Elige Fuente


Hotel Explora Atacama de Germán del Sol

El Hotel Explora Atacama se encuentra alejado del centro del pueblo, a una distancia del orden de 1,5 kilómetros.
Esto ha permitido que su fuerte impacto visual, por tratarse de un volumen edificado grande que en algunos casos alcanza las 3 plantas de altura, sea menos apreciable si se comparara con las edificaciones tradicionales de San Pedro.

Arquitectos: Germán del Sol.
Ubicación: San Pedro de Atacama, II Región de Antofagasta, Chile.
Colaboradores: Horacio Schmidt, Nicole Labbé, Carlos Venegas, Hernán Fierro (Artes Gráficas).
Superficie cubierta: 10.000 m2
Superficie del terreno: 17 Hás (1% del oasis)
Área: 5481 m2.
Año Proyecto: 1998.
Año Construcción: 2000.
Paisajismo: Germán del Sol.
Diseño interior: Germán del Sol, Nicole Labbé.
Ingeniería estructural: Fernando del Sol, Enzo Valladares.
Constructora: Salfa S.A.
Asesoría: Consejo de los Pueblos Atacameños, Mirta Solís (Presidente)
Materiales: muros de hormigón armado y de ladrillo cerámico, suavizados con yeso. Cubiertas de plancha lisa de cobre embayetada, colocada sobre estructure de vigas y viguetas de madera de pino impregnado forrada en ciprés de Guaitecas. Pisos y revestimientos de piedra pizarra.
Fotografías: Web Germán del Sol y Booking.

El Hotel Explora es la materialización del turismo – aventura, inserto en aquello lugares deshabitados y desconocidos, entre el Océano Pacífico y la Cordillera, hasta entonces. El hotel presenta, por sus peculiares condiciones de aislamiento, servicios muy completos para sus clientes: Traslado de ida y vuelta entre el aeropuerto de Calama, exploración diaria de la vida cultural y natural en Atacama, a elegir según la ocasión, duración y dificultad, en grupos de 10 personas, en vehículo o a caballo. El objeto de las exploraciones es el desierto y sus culturas. Junto a los servicios de hostelería habituales, destacan la tienda con ropa Explora, la Biblioteca, la Galería de Arte, las saunas, las cuadras individuales, la capilla y la sala de reuniones para 100 personas.

Memoria del Arquitecto.
Se trata de conservar en la arquitectura del hotel, el espíritu con que se construyó en el lugar, y no la forma de las cosas, porque seguir la tradición no es usar el sombrero viejo del abuelo, sino comprarse uno nuevo como hacía él.
Conservar la forma temblorosa de las casas, los muros macizos las cubiertas livianas, los huecos pequeños, las sombras luminosas, los bancos de adobe mirando el sol de la mañana etc.; la levedad y la gracia de una cultura que hace mucho con poco, con más ingenio que medios, y que sobrevive a los cambios por su capacidad de negociar, adaptarse, y al mismo tiempo relacionar el interior del hotel con la inmensidad para invitar a las visitas a salir más allá del oasis de San Pedro, a vivir la vida como se vive en los poblados de Atacama, abierta al espacio infinito y al paso cadencioso de los días marcados solo por las fiestas que los reúnen en rituales.

La arquitectura del hotel media entre la dispersión necesaria para conocer lo remoto, y la recogida cada tarde en un ambiente que relaciona la experiencia con la ciudad para hacerla fecunda.

El hotel se dispersa alrededor de una plaza de piedra arbolada, levantada un metro sobre el nivel natural del terreno. Así la plaza y los dormitorios de una planta quedan levantados sobre los potreros y afanes próximos, en la privacidad de una primera línea de sol y vistas.

Los dormitorios están equidistantes del ingreso al hotel, lugar donde se organizan los paseos y al que se llega por corredores sombreados.

Los espacios de estar tienen su propio suelo a 4,1 m de altura, para que las cubiertas de los dormitorios les ofrezcan un horizonte de referencia
propio para contemplar Atacama.

En busca de un equilibrio entre la luz directa del sol de Atacama y la penumbra, ciertas zonas de las cubiertas son enrejados de madera, y los muros se arrojan sombra entre sí por el movimiento tembloroso de su forma.

Descripción de la Obra.
El acceso se realiza a través de las caballerizas y el aparcamiento de vehículos. La mayoría de los usuarios del hotel llegan en vehículo y es probable que este motivo haya permitido relegar el acceso peatonal a un segundo plano. No existe ningún cartel para indicar la entrada o la ubicación del hotel, lo cual es habitual en esta región del país.

Para entrar en el edificio principal de usos comunes (recepción, salas de estar, comedor, etc.) es necesario subir por una escalera de gran tamaño que alcanza la planta primera. El aspecto general de la construcción es de lujo, aunque presenta algunos detalles de aspecto rústicos como barandillas construidas con una malla de perfiles redondos de acero. La planta primera queda a una altura de unos 4 metros de altura de manera que las vistas no se vean interrumpidas por las edificaciones de las habitaciones.

Alrededor del edificio principal se disponen las habitaciones que se desarrollan en hileras formando patios de formas triangulares o polígonos irregulares de grandes dimensiones. Los bloques lineales que forman tienen un trazado en planta que incluye giros alternados, lo que da lugar a una fachada de aspecto serpenteante.

La construcción está realizada con muros de adobe y mantiene un aspecto ciego al patio, donde únicamente se ven las puertas de acceso a las habitaciones de madera tintada en colores diversos (azul, naranja y oro); en la fachada opuesta, al exterior, la carpintería de ventanas está diseñada como una franja continua a lo largo de toda la fachada.

Este conjunto queda protegido con otra cubierta exenta mediante unos pórticos de madera laminada encolada con el dintel curvo que soporta un entablado que queda recubierto por una chapa de cobre en la mayor parte de su superficie, pero también consta de una zona en la que sólo existe el entablado holgado produciendo un efecto de pérgola muy tupida.

Los vuelos de esta cubierta son generosos para proteger las fachadas de radiación solar. En la fachada de acceso desde el patio, el vuelo es mayor y forma el corredor de circulación perimetral.

Estas edificaciones conforman espacios de interés para ser recorridos y de sensación agradable, aunque como en mayor grado ocurre en el edificio principal su escala es muy grande para la densidad de los ocupantes. En este sentido se puede decir que se mantiene en cierto grado la sensación de soledad del desierto.

Desde uno de estos amplios patios nace un recorrido sobre un paso elevado del suelo a poco menos de 60 centímetros de altura construido en madera maciza que se desarrolla a través de pequeñas fincas arboladas hasta llegar a la zona de piscinas y saunas.

Las piscinas tienen una planta rectangular de forma alargada y se disponen de manera encadenada interrumpidas por las edificaciones de los saunas y vestuarios.  El hotel tiene cuatro piscinas conectadas entre sí y las edificaciones auxiliares (saunas, vestuarios e instalaciones) se realizan en forma de cubo de madera tintada en colores azul, ocre y oro, que se enmarcan con otra estructura de hormigón de pórticos que materializa las aristas de otro cubo de mayores dimensiones que posee la cara superior ciega.

Para conectar el edificio central con los bloques en hilera de las habitaciones se disponen varias rampas de gran desarrollo además de escaleras, que junto a la fachada quebrada e irregular difuminan la presencia de una entrada predominantes. La estructura de madera laminada encolada que constituye la cubierta presenta unos fuertes vuelos y espacios cubiertos que rodean prácticamente todo el recorrido de la fachada de la planta noble.

En el interior de esta zona de usos comunes la carpintería de huecos de ventanas y puertas constituye la mayoría del cerramiento. Las partes ciegas se disponen oblicuamente o perpendicularmente a la fachada lo que aumenta la visibilidad desde el interior.

Los locales de estar son de dimensiones muy grandes con una iluminación cenital que se añade a las ya numerosas aperturas en la fachada. El cielo raso está formado por un entablado de madera de pino que baja por la pared recubriendo una franja superior que reduce en parte una excesiva altura del local. Un espacio central permite el acceso a la cubierta mediante unas rampas estrechas y queda abierto al ambiente exterior pero cubierto por una estructura de madera.

En verano, unas puertas giratorias permiten conectar directamente este espacio central a la zona de recepción, de manera que resulta difícil distinguir donde empieza el interior o el exterior.

La subida a la cubierta recorriendo las rampas constituye un espacio lúdico e interesante. En la azotea la cubierta protege del sol y se permite una vista panorámica del salas con el fondo de la cordillera. Sin embargo, el espacio que resulta transitable en la cubierta no llega a extenderse por toda la cubierta sino que queda reducido de manera irregular.

La madera laminada encolada fue fabricada en Chile por la empresa Tradema y el estado de conservación era muy bueno. El trazado de la estructura resulta algo extraño como si se pretendiera montar un entramado de tinglado que parece improvisado en algunos puntos.

Donde más se aprecian las diferencias de la obra en madera laminada comparada con la industria europea, es en la resolución de los detalles de encuentro y uniones entre piezas.

Descarga la Planimetría Aquí en formato PDF:
Hotel Explora Atacama de Germán del Sol_Plano Ubicacion

Hotel Explora Atacama de Germán del Sol_Planta Bodegas

Hotel Explora Atacama de Germán del Sol_Planta Estar General

Hotel Explora Atacama de Germán del Sol_Planta Principal

Hotel Explora Atacama de Germán del Sol_Elevaciones y Corte AA

Hotel Explora Atacama de Germán del Sol_Planta y Cortes AA BB CC Dormitorio

Tags

germán del sol, Hotel Explora Atacama, Hotel Explora Atacama de Germán del Sol

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha