Casas B y L

Autores: Cristián Romero Valente + Raimundo Gutierrez Frías

En la zona construible más alta de los faldeos del lado Sur del Cerro Manquehue se encuentran emplazadas las Casas BYL. Este cerro se sitúa en el lado oriente de la ciudad, con 1.638 metros sobre el nivel del mar, alzándose como la cima más elevada Del Valle de Santiago.

Un terreno de 5.200 m2 de superficie que en su estado natural se caracterizaba por sus pendientes pronunciadas, fue alterado parcialmente y nivelado con anterioridad al proyecto para emplazar una casa, un camino vehicular interior, un sector en la parte superior para una piscina y senderos que comunican estos espacios.

El encargo consistió en reformar y sacar el máximo de provecho a la estructura existente de la casa, para construir dos viviendas nuevas e independientes entre sí de 440,50 m2 en total, para dos familias. Para esto

se decidió usar como referencia algunos muros estructurales de hormigón del primer piso, que sirvieron como lineamiento principal para los requerimientos del proyecto. El segundo piso y todo lo demás se demolió.

El desafío mayor era darle a cada casa independencia respecto a la otra. En ese sentido se tomó la determinación inicial de dividir la construcción en dos partes, eliminando el antiguo hall de acceso para dejarlo como un colchón de aire exterior entre ambas construcciones y que, a su vez, funcionaría como

aislante acústico. A partir de eso quedó constituida el ala poniente con la zona de dormitorios y el ala oriente con la zona del living, comedor y cocina. Ambas pasaron a conformar la base y primer nivel de cada una de las casas.

La casa poniente se configura por un volumen de tres pisos, mientras que la casa oriente, se emplaza longitudinalmente respecto al terreno, conformando una edificación rectangular de dos pisos. Ésta última se extiende en su largo sobresaliendo de la otra casa, para poder construir su acceso principal y ampliar la superficie de las zonas comunes.

En los primeros pisos el material usado para la construcción fue el hormigón visto. Los niveles superiores se estructuraron con vigas y pilares en donde se combina la madera y el acero.

Las vistas principales de ambas casas miran naturalmente por la pendiente del cerro hacia el sur, donde se contempla todo el valle de Santiago. Se proyectan entradas de luz controladas y lucarnas en los espacios enfrentados a esta orientación.

Arquitectos: Cristián Romero Valente + Raimundo Gutierrez Frías
Ubicación: Lo Curro, Vitacura, Chile
Año Proyecto: 2018
Área: 440.50 m2
Calculista: Osvaldo Peñaloza Molfino
Construcción: BYL
Estructura: Concreto / Acero / Madera
Fotógrafo: Pablo Casals Aguirre

www.romerovalente.cl