EL arte contemporáneo en manos de mujer

“…sucede que hoy en día hay más mujeres dedicadas al arte, lo que ha permitido que creemos comunidad”

Tanto la agenda periodística, como los movimientos sociales han puesto la equidad de género y la necesidad urgente del reconocimiento de los derechos de la mujer en el centro del debate. Y aunque siempre han estado presentes, las mujeres se han tomado gran parte de las ferias de arte contemporáneo chileno. Aún cuando la escena artística siempre ha incluido al género femenino, sí ha habido una constante subvaloración del aporte de numerosas referentes en el arte plástico nacional, así como la complicación para el posicionamiento de temáticas e ideas nacidas desde lo femenino, lo cual se traduce en obstáculos para la inclusión laboral en la escena artística.

Las últimas ferias de arte contemporáneo parecen revertir esta situación, o al menos hacer un aporte en este sentido. Así es como en Art Stgo y Bazart UC hubo una marcada presencia femenina con proyectos interesantes, consistentes y concisos. Conversamos con tres de ellas, la escultora María Eliana Herrera, la acuarelista Carmen Constanza Carreño y la ilustradora Laura Behnke, sobre el impacto en la escena artística del movimiento por la equidad de género, y sobre cómo se aborda desde la obra, tanto a nivel de proceso como de resultado final.

El impacto en la escena

El movimiento por los derechos de la mujer ha tenido un importante auge y revitalización en la última década, y es un fenómeno que se puede apreciar en casi todas las esferas de la sociedad. Sin embargo, María Eliana nos explica que todavía queda mucho por hacer en la escena artística chilena, señala que “aún no vemos el impacto…sin embargo, creo que es un inicio para reflexionar sobre la participación de la mujer artista plástica en la escena nacional.”

Por otro lado, también pone énfasis sobre la falta de señales claves por parte de la academia y el reconocimiento de referentes femeninos. “En este sentido, es importante reconocer la deuda para la mujer artista. Sigue siendo ínfimo el reconocimiento a grandes pintoras y escultoras que han dejado huella tanto por sus obras como por su escuela”, añadió la escultora.

No solo los reconocimientos político-sociales son relevantes, sino también el poder discursivo de la obra y la forma en que se entiende la obra. “Es a través de metáforas en el propio trabajo donde es posible proponer o extender una invitación a la reflexión sobre lo humano, sobre la fragilidad de la existencia o la fortaleza de la conciencia, y también sobre la condición de género”.  Asimismo, existe un grupo de artistas que incluyen estas temáticas directamente, como reconoce Laura: “Muchas artistas dan espacio a sus demandas dentro de su obra y esto es lo que se ha estado viendo en instalaciones de Cheril Linett, las ilustraciones de Catalina Cartagena o Sol Díaz, o la poesía de Daniela Catrileo”.

Para la acuarelista el futuro es promisorio, observando un cambio en los ambientes de los compradores de arte. “Mujeres artistas de valor incalculable han existido siempre, pero ahora hay más personas que valoran el trabajo de las mujeres en las artes visuales, por ejemplo, hay coleccionistas que sólo compran arte hecho por mujeres”

La comunidad del arte femenino

La contingencia ha provocado ciertas modificaciones sociales que han llegado a todas las esferas, incluida el área profesional, y estas modificaciones están acompañadas de nuevos comportamientos culturales.  Laura nos relata sobre el aumento de las mujeres dedicadas profesionalmente a las artes plásticas y señala que “[…] hoy en día hay más mujeres dedicadas al arte, lo que ha permitido que creemos comunidad”.  Así es como todas las revoluciones sociales se hacen partícipe de las expresiones artísticas, considerando el componente cultural y la manera en la que aparecen las temáticas contingentes en las obras. “Claramente el feminismo y la sororidad, al estar más presentes en la contingencia nacional, pasan a formar parte de la escena artística chilena”, agrego la ilustradora.

La construcción de esta comunidad es relevante para superar ciertos sesgos culturales y presionar por ciertos cambios, tal como afirma María Eliana: “Si bien es cierto que no pocas mujeres participan de diversos espacios como ferias y bazares de arte, no ocurre lo mismo con espacios formales consolidados o de mayor prestigio.  Al respecto, han sido más hombres que mujeres artistas quienes han presentado sus obras en espacios de reconocimiento nacional e internacional, y especialmente en la museografía”.  De este modo, es posible identificar los espacios de los cuales las mujeres han sido excluidas y el trabajo de reivindicación de su obra, tanto por su importancia académica como disciplinar, sumado al reconocimiento de su trabajo y el aporte al estado del arte.

Para Carmen el aumento de la presencia femenina en la escena representa una demostración de esta comunidad “Personalmente, me interesa que se desconstruya la noción de genero femenino que tenemos.  Cada obra hecha por mujeres reivindica el género femenino al insertarse en un espacio generalmente ocupado por hombres”.

Por: Víctor Martínez

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha