disenoarquitectura.cl-Olafur-Eliasson

Olafur Eliasson

disenoarquitectura.cl-Olafur-Eliasson-Moss_wall

Moss Wall 1994

disenoarquitectura.cl-Olafur-Eliasson-Stardust_particle

Stardust Particle 2016

disenoarquitectura.cl-Olafur-Eliasson_your_spiral_view

Your Spiral View 2002

disenoarquitectura.cl-Olafur-Eliasson-Ice_watch

Ice Watch, Paris 2015

disenoarquitectura.cl-Olafur-Eliasson-1

Your Uncertain Shadow 2010

Retrospectiva de Olafur Eliasson en la Tate Modern

El domingo por la noche, el fundador del Partido Popular Danés de extrema derecha y actual presidente del Parlamento danés, explicó la pérdida de tres escaños del DPP en el Parlamento Europeo debido a los “tontos del clima” (klimatosser, en danés). No hace falta decir que este comentario atrajo respuestas vigorosas en las redes sociales. Con humor y creatividad, los daneses han abrazado el término, identificándose fácilmente con su nueva identidad tonta climática. Curiosamente, el insulto contiene una verdad no intencionada: para responder adecuadamente a la actual emergencia climática, debemos actuar de manera imprudente ante los ojos de quienes hacen negocios como de costumbre.

Las normas que solíamos cumplir, las verdades de ayer ya no prometen un futuro glorioso de crecimiento, acumulación de riqueza y consumo. Y solo aquellos lo suficientemente valientes como para ser tontos del clima, para trascender lo que era normal y lo que definió nuestras vidas y nuestras sociedades no hace mucho, para convertirnos en activistas del clima en formas grandes y pequeñas, son los que lo entienden.

Yo mismo me estoy convirtiendo en un tonto del clima, y ​​con orgullo. Como artista conozco bien el sentimiento de insensatez. En el arte, la insensatez es la condición que nos permite sentirnos desestabilizados, mirarnos a los ojos, abrazar la incertidumbre, la otredad y las ideas que trascienden nuestras vidas individuales. No solo ser tontos, sino encontrarnos en esta tontería, sugiere la base de un nuevo movimiento, un nuevo “nosotros” europeo y verde: Olafur

Fuente: www.olafureliasson.net

La retrospectiva del artista islandés, nacido en Copenhague, Olafur Eliasson: In Real life se inaugurará el 11 de julio de 2019 y permanecerá en la Tate Modern hasta el 5 de enero de 2020, ofreciéndonos una oportunidad única de entrar y explorar el mundo envolvente y sensorial de este artista de fama mundial.

La exposición individual de Eliasson recorrerá sus 30 años de carrera, mostrándonos sus primeras instalaciones y también las esculturas y pinturas más recientes.

Por primera vez, se examinarán las colaboraciones realizadas por Eliasson en campos como la sostenibilidad, la emigración, la educación y la arquitectura, en un experimento interesantísimo para ver como la práctica artística del danés se yuxtapone con otras disciplinas.

Cada instalación abarcará un tema clave en la carrera de Eliasson. De esa forma, podremos conocer sus primeras investigaciones sobre el espacio, el movimiento y los fenómenos naturales, un ejemplo es Moss Wall 1994, con líquenes originarios de Islandia, e interactuar con sus actuales instalaciones de luz, color, geometría, percepción y participación, como Stardust Particle 2016.

Otras instalaciones como Your Spiral View 2002 y Your Uncertain Shadow 2010 pondrán a prueba nuestra percepción mediantes reflejos y sombras. Estas dos obras reflejan el principio básico del artista de «verte a ti mismo sintiendo». A medida que los trabajos nos revelan los mecanismos detrás de su propia creación, se nos invita a considerar los procesos físicos y psicológicos que determinan nuestra forma de percibir el mundo y a tomar consciencia de que la realidad es relativa.

La exposición también contará con un espacio que explora el profundo compromiso de Eliasson con los problemas sociales y ambientales. Aquí podremos conocer proyectos como Little Sun, lámparas y cargadores de energía solar diseñadas para comunidades sin acceso a la electricidad o Green Light – An Artistic Workshop, en el que refugiados y solicitantes de asilo junto con miembros del público construyen lámparas de luz verde y participan en un programa educativo complementario. Sin olvidar Ice Watch, una instalación con hielo glaciar de Groenlandia que pretende hacer tomar conciencia contra el cambio climático.

Los recientes trabajos arquitectónicos de Eliasson también estarán presentes en la exposición, incluyendo el proyecto Fjordenhus en Dinamarca.

El trabajo y las instalaciones de Eliasson se instalarán también en la terraza exterior de la Tate Modern, donde artista diseñó un menú especial para el evento, basado en productos orgánicos, vegetarianos y de origen ético que son fundamentales en la cocina de su estudio en Berlín, donde los integrantes de su equipo comparten diariamente.

Imágenes gentileza de Olafureliasson.net

Tags

Arte, movimiento, olafur eliasson, Olafur Eliasson Studio, Tate Modern