Colección MNBA: Los Matta de Todos

“Primero tendríamos que saber con qué parte me radico en Chile. ¿Con mis ideas? ¿Con mi cuerpo? ¿Con mis pies? Porque si es con el alma, hace tiempo que ella está aquí”.

Con estas palabras Roberto Matta se refería a la relación con su país natal en el diario El Sur, un 13 de septiembre de 1970, en medio de un período cargado de efervescencia social y política.

Estos dichos dan cuenta de la mirada y reflexión de la curadora MNBA Paula Honorato, quien a través de publicaciones en los medios impresos y de otras fuentes, da cuenta de la figura del artista, con un enfoque que pretende traspasar la barrera de las afirmaciones comunes en las enciclopedias que lo sitúan como un creador que pasó de la periferia al centro, quedando inscrito en la historia del “arte universal” por su participación en el surrealismo europeo a principios del siglo XX y en el expresionismo abstracto que se desarrolló en Estados Unidos.

La muestra invita a disfrutar y reflexionar a partir de obras de Matta que principalmente forman parte de la Colección MNBA. Algunas fueron donadas por el artista al Museo, con plena conciencia de que pasarían a ser bienes de carácter público. Otras, fueron incorporadas a la Colección MNBA por diversas vías, sin embargo todas fueron realizadas en Chile o se relacionan significativamente con momentos de su historia. Por esta razón el título de la exhibición hace énfasis en la condición de las obras como parte del patrimonio del pueblo chileno.

Se exhiben ocho pinturas del MNBA, realizadas entre 1942 y 1972, proyecciones de dibujos y grabados producidos entre 1962 y 1997. Se incluye un video del Consejo de Monumentos Nacionales, sobre el mural El primer gol del pueblo chileno (1971), que también corresponde a uno de los trabajos que el autor destinó al acervo colectivo y que ejecutó junto a jóvenes de la Brigada Ramona Parra en la Granja, donde hoy se ubica Centro Cultural Espacio Matta.

“Esta vez la curadora del MNBA Paula Honorato propone mirar la obra de Matta desde la palabra del propio artista y la escritura establecida en el discurso público desde los medios de comunicación impresos. Se presenta al artista desde la dimensión de lo local, lo que tiene especial significancia y relevancia, permitiéndonos mostrar a un creador comprometido con nuestro país en importantes momentos históricos, lo que enriquece la lectura de su legado. Así, una vez más proponemos la puesta en valor de la colección (en) permanente (revisión) del MNBA”, explica el director del MNBA, Roberto Farriol.

Estas obras son “parte de un tejido compuesto por las visitas, los afectos, las utopías y los desengaños de un artista que puede considerarse tan chileno como extranjero. Nació y creció en este país, en el seno de una oligarquía de la que prácticamente huyó. Se unió con pasión al inédito proyecto de un gobierno socialista por la vía democrática como fue el de la Unidad Popular. Eligió ser ciudadano del mundo y su obra se forjó más allá de cualquier frontera. Las circunstancias históricas confabularon para que adoptara la ciudadanía en tierras lejanas, después de que la dictadura le negara la renovación del pasaporte en la década de 1980”.
“Hoy en día nos preguntamos: ¿Qué relato se desprende de Los Matta de todos? ¿Cómo su obra se incorpora al tejido cultural de nuestra historia? ¿Cómo lo hace a la experiencia del público actual? ¿Quién es el Matta de las pinturas que integran la colección?”, agrega Paula Honorato.

Fuente: Museo Nacional de Bellas Artes