Hotel Explora Patagonia de Germán del Sol + José Cruz Ovalle

De premiada arquitectura y anclado como un barco a orillas del lago Pehoé, la privilegiada ubicación del Hotel Explora Patagonia sitúa a los viajeros en medio del Parque Nacional Torres del Paine, el que es posible explorar a través de 50 rutas de exploración aproximadamente que recorren diversidad de paisajes: montañas, glaciares y lagos.

Autor: Germán del Sol, José Cruz Ovalle.
Equipo profesional: Germán del Sol, José Cruz Ovalle, Ana Paz Turell, Patricio Parada.
Ubicación: Parque Nacional Torres del Paine, Provincia de Ultima Esperanza, Patagonia occidental, XII Región de Magallanes, Chile.
Superficie del terreno: 5600 sqm.
Superficie construida: 3000 m2 hotel, 700 m2 casa de baños.
Mandante: Pedro Ibañez Santa María.
Constructora: Salfa SA.
Cálculo: Fernando del Sol & Asociados.
Especialistas: Procobre, Tradema, Salfa SA.
Año proyecto: 1992-1995.
Año construcción: 1995-1997.
Materiales: Forros interiores de maderas nativas de lenga y ciprés de guaitecas, forros exteriores de pino radiata laminado y tratado.
Acabado de maderas interior, tratamientos de superficies y pulido de pisos de madera, acabado y protección de madera exterior: Nuprotec.
Estructura de hormigón armado: Salfa SA.
Carpintería de madera: Tradema y Salfa SA.
Publicaciones: ARQ 35: “José Cruz Ovalle. Hacia una nueva abstracción” Ediciones ARQ.
Arquitectos Premiados: Germán del Sol (Premio Nacional de Arquitectura 2006) y José Cruz Ovalle (Premio Nacional de Arquitectura 2012).
Fotografías: Guy Wenborne, Germán del Sol, José Cruz, Cortesía Explora.

Ubicación Estratégica.
A orillas del lago Pehué y frente a los nevados que forman el macizo del Paine, hace que exista un antes y un después respecto al resto de los hoteles del mundo y fue concebido como un centro de expediciones. Un espacio confortable difícil de abandonar, ya que establece un continuo diálogo con la naturaleza.

Está situado en el centro de la Patagonia chilena, a 400 kms. al norte de Punta Arenas, la ciudad más cercana al Polo Sur del mundo, posee un embarcadero propio, lancha, camionetas, bicicletas de montaña, caballos que, junto a 20 guías que trabajan para el hotel y que conocen como nadie todos los senderos y caminos, hacen que sea esencial darse un considerable descanso para disfrutar plenamente del entorno.

En el atardecer y de noche, se siente el sosiego y la quietud del lugar, los sonidos de la cascada del Salto Chico, otorgando el apodo de Hotel del Salto Chico.

En el interior, la decoración es mínima, pero acogedora, eliminando todo lo superflúo para resaltar el paisaje en el que se encuentra enclavado, logrando combinar una decoración lujosa sin excesos con asombrosas vistas panorámicas.

Hotel Explora Patagonia es el lugar donde descansan aquellos que tienen el placer de viajar hasta el lugar más remoto del mundo para encontrar la belleza virgen, aventura y confort de cinco estrellas.

Descripción de los Arquitectos.
Se trata de dar lugar al descubrimiento del medio ambiente natural y cultural de la Patagonia, en el Parque Nacional Torres del Paine, una reserva planetaria de belleza intocada.

La arquitectura establece un vínculo entre la ciudad y la naturaleza, entre lo medido y lo incalculable.
Funda un interior que permite vivir con libertad inmersos en la brutalidad del lugar donde antes no había nada construído, y hace patente su virginidad.

Como el pedazo de playa que aparece cuando la ola se retira, la arquitectura es recogerse en la interioridad del hotel, en una invitación a demorar el tiempo, y hacer una pausa fecunda entre paseos por un espacio frío y sin fin.

Detenerse, atraídos por el constante cambio de luz y de vistas, como ante las formas que hacen y deshacen, el fuego o el mar.

La tradición de la Patagonia es hacer refugios; interiores que acogen al calor de sus dimensiones reducidas.
Crear obras, como los galpones de esquila, que se instalan en el paisaje, con la seguridad que les da no pretender nada menos, que ser plenamente lo que son.

Un interior protector, con dimensiones de resta.
Una economía de formas, para fortalecer el formulario principal.
Y, sin embargo, una arquitectura imposible entender a primera vista.

Conceptos y arquitectura asociados a la obra.
Esta obra se levanta en un lugar remoto del continente. A decir verdad, la sed por lo remoto busca irrupciones de la dimensión planetaria de la tierra; podría decirse, sus manifestaciones de esplendor. Ahora bien, a tales manifestaciones no se las tiene por espectáculo, sino por una medida de lo desconocido mismo de este continente. Por eso en esta obra no se determina la orientación del espacio a partir de direcciones aisladas que nos sitúen ante puntos culminantes, sino desde los giros de una órbita con sus detenciones.

Con este aire se levanta el hotel, pues aunque está emplazado de un modo habitual -dando frente al lago y las cumbres, su exterior se retira hacia un interior que nos deja dentro, y no meramente ante el paisaje, para no quedar en la dimensión única de la contemplación del espacio natural, sino en las múltiples dimensiones de un espacio elaborado.

Este se despliega a partir de la dispersión, articulando el vacío interno de modo que logre la continuidad precisa para alcanzar su tamaño de totalidad. Dicho vacío gradúa la profundidad – desde la cual recibir la lejanía- mediante un equilibrio entre la vista y el tacto.

Para esto se construye la luz con leve paso hacia la sombra, en virtud de planos blancos y superficies de claras maderas de vetas tenues, de modo que detenerse o expandirse quedan como suertes equivalentes. A diferencia de lo que podría ser la luz gravitacional del aposentarse, como en esas antiguas bibliotecas que retienen con la luminosidad del claroscuro de sus maderas de vetas oscuras. Es que esta equivalencia entre expandirse y detenerse nos señala, que así como la obra no se levanta ante la mera expectación de la naturaleza, tampoco lo hace ante espacios culminantes que tomen la representación del total, sino en un aire sostenido en el que cada lugar cobra su propia plenitud. Equivalencia que da cabida al cuerpo en la libertad del movimiento o la quietud.

El confort del hotel está ligado a la belleza de la construcción en madera de lenga y ciprés de las Guaitecas, además de una decoración con muebles de mimbre de Chimbarongo, sillones de Nueva York, grifería italiana, sábanas bordadas de Barcelona y vajilla inglesa.

Tags

germán del sol, Hotel Explora Patagonia, Hotel Explora Patagonia de Germán del Sol y José Cruz Ovalle, Hotel Explora Patagonia en las Torres del Paine, José Cruz Ovalle