Restauración Palacio Pereira, por Cecilia Puga

Ubicado en Huérfanos 1515 en Santiago. El Monumento Histórico Palacio Pereira, pasará a ser la nueva sede de la DIBAM y el CMN, principales instituciones que velan por el patrimonio del país, gracias al proyecto de recuperación patrimonial de este emblemático inmueble del centro de Santiago.
El Proyecto busca potenciar el Palacio recuperado como elemento clave Patrimonial con un rol público relevante, razón por la que se busca albergar en el Palacio restaurado espacios esencialmente públicos y en el edificio nuevo, las oficinas de la Dibam y CMN, más salas culturales, hall de exposición, centro de documentación.

    Ficha técnica de la obra

    Autor: Cecilia Puga + Paula Velasco + Alberto Moletto
    Equipo profesional: Arquitectos
    Cecilia Puga (Jefa de Equipo)
    Arquitecto Universidad Católica, 1990

    Paula Velasco
    Arquitecto Universidad Católica, 2008
    MSc Emergent Technologies & Design, Architectural Association, UK, 2011

    Alberto Moletto
    Arquitecto Universidad Finis Terrae, 2000
    MSc Sustainable Environmental Design, Architectural Association, UK, 2009

    Arquitectos colaboradores
    Nuno CastroCostas, Patricio Mardones, Gabriela Villalobos, Rebecca Emmons, Daniel Rodríguez, Francisca Navarro

    Arquitectos Especialistas en Patrimonio:
    Fernando Pérez Oyarzun (Chile)
    Arquitecto Universidad Católica 1977
    Doctor en Arquitectura ETSABA, 1981

    Alan Chandler (Inglaterra)
    Arquitecto, Architectural Association 1996, RIBA part III,
    Arquitecto Especialista en Conservación, Registrado en Inglaterra, RIBA
    Arts Centres Techniques Ltd

    Ingeniero Civil Estructural
    Pedro Bartolomé
    Ingeniero Universidad de Chile , 1988
    Ubicación: Esquina de San Martín c/ Huérfanos
    Superficie construida: 1927.86 m2
    Mandante: CMN DIBAM
    Año proyecto: 2011-2012
    Materiales: Hormigón Armado
    Premios: 1er Lugar Concurso Arquitectura 2011
    1er Lugar Concurso Anteproyecto de Arquitectura Restauración Palacio Pereira y Reposición Oficinas CMN y DIBAM
    Fotografías: Luis Cercós, Alberto Moletto, Gonzalo Martínez, Evelyn Briceño, Gentileza MOP, CMN

    Memoria

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-frontis propuesta

    Frontis en Escorzo

    Criterios de intervención

    “En términos generales el proyecto considera la restauración de la edificación existente, reconstrucción del crucero central y la edificación de una obra nueva, en restitución del área desaparecida, utilizando una arquitectura contemporánea que respete la volumetría del edificio original y mantenga la especialidad del patio interior, conservando completamente su vacío”.

    Arquitectura

    Los espacios con mayor valor patrimonial del Palacio Pereira tendrán un rol esencialmente público dedicado a estudiantes, investigadores y público general. La obra nueva se plantea con materiales y tecnología contemporánea, tentativamente en hormigón armado.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga- isometrica edificio nuevo
    Subterráneo (-1): Auditorio para 300 personas, espacios públicos relacionados (baños, circulaciones, etc).

    1er Piso – zona Patrimonial restaurada Palacio Pereira: Biblioteca, Centro de Documentación, Cafetería, Galería de Exposición, baños públicos.

    2do Piso – zona Patrimonial restaurada Palacio Pereira: Oficina de Director de DIBAM y Sala de reuniones, Oficinas DIBAM, Oficina de Secretario Ejecutivo de CMN y sala del Consejo, Oficinas CMN.

    Edificio Nuevo

    1er Piso: Oficinas CMN
    2do Piso – Edificio Nuevo: Oficinas de CMN
    3er Piso – Edificio Nuevo: Oficinas DIBAM
    4to Piso – Edificio Nuevo: Oficinas DIBAM

    Historia del Palacio

    El Palacio Pereira fue construido como casa habitación de la familia de Don Luis Pereira Cotapos, connotado servidor público y hombre de empresa, sucesivamente, Diputado y Senador por la provincia de Talca y Canciller en 1891. Su arquitecto Lucien Ambroise Henault llegó a Chile contratado como arquitecto de Gobierno y es el autor -entre otros- de los planos de la actual Casa Central de la Universidad de Chile, del Teatro Municipal, del ex Congreso Nacional, etc. El Palacio Pereira constituye un documento de la expresión arquitectónica de esa época. En 1981 el Palacio fue adquirido por el Señor Raúl del Río Alfaro y poco después, declarado Monumento Nacional.

    Características Arquitectónicas

    El Palacio tiene 2.247 m2 construidos y dos plantas. Su estructura es de albañilería de ladrillo. La fachada principal por calle Huérfanos posee ventanas con arcos de medio punto y pilastras jónicas en el primer piso, ventanas de dintel recto y frontones triangulares o circulares se alternan en el segundo piso. La puerta principal, notablemente tallada, está enmarcada por 2 pares de columnas que sostienen un balcón, coronado por un gran frontón triangular. La fachada por calle San Martín es más extensa y homogénea en sus formas y repite los mismos elementos de la fachada principal. Existen 3 accesos. Digno de mencionar es el delicado trabajo en fierro forjado que protege las ventanas del primer piso, además los soportes de las ventanas son de mármol, material que antiguamente también decoraba parte de las fachadas.

    La planta del Palacio es única en Chile y se aleja del modelo hispano típico: se organiza en torno a una galería con forma de cruz latina, con techo vidriado y armazón de fierro fundido.

    Descripción de los Arquitectos

    “La negociación entre preservación (el edificio como artefacto histórico) y habilitación (el constante ajuste entre lugar y necesidades humanas) está perfectamente identificado por Morris al inicio del SPAB. Morris celebraba la superposición de la necesidad social, pero esta apreciación estaba matizada por la forma en que era ejecutada –la pericia con que se introducían los ajustes son testamentos de la habilidad artística del hombre.  “Qué” se hacía, intrínsecamente incluía el “cómo” era hecho. El Concurso Palacio Pereira ofrece un punto de partida desde el cual intentar una reconciliación entre dos posiciones potencialmente antagónicas – conservación y renovación. El modo en el que estos dos conceptos se articulan en la intervención resulta crucial para inyectarle vida al edificio, envolviendo, protegiendo e incoporando su condición de ruina”

    (WILLIAM MORRIS – The Society for the Protection of Ancient Buildings Manifesto 1877)

    Oficinas

    La negociación entre preservación (el edificio como artefacto histórico) y habilitación (el constante ajuste entre lugar y necesidades humanas) está perfectamente identificado por Morris al inicio del SPAB (2). Morris celebraba la superposición de la necesidad social, pero esta apreciación estaba matizada por la forma en que era ejecutada –la pericia con que se introducían los ajustes son testamentos de la habilidad artística del hombre. “Qué” se hacía, intrínsecamente incluía el “cómo” era hecho.

    El Concurso Palacio Pereira ofrece un punto de partida desde el cual intentar una reconciliación entre dos posiciones potencialmente antagónicas – conservación y renovación. El modo en el que estos dos conceptos se articulan en la intervención resulta crucial para inyectarle vida al edificio, envolviendo, protegiendo e incoporando su condición de ruina.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual9

    Las dos posiciones –moderna y tradicional- inevitablemente se enfrentan en un punto físico, y este aspecto requiere del mayor cuidado.
    La “verdad” de una construcción es inherente a la arquitectura vernácula, tan valorada por Morris; sin embargo, la articulación de esta “verdad” se hizo efectivamente necesaria una vez que nuestras habilidades para camuflar la estructura y el material en función de objetivos simbólicos se generalizó.

    La manipulación de la “verdad” en la construcción del Palacio Pereira de Lucien Ambroise Hénault’s no es menos teatral que la de John Nash o la de Schinkel: la expresión material y constructiva fue voluntariamente orquestada para lograr el telón de fondo de las elites de la época y no para expresar una recargada albañilería. Si hoy el Palacio es un escenario para la cultura que encarga su remodelación,
    ¿cómo podemos ahora apropiarnos de su estado ruinoso y simultáneamente manejar el concepto de verdad e historia?

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual versus propuesta

    Al seleccionar su estrategia material, el proyecto busca atraer la atención sobre la complejidad de habilitar una ruina, sin priorizar ni la intervención nueva ni el carácter elegante y decadente del Palacio. El paso del tiempo ha dado al edificio lo que el Romanticismo llamaba “lo sublime”, donde el efecto material ofrece al observador una comprensión directa del tiempo, inspirando respeto y veneración, pudiendo asociarse en el siglo dieciocho con la estética de la Ilustración unida a los procesos naturales y a la capacidad de asombro humano.

    La condición del Palacio es única en Santiago; la presencia del decaído Palacio es un espejo para la ciudad moderna y sus cualidades estéticas, una medida del progreso social y cultural. Lo que comenzó siendo la expresión “inauténtica” (de mampostería estucada) de la cultura de una élite Europeizante, con el tiempo, y a raíz de su abandono, ha adquirido la pátina de la verdad, y esta decadencia material le ha dado a la construcción su mayor logro: su lugar en un genuino contexto local.

    La interrogante sobre cómo enfrentar la materialidad del edificio tal como está es clave para el concurso.

    A través de una reparación material delicada que combina técnicas contemporáneas de análisis (con el fin de lograr especificaciones precisas sobre morteros, estucos y albañilería) y el uso eventual de resinas súper resistentes y acero inoxidable (para unir, suturar y consolidar la construcción) las ruinas del edificio deben ser mantenidas. Esto permitirá tener un edificio donde nuevas actividades puedan habitar, respondiendo al llamado de Morris de continuar agregando capas a la historia al lugar.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual versus propuesta2

    El vacío existente al interior del sitio ofrece la posibilidad de reconstruir la tipología del bloque original y responder a la simetría del Beaux Arts para crear una nueva unidad. La estructura principal del edificio nuevo es de su tiempo, y está hábilmente inserta para permitir su uso sin alterar el sello del viejo Palacio, alejando la nueva estructura y las fundaciones de sus frágiles muros de ladrillo.

    El uso del corredor en forma de cruz se ve replicado en el nuevo patio, reinterpretando el espacio de acceso al Palacio como un jardín de invierno que une el corazón del edificio antiguo con aquel del nuevo edificio, como un espacio social y ambiental de descanso.
    El trabajo de recuperación de edificios históricos es una constante lucha por revelar y descubrir, absteniéndose de alterar o destruir. Pero, sin revelar o descubrir, sin aceptar el cambio radical que trae consigo el descubrimiento, no existiría interpretación. La historia modela nuestra relación intelectual con el pasado basándose en realidades físicas y materiales. La Modernidad se caracteriza por la estandarización del montaje y las tácticas de uso de componentes, una delicada estética inmaterial en contraste con la construcción “tradicional” basada en intervenciones que operan mediante el calce, la interconexión y la acumulación de operaciones que buscan proteger los materiales blandos mediante el uso de otros cada vez más duros. La fusión de ambas materialidades por medio de una trabajosa atención a los detalles que se requiere en el Palacio, cuestiona la polarización de lo histórico y lo moderno – materiales manufacturados pueden unir, amarrar y también sumar niveles de protección, pero requieren la prolijidad que Morris exigía para hacerlo de modo que restablezca una arquitectura “viva, con el espíritu de los hechos acaecidos, insertos en su remodelación”.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga- conceptos

    GRADO 1
    Niveles de intervención
    El proyecto establece 3 estrategias o grados de intervención. En primero considera la recuperación de aquellas piezas que constituyen el universo simbólico del Palacio, tales como la galería en cruz, sus fachadas hacia las calles San Martín y Huérfanos. Se propone recuperar zonas dañadas, estableciendo operaciones de continuidad y consolidación de elementos arquitectónicos originales al edificio.

    La arquitectura del palacio se entiende en este nivel de intervención desde el lenguaje que en palabras de Moneo, “habla también del tiempo, pero desde la cultura…” (3)

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual3

    En términos generales, entre reconstruir y partir de lo existente, se opta por esta segunda alternativa adoptando el espacio liberado por el derrumbe como oportunidad para entender la relación compleja entre pasado, presente y futuro.

    A partir de la tipología original del palacio -que ponía en relación la galería en forma de cruz con el patio y sus corredores laterales- la obra nueva se encarga de llenar el espacio liberado por el derrumbe de las construcciones originales, devolviendo al edificio su estructura espacial original.

    Representando simbólicamente un entramado de andamios, la intervención pone el énfasis en la condición temporal y dinámica de la recuperación patrimonial, haciendo alusión a una “obra en proceso”, y a la reversibilidad de las operaciones que sobre él se efectúan.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual4

    GRADO 2
    Niveles de intervención
    El segundo recupera los salones sur y oriente que acompañan las fachadas en primer y segundo nivel, reconstruyendo partes faltantes allí donde aún permanecen vestigios de molduras, estucos, revestimientos, etc. y dejando algunos de los antiguos salones en su condición de ruina actual, donde permanecen las albañilerías vistas con todo su poder evocador. La preciosa desproporción resultante del derrumbe se incorpora al proyecto, generando nuevas posibilidades de conocimiento de la condición material, estructural y espacial del Palacio.

    La dramática ausencia hace visible en esta operación todo aquello donde la construcción y la arquitectura se hacen mas porosos, frágiles y precarios.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual5

    Mediante un simple desplazamiento de las circulaciones desde el eje central hacia un anillo perimetral, se logra articular tanto el edificio nuevo y el antiguo como las áreas públicas y privadas y los programas de la DIBAM y del CMN.

    La propuesta aprovecha los distintos accesos originales del edificio, distribuyéndolos programáticamente: por San Martín se accede a la DIBAM y al auditorio; por Huérfanos lateral al CMN, dejando el acceso principal para el público y visitantes en general, estableciendo una suerte de continuidad entre el espacio público y el corazón del Palacio.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-comparacion plantas actual y propuesta

    Estos accesos diferenciados permiten organizar el programa DIBAM/CMN en dos hemisferios que se comunican puntualmente en función de las áreas del programa. La DIBAM ocupa el ala sur oriente; el CMN el ala sur poniente.

    A través de esta circulación perimetral, se accede a los programas públicos que ocupan barras transversales a todo el edificio y donde la galería en cruz -convertida en un dispositivo ambiental y climático para hacer mas eficiente el edificio desde el punto de vista energético- es el espacio de desahogo, de descanso y pausa.

    Isométrica

    Isométrica

    GRADO 3
    Niveles de intervención
    Por último, el tercer grado de intervención se refiere a las estructuras nuevas, las cuales mediante la proliferación de elementos de relativa esbeltez y ligereza van completando todos los intersticios dejados libres por el derrumbe, hasta construir una masa de elementos que contribuye también a contener el vacío de la galería en cruz que actualmente se diluye y desdibuja por la ausencia de uno de los cuadrantes que originalmente la contuvieron.

    Este “andamiaje” contiene un espacio singular vacío, un espacio a-programático de relación entre las distintas funciones que lo rodean y que establece una relación sutil y atmosférica entre la galería cruciforme convertida en jardín interior y el patio con sus galerías verticales.Hay una densidad alta de columnas de hormigón atiesadas por elementos diagonales los que sumados a los muros medianeros proporcionan la estructura sísmica del edificio.

     

    Axonométrica Explotada

    Fotoplanimetrías Gentileza LC Arquitectura

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-fotoplanimetria 1 disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-fotoplanimetria 4 disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-fotoplanimetria2 disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-fotoplanimetria3

    Memoria en CMN

    Con el primer trazado de la ciudad de Santiago, el terreno donde más tarde se levantaría el Palacio Pereira quedó en el límite poniente de la ciudad. Esta manzana fue plantada con viñas y mantuvo su uso agrícola hasta avanzado el siglo XVIII. Hacia 1793 los planos de Santiago muestran por primera vez la manzana dividida en seis solares. En 1872 don Luis Pereira Cotapos, compró la esquina norponiente de este terreno.

    Don Luis Pereira era hijo de José Luis Pereira, coronel del Ejército Libertador que se radicó en Chile. Su hijo fue un destacado hombre público, que sirvió los cargos de Diputado, Senador y Ministro de Relaciones Exteriores. Acumuló una considerable fortuna proveniente de explotaciones salitreras y propiedades agrícolas, la cual incrementó con las inversiones hechas en en la Viña Santa Carolina, fundada por él en 1875 y bautizada así en honor a su esposa, Carolina Iñiguez. El proyecto para la construcción del palacio en los terrenos recién adquiridos, fue encargado al arquitecto francés Lucien Henault, de brillante trayectoria en Chile.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual6

    Lucien Ambroise Henault llevó a cabo varias de las construcciones más características del Santiago de la segunda mitad del siglo XIX. Entre ellas se cuentan el Congreso Nacional, la Universidad de Chile, la casa del Almirante Blanco Encalada y el Palacio Pereira. Éste último es un edificio de estilo clásico, con elementos del renacimiento francés del siglo XVII, que da cuenta del eclectisismo imperante en la época.

    El palacio es un volumen de edificación continua. Se distingue por el acceso, que presenta un doble juego de columnas en sobrerrelieve, -de orden jónico en el primer piso y corintio en el segundo- y un frontón triangular con un motivo decorativo. Este diseño se repite en los módulos de todas las fachadas visibles. La composición de las ventanas diferencia claramente los dos pisos. Mientras arcos de medio punto rematan los vanos de la fenestración del primer piso, -protegida por rejas de fierro fundido de gran belleza y originalidad-, frontones triangulares y en segmento de arco decoran los dinteles de las puertas y ventanas del segundo piso, realzadas por el trabajo de forjas artísticas del balconaje.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual7

    En el interior, una galería en forma de cruz latina que remata en un patio, divide el primer piso en cuatro sectores de igual dimensión; ésta se destaca por constituir una solución única en la arquitectura chilena en la segunda mitad del siglo XIX. Tres de los brazos de esta galería tienen cubierta de vidrio sobre estructura metálica, a dos aguas. El brazo no cubierto conduce a un patio interior, alrededor del cual se distribuían las dependencias del servicio. En el primer piso, que albergaba los salones, comedores, biblioteca y sala de música, los paramentos y cielos están decorados con un fino trabajo de yesería. El segundo piso albergaba los dormitorios.

    Desde su edificación el palacio ha sufrido transformaciones y daños considerables. Doña Carolina Iñiguez, al parecer, modificó el interior dividiéndolo en varios departamentos y abrió dos nuevas puertas, una por la calle San Martín, y otra por la calle Huérfanos. Posteriormente el edificio estuvo en manos de diversos propietarios, los cuales hicieron serias transformaciones, y desde 1970 en adelante perdió gran parte de sus ricas molduras y pavimentos de mármol. Actualmente pertenece a la constructora Raúl del Río y Cía. y acusa un alto grado de deterioro, encontrándose en muy mal estado de conservación.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual8

    El 30 de diciembre del 2011, el Gobierno concretó la compra del Monumento Histórico Palacio Pereira, iniciando con ello el primer paso en la recuperación de este emblemático inmueble del centro de Santiago, que pasará a ser la nueva sede de la DIBAM y el CMN,  principales instituciones que velan por el patrimonio del país.

    El proyecto, que considera una inversión de $15.180 millones bajo un sistema de pago a suma alzada, contempla la restauración de la fachada y entrada principal del inmueble existente, cuya superficie es de 1.792 m2, y la reconstrucción de un sector de acuerdo a la arquitectura original. En el sector posterior–hoy destruido- se levantará un edificio en altura de líneas contemporáneas, de 4.675 m2 de superficie, que contrastará con el estilo neoclásico del palacio, dando especial relevancia a su valor.

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual10

    Los otros anteproyectos premiados fueron:

    Segundo Lugar, Tomás Prado Lamas y equipo.
    Tercer Lugar, Cristián Undurraga Saavedra y equipo.
    Menciones Honrosas, Pedro Alonso Zúñiga y Albert Tidy Venegas con sus respectivos equipos.

    Fotos de Fachada en Ruinas en Detalle

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual11 disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual12

    Fotos Demolición y Reconstrucción

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual13 disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual14 disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual15 disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-estado actual16

    Renders

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-biblioteca

    Biblioteca

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-cafeteria

    Cafetería

    disenoarquitectura.cl-palacio pereira-cecilia puga-galeria patio

    Galería Patio

    Interior

    Patio

    Sala de Estar

    Patio Interior en Cruz

    Vitrinas en Sala de Exhibiciones

    Cocina Casino y Pasillo de Exposiciones

    Pasillo de Exposiciones

    Hall Espera a Salas de Exposiciones y Oficinas

    Biblioteca

    Patio Interior

    Patio Interior

    Pasillos

    Sala de Exhibiciones

    Sala de Exposiciones Temporales

    Salón Segundo Piso

    Patio Interior (vacío visto desde arriba)

     

    Editado por Daniela Ivonne Carter

     

    Galería

    Más obras

    Cabañas de madera laminada, de bajo presupuesto y confortables, ubicadas en Ritoque, con vista al mar.

    Premiamos en el Concurso DAC Accesibilidad Universal 2017 este innovador e inclusivo proyecto, un espacio público de inclusión social, un […]

    Premiamos en el Concurso DAC Espacios de Luz 2017 la primera galería nocturna de Arte Urbano en Barrio Yungay. Una […]

    Premiamos en el Concurso DAC Accesibilidad Universal 2017 este innovador e inclusivo proyecto, el primer recorrido accesible en el mar, […]

    Referente estructural con un entramado de diagonales de acero, revestidas de hormigón. El nexo entre éstas y las losas se […]

    disenoarquitectura.cl