Restauración Palacio Pereira de Cecilia Puga

El Monumento Histórico Palacio Pereira, pasará a ser la nueva sede de la DIBAM y el CMN, principales instituciones que velan por el patrimonio del país, gracias al proyecto de recuperación patrimonial de este emblemático inmueble del centro de Santiago. El Proyecto busca potenciar el Palacio recuperado como elemento clave Patrimonial con un rol público relevante, razón por la que se busca albergar en el Palacio restaurado espacios esencialmente públicos y en el edificio nuevo, las oficinas de las instituciones, más salas culturales, hall de exposición, centro de documentación.

Autor: Cecilia Puga (UC) + Paula Velasco (UC/UK) + Alberto Moletto (UC/UK).
Arquitectos colaboradores: Nuno Castro Costas, Patricio Mardones, Gabriela Villalobos, Rebecca Emmons, Daniel Rodríguez, Francisca Navarro.
Arquitectos Especialistas en Patrimonio: Fernando Pérez Oyarzún, Alan Chandler (Inglaterra /RIBA).
Ingeniero Civil Estructural: Pedro Bartolomé (UC).
Ubicación: Esquina de San Martín c/ Huérfanos (1515).
Superficie construida: 1927,86 m2.
Mandante: CMN DIBAM.
Año proyecto: 2011-2012.
Materiales: Hormigón Armado.
Premios: 1er Lugar Concurso Arquitectura 2011 / 1er Lugar Concurso Anteproyecto de Arquitectura Restauración Palacio Pereira y Reposición Oficinas CMN y DIBAM.
Fotografías: Luis Cercós, Alberto Moletto, Gonzalo Martínez, Evelyn Briceño, Gentileza MOP, CMN.


Criterios de intervención: 
“En términos generales el proyecto considera la restauración de la edificación existente, reconstrucción del crucero central y la edificación de una obra nueva, en restitución del área desaparecida, utilizando una arquitectura contemporánea que respete la volumetría del edificio original y mantenga la especialidad del patio interior, conservando completamente su vacío”.

Arquitectura: Los espacios con mayor valor patrimonial del Palacio Pereira tendrán un rol esencialmente público dedicado a estudiantes, investigadores y público general. La obra nueva se plantea con materiales y tecnología contemporánea, tentativamente en hormigón armado.

Subterráneo (-1): Auditorio para 300 personas, espacios públicos relacionados (baños, circulaciones, etc).
1er Piso – zona Patrimonial restaurada Palacio Pereira: Biblioteca, Centro de Documentación, Cafetería, Galería de Exposición, baños públicos.
2do Piso – zona Patrimonial restaurada Palacio Pereira: Oficina de Director de DIBAM y Sala de reuniones, Oficinas DIBAM, Oficina de Secretario Ejecutivo de CMN y sala del Consejo, Oficinas CMN.

Edificio Nuevo
1er Piso: Oficinas CMN
2do Piso – Edificio Nuevo: Oficinas de CMN
3er Piso – Edificio Nuevo: Oficinas DIBAM
4to Piso – Edificio Nuevo: Oficinas DIBAM

Historia del Palacio: El Palacio Pereira fue construido como casa habitación de la familia de Don Luis Pereira Cotapos, connotado servidor público y hombre de empresa, sucesivamente, Diputado y Senador por la provincia de Talca y Canciller en 1891. Su arquitecto Lucien Ambroise Henault llegó a Chile contratado como arquitecto de Gobierno y es el autor -entre otros- de los planos de la actual Casa Central de la Universidad de Chile, del Teatro Municipal, del ex Congreso Nacional, etc. El Palacio Pereira constituye un documento de la expresión arquitectónica de esa época. En 1981 el Palacio fue adquirido por el Señor Raúl del Río Alfaro y poco después, declarado Monumento Nacional.

Características Arquitectónicas: El Palacio tiene 2.247 m2 construidos y dos plantas. Su estructura es de albañilería de ladrillo. La fachada principal por calle Huérfanos posee ventanas con arcos de medio punto y pilastras jónicas en el primer piso, ventanas de dintel recto y frontones triangulares o circulares se alternan en el segundo piso. La puerta principal, notablemente tallada, está enmarcada por 2 pares de columnas que sostienen un balcón, coronado por un gran frontón triangular. La fachada por calle San Martín es más extensa y homogénea en sus formas y repite los mismos elementos de la fachada principal. Existen 3 accesos. Digno de mencionar es el delicado trabajo en fierro forjado que protege las ventanas del primer piso, además los soportes de las ventanas son de mármol, material que antiguamente también decoraba parte de las fachadas. La planta del Palacio es única en Chile y se aleja del modelo hispano típico: se organiza en torno a una galería con forma de cruz latina, con techo vidriado y armazón de fierro fundido.

Descripción de los Arquitectos
La negociación entre preservación (el edificio como artefacto histórico) y habilitación (el constante ajuste entre lugar y necesidades humanas) está perfectamente identificado por Morris al inicio del SPAB. Morris celebraba la superposición de la necesidad social, pero esta apreciación estaba matizada por la forma en que era ejecutada –la pericia con que se introducían los ajustes son testamentos de la habilidad artística del hombre.  “Qué” se hacía, intrínsecamente incluía el “cómo” era hecho. El Concurso Palacio Pereira ofrece un punto de partida desde el cual intentar una reconciliación entre dos posiciones potencialmente antagónicas – conservación y renovación. El modo en el que estos dos conceptos se articulan en la intervención resulta crucial para inyectarle vida al edificio, envolviendo, protegiendo e incoporando su condición de ruina.
Extracto de: William Morris (1877) “The Society for the Protection of Ancient Buildings Manifesto”.

Oficinas: La negociación entre preservación (el edificio como artefacto histórico) y habilitación (el constante ajuste entre lugar y necesidades humanas) está perfectamente identificado por Morris al inicio del SPAB. Morris celebraba la superposición de la necesidad social, pero esta apreciación estaba matizada por la forma en que era ejecutada –la pericia con que se introducían los ajustes son testamentos de la habilidad artística del hombre. “Qué” se hacía, intrínsecamente incluía el “cómo” era hecho. El Concurso Palacio Pereira ofrece un punto de partida desde el cual intentar una reconciliación entre dos posiciones potencialmente antagónicas – conservación y renovación. El modo en el que estos dos conceptos se articulan en la intervención resulta crucial para inyectarle vida al edificio, envolviendo, protegiendo e incoporando su condición de ruina. Las dos posiciones –moderna y tradicional- inevitablemente se enfrentan en un punto físico, y este aspecto requiere del mayor cuidado. La “verdad” de una construcción es inherente a la arquitectura vernácula, tan valorada por Morris; sin embargo, la articulación de esta “verdad” se hizo efectivamente necesaria una vez que nuestras habilidades para camuflar la estructura y el material en función de objetivos simbólicos se generalizó.
La manipulación de la “verdad” en la construcción del Palacio Pereira de Lucien Ambroise Hénault’s no es menos teatral que la de John Nash o la de Schinkel: la expresión material y constructiva fue voluntariamente orquestada para lograr el telón de fondo de las elites de la época y no para expresar una recargada albañilería. Si hoy el Palacio es un escenario para la cultura que encarga su remodelación:

GRADO 1
Niveles de intervención
El proyecto establece 3 estrategias o grados de intervención. En primero considera la recuperación de aquellas piezas que constituyen el universo simbólico del Palacio, tales como la galería en cruz, sus fachadas hacia las calles San Martín y Huérfanos. Se propone recuperar zonas dañadas, estableciendo operaciones de continuidad y consolidación de elementos arquitectónicos originales al edificio. La arquitectura del palacio se entiende en este nivel de intervención desde el lenguaje que en palabras de Moneo, “habla también del tiempo, pero desde la cultura…” En términos generales, entre reconstruir y partir de lo existente, se opta por esta segunda alternativa adoptando el espacio liberado por el derrumbe como oportunidad para entender la relación compleja entre pasado, presente y futuro. A partir de la tipología original del palacio -que ponía en relación la galería en forma de cruz con el patio y sus corredores laterales- la obra nueva se encarga de llenar el espacio liberado por el derrumbe de las construcciones originales, devolviendo al edificio su estructura espacial original. Representando simbólicamente un entramado de andamios, la intervención pone el énfasis en la condición temporal y dinámica de la recuperación patrimonial, haciendo alusión a una “obra en proceso”, y a la reversibilidad de las operaciones que sobre él se efectúan.

GRADO 2
Niveles de intervención
El segundo recupera los salones sur y oriente que acompañan las fachadas en primer y segundo nivel, reconstruyendo partes faltantes allí donde aún permanecen vestigios de molduras, estucos, revestimientos, etc. y dejando algunos de los antiguos salones en su condición de ruina actual, donde permanecen las albañilerías vistas con todo su poder evocador. La preciosa desproporción resultante del derrumbe se incorpora al proyecto, generando nuevas posibilidades de conocimiento de la condición material, estructural y espacial del Palacio. La dramática ausencia hace visible en esta operación todo aquello donde la construcción y la arquitectura se hacen mas porosos, frágiles y precarios. Mediante un simple desplazamiento de las circulaciones desde el eje central hacia un anillo perimetral, se logra articular tanto el edificio nuevo y el antiguo como las áreas públicas y privadas y los programas de la DIBAM y del CMN. La propuesta aprovecha los distintos accesos originales del edificio, distribuyendo éstos programáticamente: por San Martín se accede a la DIBAM y al auditorio; por Huérfanos lateral al CMN, dejando el acceso principal para el público y visitantes en general, estableciendo una suerte de continuidad entre el espacio público y el corazón del Palacio. Estos accesos diferenciados permiten organizar el programa DIBAM/CMN en dos hemisferios que se comunican puntualmente en función de las áreas del programa. La DIBAM ocupa el ala sur oriente; el CMN el ala sur poniente. A través de esta circulación perimetral, se accede a los programas públicos que ocupan barras transversales a todo el edificio y donde la galería en cruz -convertida en un dispositivo ambiental y climático para hacer mas eficiente el edificio desde el punto de vista energético- es el espacio de desahogo, de descanso y pausa.

GRADO 3
Niveles de intervención
Por último, el tercer grado de intervención se refiere a las estructuras nuevas, las cuales mediante la proliferación de elementos de relativa esbeltez y ligereza van completando todos los intersticios dejados libres por el derrumbe, hasta construir una masa de elementos que contribuye también a contener el vacío de la galería en cruz que actualmente se diluye y desdibuja por la ausencia de uno de los cuadrantes que originalmente la contuvieron. Este “andamiaje” contiene un espacio singular vacío, un espacio a-programático de relación entre las distintas funciones que lo rodean y que establece una relación sutil y atmosférica entre la galería cruciforme convertida en jardín interior y el patio con sus galerías verticales.Hay una densidad alta de columnas de hormigón atiesadas por elementos diagonales los que sumados a los muros medianeros proporcionan la estructura sísmica del edificio.

Los otros anteproyectos premiados fueron:
Segundo Lugar, Tomás Prado Lamas y equipo.
Tercer Lugar, Cristián Undurraga Saavedra y equipo.
Menciones Honrosas, Pedro Alonso Zúñiga y Albert Tidy Venegas con sus respectivos equipos.

 

Para mayor información:
Lee la Memoria CMN Palacio Pereira
Descarga las Láminas del Concurso Público en los siguientes links:
Lam 01_Palacio Pereira
Lam 02_Palacio Pereira
Lam 03_Palacio Pereira

 

Tags

Alberto Moletto, Cecilia Puga, Nueva Sede CMN, Nueva Sede Dibam, Nueva Sede Dibam y CMN, Palacio Pereira, Patrimonio Santiago, Paula Velasco, Restauración Palacio Pereira