Museo de la Memoria y Derechos Humanos de Estudio América

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos – proyecto Bicentenario – es un moderno recinto interactivo que rescata la historia reciente de Chile período 1973-1990. Sus instalaciones permiten conocer testimonios por medio de objetos, documentos y archivos exhibidos en distintos soportes y formatos abarcando temas dolorosos en la historia de Chile: el golpe de Estado, la época de represión , la resistencia, el exilio, la solidaridad internacional, entre otros temas. Su imponente arquitectura potencia el circuito cultural del Santiago Poniente.

Autor: Estudio América: Mario Figueroa / Lucas Fehr / Carlos Días (Brasil) + Roberto Ibieta (Chile)
Asesores técnicos:  Osvaldo Peñaloza (estructuras) / Termosistemas (climatización)/
Sipar (inst. sanitarias) / Pimesa (inst. eléctricas) / Ing. Jaime Hurtado (luminotecnia)/ Sergio Dalmazzo (const. civil) / Piscinería (hidraúlica) / SolArchi (coordinación gral.)/ Maestranza JOMA (estruct. metálica).
Mandante: MOP, Dirección de Arquitectura, Comisión Presidencial de los Derechos Humanos.
Unidad Operativa: MOP, Dirección Regional de Arquitectura R.M.
Ubicación: Avenida Matucana 501, Metro Quinta Normal, Santiago de Chile.
Colaboradores: Amanda Renz, Carlos Eduardo García, Flavia Tenan, Juliana Baldocchi, Juliana Klein, Marcus Vinícius Damon, Marina Canhadas / Ricardo Días y Josei Nagayassu / Luiz Del Guerra y Gustavo Capecchi / Werner Renck, Luis Madrid, Ignacio Cárdenas, Felipe González, Cristián Pérez, Álvaro Díaz
Superficie terreno: 15.727 m2.
Superficie construida: Concurso > 49.150 m2 [Museo + Centro Matucana + Estacionamiento] Ejecutivo > 10.900 m2 [Museo + Nuevo Estacionamiento].
Constructora: Comsa de Chile / Basco.
Año proyecto: 2007 [concurso] 2007-2008 [ejecutivo].
Año construcción: 20 de Diciembre de 2008 – 11 de Enero de 2010.
Premios: 1er lugar Concurso Arquitectura 2007.
Fotografías: Nicolás Saieh, Stephannie Fell, Gustavo Burgos, Hans Madariaga.

El Museo de la Memoria fue el resultado de un concurso internacional. Es un museo chileno, ubicado en la comuna de Santiago, Santiago de Chile, dedicado a conmemorar a las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990). Está ubicado en la Avenida Matucana 501, frente a la Estación de Metro Quinta Normal, pero la entrada para los visitantes es por la calle Catedral. No es un monumento aislado, suelto y sin responsabilidad urbana y humana. Al contrario, se constituye en un elemento comprometido directamente con la delimitación y caracterización de este nuevo espacio público de la ciudad de Santiago.
Fue diseñado por Estudio América y construido en 2009. Inaugurado por la presidenta Michelle Bachelet el 11 de enero de 2010, en el marco de las obras gubernamentales que celebraron el Bicentenario de Chile, el museo cuenta con tres pisos en el que se encuentran exhibidos diversos artículos relativos al tema, incluyendo documentos gubernamentales, periódicos y revistas, afiches, cartas y fotografías. En el recorrido hay paneles audiovisuales con extractos de documentales y grabaciones de la época que permiten ambientar los sucesos mostrados. Tiene, además, un centro de documentación, una biblioteca digital y una explanada para la realización de actividades culturales.

Estructura: Al concursar, los arquitectos se plantean el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos como un lugar de carácter no lineal en el tiempo, ni en la incorporación de la imágenes de parte de la historia de Chile, un espacio que cobije y transmita conocimiento de manera universal e imparcial; un paralelepípedo esbeltamente rectangular que se posa, de manera apaisada y apoyándose de su sección más delgada, delicadamente en sentido Oriente-Poniente sobre una base que lo sustenta con un bello sentido semántico: dejar fluir la vida desde la Cordillera al Mar de nuestro flaco país, teniendo siempre presente el recorrido de nuestro propio soleamiento.
Un espacio que además de entregar la posibilidad de crear distintas atmósferas y marcos físicos o mentales, invite a evocar y reflexionar. El orden territorial del centro de Santiago, íntimamente vinculado a la ciudad histórica, entiende el espacio público como no construido, configurado por la ocupación perimetral de la manzana. El Centro Matucana es una manzana abierta. Entiende y se armoniza con la ciudad heredada, la incorpora y la transforma.Y respetan este orden, proponiendo una nueva forma de componer este microespacio urbano, utilizando los recursos: Barra y Base.

Barra: La Barra está elevada y abierta por los extremos, alberga la historia, la información y el acto de la memoria viva. Está aligerada por la translucidez de las placas de cobre perforadas y la segunda piel externa hecha de cristal transparente. La luz también penetra por el espacio de la exposición a través de las paredes de cristal semi opacos.  Es el gran contenedor de nuestra historia, de la información, lo elevado, lo interior, lo liviano el espacio museológico, lo que es soportado.

Base:La base es tan profunda como una mina y alberga el estudio, la producción y los seminarios entre otros equipamientos. Es lo que aloja la producción, el subsuelo, lo profundo, los estudios, los conocimientos, el apoyo, la solidez, lo administrativo, lo museográfico, el área que contiene las actividades de extensión, el soporte, lo que sustenta.

Las circulaciones se ordenan en los bordes de la Barra, ubicándose en los vértices estructurales del volumen en todo su alto; aquí también conviven áreas húmedas y de apoyo. Esta zona de la Barra recibe iluminación cenital, que al penetrar a través de los paneles laterales de vidrio que conforman y separan la circulación, la transforman en más luz. A consecuencia de esto, en el interior mismo de la Barra, se generan importantes superficies verticales y cajas de vidrio, que sumadas como una armónica masa de cristal, se constituyen como el soporte de la muestra del Memorial. El ejercicio Barra-Base que realizan los autores para gestar la obra, sin lugar a dudas, tiene notable influencia de la arquitectura paulista; y esto se ve reflejado y materializado en un austero volumen envuelto en una verdosa y permeable membrana horadada de cobre, que se posa suavemente en dos puntos de su opaca  base estructural de concreto, permitiéndole al edificio flotar elegantemente sobre sus apoyos y, a su vez, salvar luces importantes.
El efecto de transparencia que logra el edificio desde dentro hacia afuera, a través de la solución cristal y envolvente de cobre, es verdaderamente reconocible, sobre todo por la noche: el edificio se transforma en una esplendida lámpara urbana que descansa recostada sobre la plaza, tal como deben estar haciéndolo, en este momento, nuestros cientos de almas desaparecidas. Se propone un espacio generoso, amplio de posibilidades y recorridos, que permite la transposición natural y cotidiana de la manzana. Los elementos urbanos que componen el Centro Matucana tienen carácter cívico.
La gran rampa del Museo, la Plaza de la Memoria, el patio jardín constituyen una secuencia espacial que ofrece una jerarquía urbana necesaria para un complejo metropolitano. Las oficinas públicas y privadas se organizan alrededor del Patio de los Deseos. La masa construida recompone la configuración urbana tradicional pero permite, a través de una planta baja ligera, la permeabilidad necesaria y deseada. El escalonado propuesto en el borde norte del proyecto ofrece, más que una transición entre los edificios históricos y el Centro Matucana, la posibilidad de una extensión aérea del patio jardín a través de las terrazas ajardinadas.
La explanada que soporta al MMDDHH, es el elemento que como vacío micro-urbano, nos permite obtener la perspectiva suficiente para contemplar y aproximarnos al edificio recorriéndolo, casi siempre, en su totalidad. La Barra es la que definitivamente marca la orientación de la obra, ya que se emplaza, tomando como referencia su lado más largo, su costado “Barra”, en sentido paralelo a las calles Santo Domingo y Catedral, fachadas Norte y Sur, respectivamente; y enfrentado con su fachada Poniente calle Matucana y la estación del Metro Quinta Normal y el Parque. Fachada Oriente, mira hacia la cordillera. Posteriormente y en una segunda etapa, el deslinde Norte de la edificación, será también el proyecto de las oficinas del Ministerio de Educación del Centro Matucana.

Arquitectura y Programa: El edificio se encuentra en la esquina norponiente de avenida Matucana con calle Catedral, en el barrio Yungay. La construcción del museo se dio en medio de diversos proyectos de recuperación de los sectores del barrio, realizados desde comienzos de los años 2000 para convertirlos en un circuito turístico-cultural. Dentro de estos proyectos se cuentan la construcción de la Biblioteca de Santiago, la renovación del acceso al Parque Quinta Normal y de sus museos interiores. A comienzos de 2000 se iniciaron las construcciones para la extensión de la Línea 5 del Metro de Santiago hacia la estación Quinta Normal, inaugurada el 31 de marzo de 2004. Originalmente, dicha estación incluiría una terminal intermodal que permitiría la conexión con buses y el proyecto de trenes de cercanías Melitrén. Sin embargo, en 2005 fue anunciada la extensión de la Línea 5 al poniente hacia Maipú, generando cuestionamientos en la utilidad de la estación intermodal sumado a la suspensión del Melitrén. En mayo de 2006, las máquinas fueron retiradas y la construcción del edificio suspendida.
Luego de varios meses de incertidumbre respecto al futuro uso del terreno ya en obras, se levantó la opción de construir allí el Museo de la Memoria,lo que luego se concretaría con el llamado a concurso público realizado por el Ministerio de Obras Públicas, el 11 de junio de 2007. El concurso fue adjudicado al equipo de arquitectos paulista, integrado por Mario Figueroa, Lucas Fehr y Carlos Dias.La propuesta, que incluía el Centro Matucana que finalmente no se construyó, se basó en el concepto de una «manzana abierta», que amornizara con el entorno dentro de la ciudad. Los arquitectos pensaron conceptualmente el museo como dos momentos: la Barra y la Base.
La Barra sería el espacio museológico propiamente tal, mientras la Base sería el espacio museográfico para la realización de eventos en explanada. El diseño también consideró el apoyo de la iluminación natural. La luz descendería cenitalmente sobre la Barra, penentrándola a través de paneles laterales de vidrio y enrejado metálico en cobre y carbón.
El museo se concibió así como un gran volumen suspendido sobre la Plaza, edificado como un cubo que levita sobre dos fuentes de agua. Para su ingreso, se construyó una rampa que permite el ingreso sutil a través de la explanada o a través de escalinatas por las calles Matucana y Chacabuco. La construcción se realizó entre el 20 de diciembre de 2008 y el 10 de diciembre de 2009 por las empresa COMSA y BASCO. La estructura metálica fue realizada por Maestranza JOMA. La superficie total construida fue de 10.900 m², incluyendo los nuevos estacionamientos.
Un conjunto de edificios absorbe las oficinas [públicas y privadas], los usos comerciales y servicios, organizándose en torno a un jardín franqueado a la plaza que contiene comercio, bares y restaurantes, delicias de la naturaleza humana a la espera de los encuentros, el acaso y las sonrisas. El Museo se organiza conceptualmente en dos momentos: la Barra y la Base. La primera, elevada, la historia, las informaciones, el vivir de la memoria abierta en las dos extremidades, como quien deja la vida pasar. En la Base lo más profundo, la minería, la producción, los estudios, la invención, los seminarios, los conocimientos de la tierra y del territorio, en otro sentido: el necesario apoyo de los sectores administrativos. La Barra como espacio Museológico específico y la Base como espacio Museográfico y de eventos, que completa el programa usual de un Museo en el subsuelo, que podrá funcionar con cine arte y espacios para cursos sobre Derechos Humanos y la Memoria de la cultura y el territorio chileno. Corridas en las dos laterales de la Barra, la circulación, sanitarios, apoyos iluminados desde el cielo.
La luz desciende cenitalmente y penetra en toda la Barra a través de los paneles laterales de vidrio que separan la circulación y la vuelven, también, luz. La manifestación, el florecimiento de este conocimiento es el objetivo contemporáneo de un Museo. Este surge a través de raíces profundas y bien plantadas, en un subsuelo [la Base] donde el potencial energético, productivo y mineral, y la solidez tiene la oportunidad de manifestarse. En su interior, las cajas de vidrio, la transparencia necesaria, la vivacidad: la memoria que vivida en fragmentos forma, en conjunto, el repertorio de la idiosincrasia de una nación. La masa es el cristal.

Historia: En su discurso del 21 de mayo de 2007 ante el Congreso pleno, la presidenta Michelle Bachelet anunció la construcción de un museo de la memoria, y un mes más tarde se llamó a concurso público para seleccionar su diseño arquitectónico. El 28 de agosto de ese año se anunció que el proyecto ganador correspondía a un grupo de arquitectos brasileños de la oficina Estudio América, proveniente de São Paulo. Al año siguiente se realizó el concurso para elegir a la empresa de museografía que se encargaría del museo, en el que venció Árbol de Color S.A.
Se decidió emplazar el museo en la avenida Matucana, por poseer características culturales y también porque el sector estuvo relacionado con las violaciones de los derechos humanos del régimen militar; con los efectivos apostados en el Parque Quinta Normal y el Internado Nacional Barros Arana, que tenían el control militar de la zona de Quinta Normal y Barrancas (hoy Pudahuel, Cerro Navia y Lo Prado); los detenidos desaparecidos del Hospital San Juan de Dios; y el INBA y la Estación Naval Metropolitana (por parte de la Armada) como centros de detención política y tortura. La primera piedra del Museo de la Memoria fue puesta por la presidenta Bachelet -quien también fuera víctima de tortura en la dictadura de Pinochet- el 10 de diciembre de 2008.El material y documentación con que se armó el museo fue entregado en gran parte por la organización “Casa de la Memoria”, cuya donación se materializó oficialmente el día 16 de junio de 2009 en el Palacio de La Moneda.
El Museo depende de una Fundación de derecho privado integrada por “representantes del mundo académico, organizaciones de defensa y promoción de los derechos humanos y personas que generan un espacio de pluralidad en el seno de la institución”. Paralelo al fin de las obras del museo, el 3 de diciembre de 2009 se constituyó el directorio del museo y el 6 de enero de 2010 se nombra a Romy Schmidt como su directora ejecutiva, quien ejerció su cargo hasta mayo de 2011, cuando fue reemplazada por Ricardo Brodsky. Finalmente, la presidenta inauguró el museo el 11 de enero de 2010, justo a dos meses de terminar su primer mandato en un evento que convocó a unas 3 000 personas, entre representantes de organizaciones de derechos humanos, políticos, víctimas de la dictadura y sus familiares.

Misión: Dar a conocer las violaciones sistemáticas de los derechos humanos por parte del Estado de Chile entre los años 1973-1990, para que a través de la reflexión ética sobre la memoria, la solidaridad y la importancia de los derechos humanos, se fortalezca la voluntad nacional para que Nunca Más se repitan hechos que afecten la dignidad del ser humano.
Junto a ello, el Museo complementa esta misión con el fundamento de su existencia, según la cual: “El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos es un proyecto de reparación moral a las víctimas y propone una reflexión que trascienda lo sucedido en el pasado y que sirva a las nuevas generaciones para construir un futuro mejor de respeto irrestricto a la vida y la dignidad de las persona.
En su discurso de inauguración, Michelle Bachelet en el 2010 complementó estas definiciones al asegurar que: “No podemos cambiar nuestro pasado; sólo nos queda aprender de lo vivido […] Este museo es un espacio para la construcción de las memorias en Chile. Y no hay una sola memoria sobre el pasado. Las personas recuerdan de manera diferente, individual y colectivamente. […] Afortunadamente, la memoria de Chile es mucho más larga y rica que la de la tragedia que en este museo recordamos. Pero esa tragedia es también una dimensión ineludible de nuestra memoria como país. […] Una dimensión que nos debe hacer reflexionar de lo que sucede cuando la democracia y el Estado de derecho son destruidos. Una dimensión que nos invita a sentir que el presente y el futuro es responsabilidad de todos. Por eso que este espacio es un espacio público para todo Chile, para conocer, para valorar y para aprender.Un lugar para preservar la verdad y la justicia que tanto nos ha costado alcanzar”.

Exposiciones

Plaza de la Memoria: Frente al museo existe una explanada de seis mil metros cuadrados a la que se accede como una rampa desde calle Catedral, rodeada por escalinatas. En esta explanada se colocan diversas exposiciones temporales y se realizan eventos culturales como conciertos. En uno de los muros de entrada, que bordea la plaza, se presentan los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos escritos en cobre.Uno de los ingresos a la plaza confluye con una conexión directa a la estación Quinta Normal del Metro de Santiago, donde se encuentra un mural de Jorge Tacla creado en conjunto con otros artistas jóvenes, inspirado en versos del cantautor Víctor Jara, compuestos durante su detención en el Estadio Chile, previo a su ejecución.

Subsuelo Explanada: Se encuentra la obra del artista Alfredo Jaar titulada «La Geometría de la Conciencia». Muestra 500 siluetas a contra luz, donde una proporción corresponde a chilenos detenidos y desaparecidos y la otra representa a personas vivas, creando la sensación de la inmensidad inconmensurable ante lo que significa la pérdida de las vidas humanas para la colectividad.


Para mayor información:

Ve fotografías del Museo de la Memoria en su flick haciendo click Aquí
Descarga aquí en formato pdf: Museo de la Memoria_Guía de Exposiciones y Salas
También puedes visitar el Flickr Estudio América y conocer paso a paso la construcción del edificio en su albúm MUSEO DE LA MEMORIA Y DERECHOS HUMANOS
Ve el Proyecto de Iluminación Aquí: Proyecto Iluminacion MMDDHH LLD Limari Light Design
Ve el Video de la Construcción del MMDDHH

 

Tags

Carlos Días, Estudio América, Lucas Fehr, Mario Figueroa, MMDDHH, Museo DDHH, Museo de la Memoria, Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Roberto Ibieta