Termas Geométricas de Germán del Sol

Para muchos, las mejores termas de Chile. Naturaleza virgen en todo su esplendor, desde el acceso por una larga pasarela de madera entre frondosa vegetación autóctona, hasta una cascada de agua (fría) al lado de los 16 pozones con aguas a distintas temperaturas (35-42 ºC y 86°C). Y toda esta maravilla metida en una gran quebrada de 500 metros de profundidad dentro del Parque Nacional Villarrica. Son muchos los visitantes que describen este lugar como algo memorable y único.

Autor: Germán Del Sol
Jefe de Obra: Eliseo Barriga
Ubicación: Coñaripe, Panguipulli, Los Ríos Region, Chile
Colaboradores: José Luis Ibáñez, arquitecto; Carlos Venegas, artes gráficas
Superficie terreno: 500 há
Superficie construida: 830 m2 (pozones), 382 m2 (pasarelas)=1280.0 m2 aprox.
Mandante: Del Sol, Rosembluth y Cía. Ltda.
Constructora: José Luis Ibáñez, Eliseo Barriga
Cálculo: Fernando Del Sol
Instaladores: Asesor: Sanitary Consultant, Francisco Cervantes
Año proyecto: 2002 – 2003
Año construcción: 2009
Materiales: Pozones de hormigón armado empotrados en roca y revestidos con piedra laja de la zona; pasarelas y terrazas de coihue con pilares de 6” x 10” y tablas de 2” x 8” en barandas y piso, impregnados con cabot satín rojo de Chilcorrofin; quincho de estructura de madera de coihue entarugada y ensamblada con pilares de 6” x 10” por 6 m, tijerales de 3” x 10” por 5 m y cubierta de pasto sobre tablones con membrana asfáltica impermeabilizante; baños y camarines con estructura, revestimiento y lockers de madera de coihue; distribución de agua termal por tubería de polipropileno y canoas de tablones de coihue, traslapados y sellados con pavilo; sillas y bancas de troncos tallados con motosierra y fogón de tablas de 1” x 3” amarradas con cadenas de madera entarugada.
Presupuesto: 40 UF/ m2 (US$ 1.400/ m2)
Premios: Premio Nacional de Arquitectura 2006
Fotografías: Guy Wenborne, Germán del Sol, Felipe Vera, Patty Santini y las indicadas en sello de agua.

Las termas geométricas se encuentran en Chile, en el Parque Nacional de Villarrica, con una extensión de  63 mil hectáreas que se extiende a lo largo de Curarrehue, Panguipulli, Pucón y Villarrica.

Bañarse en una terma, tal vez sea la mejor actividad que se puede hacer al aire libre con gusto todos los días del año, porque está en su plenitud en el frescor del bosque si es verano, o si amanece, llueve, nieva, o empieza a oscurecer; las Termas Geométricas aprovechan sesenta y tantas fuentes de pura agua caliente termal, que suman más de 15 litros por segundo y que brotan naturalmente a 80° de temperatura, en una quebrada antes inaccesible, en medio de los bosques nativos del Parque Nacional Villarrica, en el kilómetro 13,5 del camino que cruza el parque entre Coñaripe y Pucón. Para bañarse a gusto, se tallaron 20 pozones a lo largo de 450 metros de quebrada, en medio de la naturaleza brutal, a los que se llega por una pasarela de madera de coigüe teñido de rojo; una rampa continua sin peldaños, que permite recorrer la quebrada con confianza, y dispersarse entre los pozones, para elegir un rincón más o menos privado para bañarse, sin tropezar de noche gracias a la luz de las velas, ni resbalar en el hielo o la nieve que se derriten con el agua termal que entibia la pasarela corriendo por debajo en unas canoas de madera que la distribuyen a todos los pozones. Hay un quincho construido con pura madera de coigüe ensamblada, sin clavos, invita a sentarse a conversar después de bañarse, en un espacio cubierto y tibio, alrededor de un gran fuego abierto. Esta experiencia quizá llega a su esplendor, porque la arquitectura de lo construido, tosca y precisa, permite despreocuparse, y gozar el placer de bañarse o mirar. La geometría destaca lo que es natural, y lo separa de lo construido. Esta arquitectura distingue al lugar, y quizá lo hace irrepetible.”

Germán del Sol

Este lugar fue creado para disfrutar y contemplar la naturaleza, desde recorridos pausados, zigzagueantes y emergentes que van de piscina en piscina, quebrándose, para definir espacios más íntimos que se asoman entre quiebres, en puntos de avistamiento y piscinas, donde simplemente el visitante se conecta con el paisaje.

Descripción del arquitecto

El proyecto consiste en habilitar unas fuentes de agua caliente termal que brotan naturalmente en una quebrada casi inaccesible, en medio de los bosques nativos del Parque Nacional Volcán Villarrica, en el camino de Coñaripe a Pucón.
Son sesenta y tantas fuentes termales que suman más de 20 litros por segundo a unos 80 ° C de temperatura.
Esta zona es muy visitada, y tiene entre otras cosas, muchos hoteles, cabañas y casas donde alojar.
Bañarse en una terma, tal vez sea la mejor actividad que se puede hacer al aire libre, con gusto y en plenitud, todos los días del año en el frescor del bosque, o cuando llueva, nieva, o empieza a oscurecer.
Para bañarse a gusto, se tallaron 20 pozones a lo largo de 450 metros de quebrada, en medio de la naturaleza brutal, a los que se llega por una pasarela de madera, una rampa continua sin peldaños, que permite recorrer la quebrada con confianza, y dispersarse entre los pozones, para elegir un rincón mas o menos privado para bañarse, sin tropezar de noche, o resbalar con el hielo del invierno, porque la pasarela está templada con el agua termal que corre por debajo en una canoa de madera que la distribuye a los pozones.
Cerca de ellos hay terrazas para descansar, baños a prueba de toda sospecha, y lugares para cambiarse con vistas al bosque que los rodea.
Hay un quincho, un espacio cubierto para sentarse a mirar en silencio, o a conversar alrededor de un gran fuego abierto, rodeado de terrazas para tomar sol.
La Terma Geométrica permite experimentar la seducción primitiva de purificarse con agua o encendiendo fuego, y dejarse llevar por su constante movimiento que retiene y calma.
Esta experiencia quizá llega a su esplendor, porque la arquitectura de lo construido tosca y precisa, permite despreocuparse y gozar el placer de bañarse o mirar, por no dejar no más.
La geometría destaca lo que es natural, y lo separa de lo construido.
Esta característica distingue a este lugar, y quizá, lo hace irrepetible para bien.

El recorrido: 
Existen 2 tipos:

  • Uno de mayor proximidad con los bordes, en el que la menor amplitud de la pasarela provoca una circulación de mayor velocidad, sin pausas.
  • Uno en el que se circula de manera alternada, quebrándose entre los pliegues del río, buscando una manera de ir descubriendo el paisaje a medida que se recorre y generando permanencias asociadas a los bordes, sin llegar a romper la circulación central.

Las piscinas: Las pasarelas de madera, teñidas de un intenso rojo hacen destacar más aún el paisaje, se internan en la montaña, suaves, sin escalones que interrumpan el recorrido. Van dando acceso a las piscinas, que se sitúan a ambos lados, y de las que sólo se utilizan 17 para inmersión. Las demás, con 86° promedio, regulan la temperatura del resto por sistemas de compuertas y exclusas. De este modo, el agua es puramente termal porque sólo se enfría con el ambiente. No existe ninguna instalación eléctrica en este proyecto, es toda pura naturaleza.
Por la noche, se encienden 300 velas que rodeando las piscinas iluminan todo el lugar. Se crea así un ambiente donde el silencio y el paisaje vibrante fascinan y emocionan al visitante.

El quincho: Lugar donde reunirse alrededor de un gran fuego abierto, donde sentarse, conversar y disfrutar de una bebida caliente, donde intercambiar experiencias con otros viajeros.

Referentes.

Isla de Naxos, en Grecia.
Cuenta Germán del Sol, en una entrevista para la revista “30-60 cuaderno latinoamericano de arquitectura” en mayo del 2013, por  Pablo Ocampo Failla que al llegar al lugar del proyecto:

Nos encontramos con un lugar que estaba completamente inundado por la naturaleza. Una quebrada de 500 metros que tenía unas fuentes de agua termales, de las cuales había algunas a la vista y otras escondidas. La quebrada estaba llena de troncos, ramas, como si la propia naturaleza tapara su riqueza. Había que limpiar el lugar para llegar al fondo de la quebrada y encontrar las aguas, pero limpiarlo en busca de un cierto orden. Por eso limpiamos con carretilla y no con máquina, con la misma delicadeza con que un arqueólogo busca un cántaro para no romperlo. Y así descubrimos los muros de piedra, las fuentes, y la base del estero.

 Sin embargo, después de un año nos encontramos que tras la limpieza, el lugar se había convertido en un peladero que no sugería nada específico. La primera tentación fue hacer unos colectores entre el río y las fuentes termales. La idea inicial era hacer una separación para recoger las fuentes termales y luego hacer unos pozones que parecieran rincones naturales. 

En medio de estas decisiones hice un viaje a Grecia para visitar la isla de Naxos, donde había unas tumbas que se llaman precisamente las tumbas geométricas, construidas hace aproximadamente 5000 años. Nadie sabía cómo llegar ni donde estaban. Nos mandaron a unos cerros, que resultaron ser unos cerros llenos de piedra y de repente en medio de un pedregal me encuentro con unos círculos de mármol en el suelo. Unos círculos perfectos con unas tabletas de mármol levantadas a medio metro de alto.

El efecto era increíble, en medio de esa naturaleza la geometría era el signo inmediato de la obra humana. De ahí en adelante ese fue el objetivo de las termas geométricas. Sin embargo, sabíamos que no necesitábamos definir previamente la forma exacta de la geometría de las piscinas ni de las pasarelas, sino que ello se definiría directamente en la obra. La geometría tal como dice Saint-Exupery, implica tener un objetivo pero al mismo tiempo implica dar una serie de rodeos para retomar el camino hacia el objetivo.”

Germán del Sol

Arquitectos nórdicos. Alvar Aalto y Wright .
“Yo copié la fluidez espacial de Wright, el espacio que no se termina, que no tiene un final, que es continuo, ojalá sin puertas ni divisiones. En Alvar Aalto tú te mueves porque hay un atractivo de luz y de cambio del espacio, sin necesidad de que haya signos ni tampoco electrónica. La interioridad de Alvar Aalto que yo trato de copiar es aquella que carga el espacio de potencia […] no tiene nada que ver con otras tendencias que yo las encuentro muy respetables, pero que tienden al cubo. Un cubo que además no tiene interioridad. Un cubo que es una escultura que se hace para que se vea y se fotografíe, pero que no tiene ninguna experiencia desde el momento en que ves la foto y ya sabes todo. El espacio de Alvar Aalto es inacabable. Yo he visitado sus casas, y la casa más modesta te deja con la boca abierta. La obra es cien mil veces más que la foto.”

Germán del Sol

Tags

germán del sol, termas coñaripe, termas de coñaripe germán del sol, termás geométricas, termas geométricas germán del sol

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha