Hotel Intercontinental Tower de ABWB Arquitectos Asociados

Se le considera uno de los jardines verticales más altos del mundo. Se trata de 2.200 m2 de revestimiento vegetal que cubre las fachadas sur y poniente de este edificio de 16 pisos de altura. Se destaca por sus beneficios en aislación térmica y acústica y por conformar un pulmón verde en medio del congestionado Sanhattan.

Autor: Alemparte Barreda Wedeles Besançon Arquitectos y Asociados – ABWB
Equipo profesional: Sergio Alemparte, Ernesto Barreda, Manuel Wedeles, Yves Besançon, Amalia Barreda B. (interiorismo), Verónica del Villar G. (arq. colaboradora)
Ubicación: Av. Vitacura 2867, Santiago.
Mandante: Hotelera Luz S.A.
Superficie terreno y total: 1.909 (área emplazamiento) y 12.130 m2 (construidos).
Superficies programa:
1900 m2 de áreas públicas, 1430 m2 salones de convenciones del 1er subterráneo, 1.000 m2 de servicio, 4500 m2 de circulaciones, 2130 m2 en un total de 81 habitaciones, cada una de ellas con su respectivo estacionamiento que suma en total 3300 m2.
Constructora y cálculo: Ingevec y Santolaya Ingenieros Consultores Ltda., respectivamente
Iluminación: Oriana Ponzini.
Fachada Vegetal: Impacto Verde y Vivian Castro.
Año construcción: 2011
Publicaciones: Obra publicada en Anuario AOA 2010-2011; “Techos verdes: Jardín en las alturas”, Revista T&C, Contruhub, Agosto 2010; Conferencia “Nuevas tecnologías: fachadas vegetalizadas” Arq. Yves Besançon, Octubre 2011; “Pulmón vegetal: Hotel Intercontinental Tower” Revista Sustentabit 9, Junio 2011.
Fotografías: ABWB Arquitectos y Asociados, Gabriel González Mandiola, Alejandro Concha (Fotos de Construcción y Proceso), Hotel Intercontinental.

Una propuesta proyectada por el arquitecto Yves Besancon, socio de la oficina Alemparte Barreda y Asociados. Fue bautizada como la Garden Tower; contempla una innovadora tecnología de fachada vegetal consistente en 2.200 m2 de jardines verticales construidos en base a plantas del tipo suculentas y otras variedades perennes, que funcionan como una suerte de parque para el visitado sector de El Golf (Santiago de Chile). Está ubicado en la esquina de las Avenidas Vitacura e Isidora Goyenechea, en la Comuna de Las Condes, en un terreno de 1900 metros cuadrados, el proyecto contempla la construcción de una torre para las habitaciones ejecutivas del Hotel Intercontinental de Santiago. Respecto a sus tecnologías constructivas, la Garden Tower, tiene una estructura de hormigón armado, su fachada está revestida en ladrillo, muro cortina y ventanas con coeficiente de sombreo y transparencia de alta performance (al igual que las otras 2 torres) y la tercera posee además un jardín vertical de 2.200 m2 en sus fachadas poniente y sur, de este modo,  se reducen los costos en el consumo de energía y entrega un confort interior, adecuado al clima de su exterior.

Descripción de los Arquitectos
La Garden Tower es un hotel de 5 estrellas que contempla una construcción de 12.130 m2, repartidos en 16 pisos, 4 de subterráneos, con un total de 274 habitaciones (entre 3 torres), 81 en suite, 2 piscinas, 2 centros de convenciones, 4 restaurantes con una exquisita oferta gastronómica, conformando la esquina del primer piso, dominando con su presencia la convergencia de las calles circundantes, bar, gimnasio, piscinas cubiertas, servicios generales, administración, estacionamientos subterráneos y una espectacular cúpula de cristal que se presenta como un verdadero hito arquitectónico en la comuna de Las Condes. En el primer subterráneo se ubican los salones de convenciones para 700 personas a los que se llega por escaleras mecánicas y dos ascensores exclusivos. En este primer nivel, se accede a este nuevo Hotel Ejecutivo por Avenida Vitacura, ingresando directamente al lobby para dirigirse tanto a las habitaciones como a los salones de convenciones. Cada piso cuenta, desde el 4° hasta el 16° con seis habitaciones ejecutivas con extraordinaria vista de la ciudad y servidas por 3 ascensores de primer nivel. En el tercer piso se ubican 3 habitaciones más y el Club-Lounge para atención exclusiva de la torre. El edificio funciona como una ampliación del Hotel original (2 torres de ladrillo y muro cortina), conectado en los niveles del 2° piso y nivel de los salones de convenciones ubicados en el nivel -1. En el 2° piso se ubica la piscina y el restaurant japonés con una cubierta de cristal, que permitirá un área de esparcimiento, con un asoleado deck para los usuarios. Su estructura es de hormigón armado y en total posee 19 niveles, incluyendo los subterráneos, 16 de los cuales se encuentran sobre la cota 0 del terreno, existiendo además, un nivel intermedio para salones de convenciones bajo el 1er piso.

Sobre el Concepto Ecológico de la Obra: El Hotel Intercontinental Tower es un edificio que posee una gran superficie vegetal, con una innovadora tecnología en su muro vegetal, lo que lo convierte en un pulmón verde dentro del barrio. Según Yves Besançon, uno de los arquitectos encargados del proyecto y socio de la oficina Alemparte y Barreda, el terreno del edificio es de 2.000 m², la misma superficie que tiene el muro verde. Él en una de sus conferencias indicó “estamos haciendo la plaza pública, pero en forma vertical, devolviendo el oxígeno a la atmósfera con el verde de las plantas que funcionan con todos los sistemas de cualquier jardín. El costo de este sistema es entre 6 y 8 UF por metro cuadrado”.

Detalle de la fachada verde de la “Garden Tower”: Las fachadas Sur y Poniente hacia Isidora Goyenechea y Vitacura respectivamente, están cubiertas con un jardín vertical, diseñado especialmente para el edificio, éste está integrado a la malla de ventanas estructuradas a modo de muro cortina con termopaneles, con el objeto de reducir costos en el consumo de energías y entregar confort adecuado al pasajero, fueron concebidas según coeficientes de sombreo y transparencia de alta performance;  además, éstas tienen una ritmicidad visual atractiva, para todo quien contempla el edificio desde su exterior. En sí, dichas fachadas constituyen un tejido verde que sirve de colchón acústico y térmico y al mismo tiempo que genera una emblemática y única fachada de jardín en elevación, con diferentes especies que cambian de color y textura durante las estaciones del año, lo que permite maximizar la entrada de luz y disminuir a su vez, la radiación solar. Dicho efecto en capa, actúa entonces, como un elemento de control pasivo de iluminación y confort térmico, permitiendo, en palabras más simples, calentar o enfriar el interior del recinto y cambiando de color, conforme a la época del año. Estas fachadas, entonces, tienen cierta colorimetría temporal, dada naturalmente por el paso del tiempo y las estaciones de verano-primavera y otoño invierno, donde éstas se torna de un abundante verde y tono rojizo, respectivamente.

Sistema de Plantación e Instalación: El sistema consiste en unas pequeñas cajas de aluminio llenas de tierra, de 8 cms. de profundidad con calados en sus costados, lo que permite que las raíces se entrelacen naturalmente y formen una verdadera malla de tierra armada muy firme que impide su desplome. Además, para que no se caiga, la caja va afianzada al muro del edificio con un sistema hecho por ingenieros calculistas. detrás de las cajas van todos los sistemas de cañería de riego automático por goteo, que estarán programados por un computador. Además del tema del riego, existe un sistema de mantención, en el que cada cierto tiempo, al igual como los que limpian los vidrios en un edificio, pasarán jardineros con podadoras, desinfectantes, sistemas de desmalezamiento, entre otros. El sistema consiste plantar especies con poca tierra que se instalarán dentro de cajas de aluminio de ocho cm de profundidad en módulos de 70 x70 cm aproximadamente, instaladas en vertical, sobre la fachada, divididos en celdas más pequeñas que tendrán unas ranuras para que las raíces de las plantas crezcan entre ellas, entrelazándose y así producir una especie de malla de tierra armada para evitar su caída cuando se coloquen verticalmente sobre el muro. Este sistema lo desarrolló la empresa Impacto Verde con el paisajismo de Vivian Castro, quien eligió las especies, que son 3. entre éstas se encuentra la Ayuga, que tiene un follaje verde intenso con hojas gruesas y flores color lila, el ophiopogon, una planta herbácea perenne semejante a un pasto grueso de color verde parejo y la ceratostigma mezclada con musgo, que durante el otoño desaparece y sólo deja a la vista el musgo de color verde y en primavera y verano tiene flores de color azul intenso y follaje rojo. Si bien el muro podría haber funcionado con un tipo de planta, se usaron tres por un tema estético y para que la fachada tenga movilidad en el tiempo. es decir, cuando sea primavera hay flores lilas, mientras el resto se va a mantener verde oscuro, en el otoño hay otra planta roja que empieza botar hojas y por detrás crece el musgo, entonces se verá rojo y verde.
“Hay una intención de que la fachada nunca sea igual, ya que quieren ser singulares dentro de este bosque de edificios y que esta singularidad se viera de alguna manera diferente de lo que pasa alrededor”, comenta el arquitecto. Otro objetivo de este muro verde viene, por una parte, por la política institucional de la compañía Intercontinental de que todos sus edificios sean sustentables y por otro lado, el tema de economizar en el uso de energías y no desprender al ambiente contaminantes.
“El uso de este colchón verde en la fachada poniente está pensado porque el sol del poniente en Chile es implacable y produce gran radiación solar en el interior de los recintos, calienta el muro de hormigón y produce el efecto de radiador dentro del edificio por el mismo muro. Al poner un tapiz delante, que además tiene un espacio de aire que se mantiene más frío, impide en el verano que la radiación solar penetre directamente contra el muro y, por lo tanto, el edificio necesita menos aire acondicionado”, cuenta Besançon, quien además destaca la función de absorción acústica de este colchón térmico.
El muro de la fachada de este edificio, tiene más llenos que vanos, con ventanas de aprox. 1,40 mt. por 1,80, para tener iluminación suficiente en el interior pero sin una radiación demasiado fuerte. Al mismo tiempo, el edificio tiene ventilación por una apertura de las ventanas que permiten que durante la noche el edificio se ventile y libere el calor que adquirió durante el día. Yves Besançon cuenta que este proyecto arquitectónico se hizo en combinación con la compañía Intercontinental, la proyectista del jardín y la empresa Impacto verde, empezando a darle forma a la geometría de lo querían, el tamaño de las cajas, cómo se modula el edificio para que funcione, etc. A su vez, Impacto verde empezó a plantar la vegetación en un vivero que tiene la misma superficie del edificio, donde están todas las cajas puestas de acuerdo a las franjas y a las especies que han especificado con la paisajista. esto se tiene que hacer alrededor de 5 meses antes para que la planta crezca, se robustezca y las raíces empiecen a entrelazarse, porque si no se cae.


Para mayor información

Descarga aquí: Fotos Construcción Hotel Intercontinental Tower
Descarga aquí: Fotos Paisajismo Hotel Intercontinental

Tags

ABWB Arquitectos Asociados, Hotel Intercontinental Tower, Hotel Intercontinental Tower de ABWB Arquitectos Asociados