Elige Fuente


Edificio Caja de Compensación Los Andes Copiapó de Lira Arquitectos Asociados

El terreno donde se emplaza el edificio está situado a una cuadra al oriente de la Plaza de Armas de Copiapó, centro administrativo de la ciudad. En esta plaza se ubica la Catedral (Monumento Nacional), edificación que se constituyó como el principal referente al momento de proyectar la sede de la CCLA.

Arquitectos: Raimundo Lira, Marlene Fischer, Diego Arroyo.
Colaboradores: 
Carolina Valenzuela, Cristián Willumsen
Mandante: 
Caja de Compensación Los Andes
Programa: Edificio de Oficinas, Institucional
Materialidad: Hormigón armado, Revestimiento Trespa, Cristal
Ubicación: Rodriguez 611, Sector Centro, Copiapó, Chile
Año Proyecto: 2010
Año Construcción: 2011
Superficie Construida: 2.348,30m²
Cálculo: RG Ingenieros
Iluminacón: Monica Perez
Climatización: Cintec S.A
Constructora: Axis S.A.
ITO: HG Ingenieria Ltda.
Publicaciones: Revista AOA N°19
Fotografías: Web Lira Arquitectos.

La fachada principal está orientada al poniente, y aprovechando el volado permitido, se proyecta un espesor de 1, 20 metros, ubicando las ventanas en el plomo interior. La trama de las perforaciones del plomo exterior de la fachada no siempre coinciden con las de las ventanas. En general, los planos laterales verticales proyectan sombras del sol nor-poniente y los diagonales reciben los rayos del sol.
Se propone el hall de acceso como un gran vacío de triple altura, permitiendo la iluminación natural y la comunicación visual de sus tres niveles. La luz penetra a través de una gran ventana hacia el Poniente y dos lucarnas en el cielo, orientadas al Norte. Hacia el Oriente se propone un patio arbolado distanciando el edificio 7 metros del deslinde, con perforaciones reguladas en la fachada y además protegidas con aleros horizontales y verticales. De esta manera, en estos espesores de color blanco, al igual que en la Catedral, se regula la penetración de la intensa luz del sol del desierto al interior del edificio. Fuente: Catálogo XVIII Bienal de Arquitectura.

Memoria de los Arquitectos.
Se trata de un edificio corporativo de la Caja de Compensación Los Andes emplazado en una zona de fachada continua de 3 pisos de altura y una ocupación de 100% de terreno. El tema del proyecto fue cómo llevar la luz natural al corazón del edificio. El programa se desarrolla en un nivel subterráneo, 3 pisos superiores y un cuarto piso técnico. En primer y segundo piso se ubican la atención de público y las oficinas administrativas; en el tercero las salas para uso de los afiliados y el auditorio; y en el cuarto nivel se proyectó una terraza para eventos especiales con vista a los cerros de la ciudad.

El terreno donde se emplaza el edificio está situado a una cuadra al oriente de la Plaza de Armas de Copiapó, centro administrativode la ciudad. La normativa que rige al terreno permite una ocupación de un 100% de la superficie, con fachada continua hasta los 12,6 m. de alto. Sobre esa altura se debe aplicar el distanciamiento según la Ordenanza General. El Plan Regulador de Copiapó incluye un volado de 1,8 m. sobre la fachada continua, distanciado 1,0 m. de los edificios vecinos.

El volumen del edificio es modelado por la normativa local que permite la ocupación total del terreno hasta los tres pisos de altura. Los deslindes y adosamientos norte y sur son enteramente cerrados, por lo que la entrada de luz natural al nuevo edificio se propone con ventanas hacia la fachada principal, lucarnas en el techo para iluminar el centro del volumen construido y un distanciamiento de 7 m. al deslinde oriente.

En la plaza de Copiapó se ubica la Catedral que data de 1851, declarada Monumento Nacional en 1981. La orientación de su nave es de norte a sur, situando sus fachadas laterales en la orientación oriente-poniente. La Catedral fue construida con muros perimetrales de doble tabiquería de madera, generando un espesor se sitúan las ventanas en el plomo exterior de las fachadas, formando un cajón de madera de forma romboidal hacia el interior, de color blanco, que iluminan la nave central. La luz natural que recibe la nave central es pareja, uniforme, donde los rayos del sol quedan “atrapados” en el espesor de los muros. Lo mismo ocurre con el lucernario sobre el altar, donde los rayos de sol quedan en la estructura de madera y sólo penetra la luz natural sobre la nave central. El resultado es una luz regulada, que ilumina el interior en forma pareja y agradable y contrasta con la luz intensa del desierto que aparece después de las típicas mañanas nubladas de Copiapó.

La fachada del nuevo edificio de la Caja Los Andes está orientada hacia el poniente, y aprovechando el cuerpo volado permitido se proyecta un espesor de 1,2 m. donde se sitúan las ventanas en el plomo interior. La trama de las perforaciones del plomo exterior de la fachada no siempre coincide con las perforaciones de las ventanas. EN general los planos laterales verticales protegen las ventanas del norponiente y los planos diagonales reciben los rayos del sol. En este espesor, de color blanco, al igual que en la Catedral, donde se regula la entrada de la luz poniente al interior del edificio.

Como segunda operación para la entrada de luz al edificio se propone que el hall de acceso sea un gran vacío de tres pisos de altura, y así permita la entrada de luz y comunicación visual de sus tres niveles. Este vacío se ilumina con la gran ventana hacia la fachada poniente y mediante dos grandes lucarnas en el cielo, orientadas al norte, que al igual que la fachada poniente y el lucernario de la Catedral, se construyen con una cierta forma y espesor que regula la entrada de sol al interior del edificio.

Hacia el oriente se propone un patio arbolado (futura cafetería), que permite distanciar el volumen del edificio 7m. del deslinde y trabajar esa fachada con perforaciones reguladas y protegidas con aleros horizontales y verticales.

Los espesores de la fachada poniente y de las lucarnas del vacío central y los aleros de la fachada oriente ayudan al buen comportamiento térmico del edificio.

El acceso principal también se trata como una perforación con espesor de la fachada, que permite la apertura de las puertas hacia el exterior y genera un zaguán antes de entrar al hall principal de triple altura. También al nivel de calle se propone un ventanal que da cuenta de la gran sala de atención de público del primer piso. En el costado sur de la fachada principal, marcado por un portón metálico perforado, se ubica el acceso al subterráneo para estacionamientos y salas técnicas.

El cuarto nivel se divide en una gran terraza sombrada mirando al oriente y a los cerros que rodean la ciudad de Copiapó. También se ubican los espacios técnicos necesarios para dar cabida a los equipos del clima y colectores solares para el agua caliente del edificio.
En todos los recintos interiores del edificio y en todas sus fachadas se aplicó color blanco para que la luz natural se reflejara en los planos de muros, vanos y cielos. El pavimento del edificio se trató en forma uniforme de color gris claro. El volumen en volado de la fachada principal del edificio es una piel compuesta por una estructura metálica soportada en la cabeza de las losas, revestida en planchas de yeso por el interior, aislación térmica intermedia y revestimiento Trespa por el exterior. Este revestimiento da cuenta de la calidad y precisión buscadas para la trama de los vanos y espesores que conforman la fachada del edificio. Las lucarnas ubicadas en la techumbre y que igualente tienen vista desde la lejanía también son revestidas con Trespa de color blanco.

 

Tags

Diego Arroyo, Edificio Caja de Compensación Los Andes, Edificio Caja de Compensación Los Andes Copiapó, Edificio Caja de Compensación Los Andes de Lira Arquitectos Asociados, Lira Arquitectos Asociados, Marlene Discher, Raimundo Lira

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha