Candia Muñoz
Año proyecto:2010
Año construcción:2010 – 2011
Materiales: Hormigón armado, Acero. Vigas de madera y vidrio
Publicaciones:
Dezeen, Inhabitat, Archdaily, Deskgram, Archello, aeccafe
Fotografías: Aryeh Kornfeld, Pedro Gubbins, Pablo Montecinos

Memoria de los arquitectos.
La estrategia principal fue, crear una gran terraza, a la manera de un “nuevo suelo” que permitiera la vida “del ocio” y radicalizar aun más la vista al océano, ofreciendo una relación única entre el habitante y la línea del horizonte, así como lo ofrecen los acantilados.
La terraza se prolonga hacia el mar eliminando la mirada a las casas existentes.

El programa se descompone en “dos unidades”, lo cual permite abordar el terreno de una manera adecuada y posibilita dar el apoyo arquitectónico a la terraza.

Hacia el sur, una gran viga-muro de metal y durmientes permite enmarcar la vista, protegerse del viento sur poniente presente en el lugar y de futuros vecinos.

Bajo ella, se crea un nuevo lugar, que acoge el acceso a la vivienda, la relación entre las dos casas y un lugar al resguardo del sol.
El recorrido arquitectónico se completa accediendo a un patio interior que se abre al cielo y desde el cual se sube a la terraza y la vista.
Las dos viviendas desarrollan sus recorridos interiores en sentido perpendicular a la pendiente, haciendo participar a todos los recintos interiores de la vista.

La arquitectura de los dos volúmenes longitudinales, en corte, se descompone y se pliega en una serie de losas y vigas que permiten salvar grandes luces sin entorpecer la vista al océano y protegerse del sol poniente.

La materialidad está compuesta de muros de hormigón armado a la vista, ventanales de aluminio y vidrios dobles, y durmientes de madera.

La “temperatura y la atmósfera creada por estos materiales ofrece una integración con el color de la tierra y vegetación del lugar.

DESCRIPCIÓN DE LA OBRA.
Relación entre el arriba / abajo:

El sitio está dividido en dos secciones, separadas en dos niveles, que permiten diferenciar la residencia principal y familiar de la casa de huéspedes,  conectando ambas con una gran cubierta de madera que se extiende hacia el horizonte ininterrumpido que posee doble función: actúa como una extensión exterior del plano de piso entablado de madera y al mismo tiempo como techo de la casa de huéspedes, además de ser, una protección del área de aparcamiento o estacionamiento que se encuentra inserta debajo, en la base de la pendiente, desde donde se accede a través de una escalera.

La gran cubierta se extiende hacia la sala de estar y hacia la cocina de planta abierta, para que ambos espacios posean una gran terraza, de modo que ésta se extienda hacia el océano y elimine la vista de las casas existentes y colindantes al terreno.
Las escaleras bajan desde la casa principal hasta el estacionamiento de abajo, creando una ruta protegida entre las dos mitades del edificio.

Superposición de volúmenes:
La residencia está formada entonces por varios muros y volúmenes de hormigón que sobresalen tanto en horizontal como verticalmente para crear una composición de bloques superpuestos:

“La arquitectura de los dos volúmenes longitudinales hace que el espacio se descomponga y se doble en una serie de losas y vigas” (Gubbins arquitectos).

Las pantallas de madera rodean la terraza superior, formando una banda horizontal que se apoya al ras contra el concreto. El volumen correspondiente a la casa principal contiene sólo un dormitorio en suite, mientras que otros tres están contenidos en el nivel inferior.

La arquitectura de los dos volúmenes longitudinales hace que el espacio se descomponga y se doble en una serie de losas y vigas que permiten grandes distancias entre soportes sin entorpecer la vista del océano. Además, ayuda a proteger la casa del sol del oeste.

Recorridos.
El paseo arquitectónico tiene su remate en un patio que está abierto al cielo y desde donde se accede a la terraza. Ambas casas desarrollan sus paseos interiores perpendiculares a la pendiente, involucrando a todas las habitaciones interiores del sitio, que los circundan.

Materiales. 
La materialidad está compuesta por muros de hormigón visto reforzados, ventanas de aluminio, doble acristalamiento y vigas de madera. La temperatura y la atmósfera creadas por estos materiales ofrecen una integración completa con el suelo y la vegetación del área.

 

Tags

Casa MAVA, Casa MAVA de Gubbins Arquitectos, Gubbins Arquitectos

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha