Parque Bicentenario de la Infancia de Elemental

Este Parque es un Proyecto del Legado Bicentenario. Definido por el MINVU como “un espacio abierto natural y urbano, de libre acceso, donde no importa el sexo, la edad, el nivel socioeconómico, la religión o la inclinación política”. De 4 hectáreas, fue diseñado por la oficina Elemental y está dedicado a la recreación y estimulación psicomotora y sensorial familiar, y en especial la de niños entre cero y seis años, tanto a nivel de barrio, como a escala metropolitana.

    Ficha técnica de la obra

    Autor: Elemental
    Equipo profesional: Alejandro Aravena
    Ricardo Torrejón
    Víctor Oddó
    Juan Cerda
    Fernando García-Huidobro
    Gabriela Larraín
    Rebecca Emmons
    Ubicación: Avenida Perú, Recoleta, Santiago, Chile
    Colaboradores: Proyecto de paisajismo : Marta Vivero , Priscila Conca, Parque Metropolitano / Proyecto de riego: Equipos de riego Las brujas de Talagante.
    Superficie terreno: 40000.0 sqm (4 há)
    Mandante: Parque Metropolitano / Junta Nacional de Jardines Infantiles
    Categoría: Parque Urbano (Presupuesto: US$1MM/ha)
    Constructora: Mecánica de suelos: Geofun Ltda. / Movimientos de tierra, recirculación de agua y urbanización: Urbano Proyectos
    Cálculo: Cálculo Estructural: Luis Soler Ingenieros / Revisor estructural: IEC Ingeniería S.A
    Especialistas: Disipador de energía de canal: IHS Ingenieros Civiles Ltda. / Plan de emergencia y seguridad : GDI ingeniería
    Instaladores: Proyecto de iluminación : Limarí Lighting Design / Proyecto eléctrico y de corrientes débiles : DC Ingeniería Eléctrica •
    Año proyecto: 2012
    Año construcción: 2012
    Materiales: Hormigón armado, Hormigón prefabricados (toboganes y esferas) , Acero y Madera
    Premios: Obras Legado Bicentenario.
    Fotografías: Elemental, Minvu, Teresita Pérez, Gonzalo García, Cristóbal Palma.

    Memoria

    Fue abierto al público en abril de 2012. Se trata de un lugar especial, diseñado pensando exclusivamente en los más pequeños, por lo que todo en el Parque Bicentenario de la Infancia promete diversión. No se ha dejado nada al azar, no hace falta más que entrar para darse cuenta que inclusive el cerco perimetral del parque es también un laberinto por el que los niños pueden subir y bajar recorriendo sus 310 metros de longitud.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto33

    Vista hacia Reja 3D del Parque

    A pocos pasos de la entrada unas esferas de cemento de diferentes tamaños arrojan chorros de agua con los que los niños estarán encantados de jugar, ideales para los calurosos días de verano.

    Todo el Parque está pensado para que los niños jueguen en armonía con el entorno natural, por lo que además encontrarán casas-árbol y todo un despliegue de 60 “cascadas” de toboganes que aprovechan el desnivel natural del cerro, para deslizarse ladera abajo creando un lugar único de diversión.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto16

    Vista General Pendiente de Toboganes

    Un ascensor tipo funicular, recorre 98 metros salvando el desnivel de la ladera, ofreciendo unas preciosas vistas de la parte norte de Santiago, la Cordillera de la Costa y el cerro Blanco.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto26

    Vista del Funicular descendiendo

    Algunos niños lo aprovechan para volver a subir luego de deslizarse por los varios niveles de toboganes y así empezar de nuevo todo el circuito, aunque también hay quien sube por las escaleras para volver a deslizarse una y otra vez. Terminando la subida en el Funicular, se encuentra el Sendero Rústico que da acceso al Zoológico Nacional.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto15

    Resbalines como sistema de contención de la ladera. De fondo el Funicular Gratuito

    Además, dentro de las instalaciones del Parque Bicentenario de la Infancia, hay una cafetería, un kiosco, baños públicos y un anfiteatro donde los fines de semana se presentan funciones de teatro y títeres, un final perfecto para un extenuante día entre juegos y naturaleza.

     

    Descripción del Arquitecto

    Cuando diseñamos el parque, buscábamos dos cosas: Por un parte, queríamos usar la propia dificultad del terreno, el hecho de estar en un terreno en pendiente, para resolver un dilema clásico de los juegos infantiles: ¿hacerlos seguros o hacerlos entretenidos?

    La ladera inclinada nos permitió acumular la altura necesaria para hacerlos entretenidos sin que ello significase una amenaza a la seguridad.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto20

    Resbalines son el Principal Atractivo del Parque y Forma de Conquistar la Pendiente

    Un resbalín de 6 metros de largo (entretenido) en un terreno plano, significaría un niño a unos 4 metros de altura (riesgoso); en este caso, la pendiente del terreno nos permitió que un niño se pueda subir a un resbalín muy largo y siempre estar a 30 centímetros del suelo.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto30

    Vista hacia el sistema de Resbalines

     Lo mismo con una casa en el árbol: en vez de subir verticalmente por el tronco del árbol hacia el follaje, la pendiente nos permitió que un niño caminara horizontalmente hacia la copa del árbol. Por otra parte, siempre supimos que el Parque de la Infancia, constituía una especie de primera piedra del Paseo Zócalo Metropolitano.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto21

    Miradores de Madera. Casa del Árbol

    El límite superior del Parque de la Infancia está definido por el lecho seco de un antiguo canal de regadío que recorre toda la base del Cerro San Cristóbal y cuya extensión total es de más de 10km.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto28

    Vista Aérea. Accesibilidad y áreas verde del parque y cafetería

    En segundo lugar, queríamos transformar el parque de la Infancia en la primera piedra del proyecto del Zócalo Metropolitano en el parque Metropolitano, en el pie de monte del cerro San Cristóbal.

    Al remontar a la parte superior de la ladera, ya sea por lo que se ha llamado la “Cascada de resbalones” o por el nuevo funicular, se llega a un paseo peatonal horizontal y continuo que puede tener más de 10 kilómetros de extensión.

    Ese camino de cintura, límite superior del parque de la Infancia, es un antiguo canal de regadío conocido como “El Carmen”, que llevaba agua alrededor del cerro San Cristóbal desde el río Mapocho al área de Huechuraba, al norte de la ciudad. En los años sesenta el canal fue entubado y el lecho seco fue convertido, de hecho, en una estructura fundacional para un paseo de escala metropolitana. Lo más impresionante es que no hay que construirlo; de alguna manera es preexistente, solo hay que formalizarlo.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto17

    Sistema de Bolones-Piletas del parque

    La idea de transformar la huella del antiguo canal El Carmen en paseo fue la tesis de título del arquitecto Ricardo Torrejón; desde que él trajo esta idea a ELEMENTAL hemos tratado de empujarla por distintos medios. A fines de los años noventa, la Municipalidad de Providencia financió algunos estudios para el tramo del canal que corre junto al barrio de Pedro de Valdivia Norte. Luego, el parque Metropolitano nos pidió un plan maestro para la totalidad del paseo.

    En 2008 la entonces directora de la Junta Nacional de Jardines Infantiles, Estela Ortiz, tuvo la idea de hacer un parque de la Infancia en el cerro y le pareció natural que este tuviera la condición fundacional del Zócalo.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto07

    El parque como espacio de encuentro familiar y sociocultural del barrio y metrópoli

    Simultáneamente, al término de obras del parque de la Infancia, la administración actual del parque Metropolitano ejecutó el tramo del paseo que va desde el parque de la Infancia hasta el zoológico, con cerca de 1 kilómetro de extensión. Si en el futuro próximo se despejara de maleza y basura la parte del antiguo canal que corre por Pedro de Valdivia Norte (el lugar que dejó disponible el cambio de trazado de la autopista Costanera Norte) se podrían completar casi 5 kilómetros de este paseo de escala metropolitana.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto05

    Vista de la Autopista y el Parque en laderas del Cerro San Cristóbal

    Esto es importante por varias razones. En primer lugar porque vendría a reducir una deuda histórica de espacio público que tiene la capital; Santiago tiene en promedio 4 m² de área verde por habitante mientras que la OMS recomienda 9 m2 -Londres, por dar solo una referencia, tiene 44 m2 por habitante.Ese promedio de Santiago no solo refleja un déficit sino además la desigualdad que nos caracteriza como sociedad: si bien hay barrios con cerca de 18 m2 de áreas verdes por habitante, hay otros con apenas 1 m2. Un paseo como el del Zócalo metropolitano daría acceso más directo y masivo a nuestro mayor patrimonio ambiental: el cerro San Cristóbal.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto000

    Vista hacia juegos infantiles

    Por otra parte, en Santiago hoy no es posible pasear como corresponde. Todas nuestras áreas verdes están sistemáticamente interrumpidas por calles; no tenemos el equivalente a una costanera donde pasear y disfrutar de nuestra geografía y de nuestro clima. La única posibilidad de pasear por varios kilómetros en Santiago, sin atravesar calles, es cruzando un club de golf, como socio. Las ciudades se miden por lo que se puede hacer gratis y en un país tan desigual como Chile esto es particularmente relevante. Contar con espacios públicos de calidad no es una demanda propia de quien ya ha resuelto problemas básicos sino una herramienta redistributiva fundamental. La ciudad, y especialmente el espacio de uso público, es un mecanismo de compensación para todos quienes no pueden acceder a una mejora de calidad de vida de manera privada.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto09

    El parque como espacio de recreación

    En síntesis, la idea de construir un paseo peatonal, horizontal y continuo, de escala metropolitana, busca corregir dos de los principales problemas de Santiago: el déficit de espacios públicos de calidad y la enorme inequidad social y económica que se manifiesta es una odiosa segregación urbana.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto27

    El parque como espacio anti segregación social e inequidad urbana

    El Parque de la Infancia nos ofrece la oportunidad de formalizar un tramo de 400 metros de este Zócalo Metropolitano y con ello comenzar a capitalizar la geografía de la ciudad como espacio público de calidad que une a su vez comunas ricas y pobres. En ese sentido el Parque de la Infancia transforma una operación urbana en un acto redistributivo.

    disenoarquitectura.cl_parque_bicentenario_de_la_infancia_elemental-foto4

    Se sustituye el concepto de reja-límite. Se conforma un borde, con espesor de juegos infantiles

     

    Editado por Daniela Ivonne Carter

    Galería

    Más obras

    El Restaurant Castillo Forestal es un proyecto que revitaliza el corazón del Parque y forma parte del Plan de Mejoramiento […]

    101 viviendas de protección oficial en el madrileño Ensanche de Carabanchel, diseñadas por José Cruz Ovalle en colaboración con Enrique […]

    ELEMENTAL, DoTank liderado por Alejandro Aravena ganador del Premio Pritzker 2016, ha sido seleccionado como ganador del concurso Qatar Art […]

    Premiamos en el Concurso DAC Accesibilidad Universal 2017 este innovador e inclusivo proyecto, el primer recorrido accesible en el mar, […]

    Premiamos en el Concurso DAC Espacios de Luz 2017 la primera galería nocturna de Arte Urbano en Barrio Yungay. Una […]

    disenoarquitectura.cl