Elige Fuente


Casa Solo de Pezo Von Ellrichshausen

Es una pieza de arquitectura llamativa, un belvedere que ocupa una posición dominante en el paisaje.
Su forma escultórica, monolítica y uniforme descansa sobre un podio sin ventanas.
Su altura lo hace visible desde una distancia e invisible en el fondo, oculto por la vegetación.

Ubicación: Polígono 13, parcela nº 245, cretas, Provincia de Teruel, España.
Arquitectos: Mauricio Pezo, Sofia Von Ellrichshausen.
Arquitectos asociados: Alberto Haering, Gonzalo Urbizu.
Colaboradores: Bernhard Maurer, Valeria Farfan, Eleonora Bassi, Ana Franzisca Freese.
Área proyecto: 313 m2.
Año proyecto: 2013.
Construcción: Estentor, Oscar Arias, Oscar Martín.
Publicaciones: thesibarist, plansmatter, dis-up!, homedsgn, yatzer, designboom, archdaily, arqa, arquitectura viva.
Fotografías: Estudio Palma y Pezo Von Ellrichshausen.

Una iniciativa que contempla la construcción de una serie de segundas residencias independientes y ecológicamente responsables en la comarca del Matarraña, al este de la provincia de Teruel, diseñadas de manera autónoma por diferentes arquitectos.

La primera casa, proyectada por los chilenos Mauricio Pezo y Sofia von Ellrichshausen está compuesta por una pieza horizontal monolítica apoyada sobre un podio ciego.

El proyecto, según sus promotores, «establece un contraste entre un patio y un puesto de observación. Se trata de una arquitectura abierta en la que el exterior se comunica con el interior siguiendo una lógica doble de verticalidad y horizontalidad».

Diseñada como una plataforma que da a sus ocupantes la sensación de flotar en el aire, la casa está hecha enteramente de hormigón y su diseño es perfectamente simétrico y homotético.

Un patio con piscina – un retorno a la arquitectura mediterránea donde la búsqueda de la frescura y la sombra es una necesidad – ocupa el centro de esta casa, perfecto para compartir buenos momentos.

Todas las habitaciones se abren hacia el exterior a través de grandes ventanales que se pueden retraer completamente para que los espacios se conviertan en patios completos.

 

Descripción de la Obra
Está ubicada en la región de Matarranya, España. La obra es pie de una serie de otros nueve proyectos de vivienda que se construirán en la región para llevar a cabo filosofías y estilos de vida proyectados por importantes arquitectos: ‘Solo Houses, iniciativa que pretende levantar diversos hitos en medio de un extenso paisaje cercano a la localidad de Barcelona.

La idea es permanecer en el lenguaje contemporáneo, lo que implica cierta autonomía y una respuesta clara ante las necesidades medioambientales del mundo actual. El entorno es limitado y la falta de recursos es latente, aspectos que son un desafío arquitectónico pues significan un retorno a los orígenes del habitar.

‘Solo Pezo’ es una residencia vacacional unifamiliar de 200 metros cuadrados construidos, cuya innovación y creatividad juegan con el límite de recursos disponibles. Esto condiciona a los diseñadores a pensar en estructuras ideales de bajo costo pero de interés formal: un gran cuerpo monolítico de concreto ahuecado que mira por encima toda la extensión del paisaje a sus anchas. Posee vistas panorámicas de la región en sus cuatro caras, que nutren de color, luz y contraste al interior.

Las circulaciones se organizan desde un centro que contiene una piscina al nivel de suelo desde el cual se puede seguir observando el entorno. Los usos principales se arrastran hacia afuera junto con una terraza perimetral que rodea todo. Este espacio tiene un carácter híbrido, puesto que los paneles que lo separan pueden abrirse y desplazarse para permitir la continuidad entre interior y exterior.

Las paredes interiores son de hormigón a la vista y contienen elementos sencillos que evocan sutilmente los servicios, logrando una mayor sensación de privacidad y conexión. A la textura monocromática de la fachada se le han añadido ciertos marcos de madera que rompen sutilmente la monotonía de la materialidad.

Para suplir necesidades de energía, la casa cuenta con un sistema solar de paneles fotovoltaicos, circuito de loza radiante, decantación natural de residuos in situ y contenedores para almacenamiento de agua.

El proyecto arquitectónico de Pezo von Ellrichshausen Arquitectos entra en una categoría interesante, donde la arquitectura es llevada a una nueva dimensión de mercado. Al respecto, la premisa de ‘Solo Houses’ es clave: “Al dar carta blanca a los arquitectos, Solo Houses crea una nueva relación entre el promotor y el arquitecto y pone en el mercado casas de vacaciones con una nueva dimensión: se trata más de una experiencia arquitectónica que de un simple bien inmobiliario.”

 

Memoria de los Arquitectos
Esta pieza singular ocupa una posición dominante en un paisaje campestre de viñedos y olivares, en una zona con pueblos medievales y formaciones rocosas de fondo. Un parco volumen horizontal queda separado del suelo, suspendido en un tiempo casi arcaico.

El edificio, transparente y monolítico, se apoya en equilibrio sobre un zócalo ciego, de modo que la silueta se polariza entre una condición elevada y visible desde la distancia, y otra que desaparece bajo el follaje de especies vegetales autóctonas.

El mundo aéreo de la plataforma establece sus propias direcciones cardinales. Un anillo perimetral panorámico pautado por 16 pilares colocados a distancias regulares, alberga una secuencia de habitaciones con funciones apenas definidas.

Estas estancias cristalinas y simétricas son independientes entre sí y se traban mediante cuatro terrazas abiertas en sus esquinas. Este pórtico es demasiado angosto como para contener una estancia estática, y demasiado profundo como para instalar un balcón de vigilancia. En este mundo aéreo, la única habitación cerrada no tiene techo; sus cuatro muros están perforados puntualmente en sus puntos centrales, y en el suelo hay un plano de agua, el pavimento más suave conocido, que siempre se las arregla para bajar el cielo hacia una superficie más profana.

Tras recorrer un sendero recto en pendiente, una escalera bicéfala conforma el acceso; entrar en la casa equivale a internarse en un túnel doble que rodea la piscina central, con pequeños huecos dispuestos en diagonal que dejan entrever el cielo a través del agua. Bajo este nivel de acceso, un pasillo técnico rodea una habitación inútil con una escasa iluminación cenital.

La unidad de la pieza tiene algo de esquema genérico; su estructura, de un riesgo monumental, desaparece en los perfiles de su masa. Pareciera que cuando el teórico chileno Juan Borchers decía que “la arquitectura era física hecha carne” no solo hablaba de cargas y tensiones, sino de la propia vida que borra su esfuerzo.

 

Tags

Casa Solo, Casa Solo de Pezo Von Ellrichshausen, Mauricio Pezo, Pezo Von Ellrichshausen, Sofia Von Ellrichshausen, Solo Houses

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha