Elige Fuente


Viviendas de Carabanchel en España de José Cruz Ovalle

101 viviendas de protección oficial en el madrileño Ensanche de Carabanchel, diseñadas por José Cruz Ovalle en colaboración con Enrique Nuere y Juan Luis Rodríguez Pineau.

Autor: Carabanchel, Madrid, España
Equipo profesional: José Cruz Ovalle, Juan Luís Rodriguez Pineau, Enrique Nuere
Ubicación: Calle Catedral de Santiago de Compostela 1, Madrid, España
Colaboradores: Enrique Nuere y Juan Luís Rodriguez Pineau
Mandante: EMVS Madrid (Promotora)
Constructora: Ferrovial-Agromán S.A
Año proyecto: 2006
Año construcción: 2007-2008
Materiales: Albañilería, Hormigón, Vidrio, Yeso.
(Presupuesto de Adjudicación 7.433.869 €)
Publicaciones: Arcdog, Arquitectura Viva, Clarín ARQ.
Premios: José Cruz Ovalle: Premio Nacional de Arquitectura 2012
Fotografías: Arcdog, Arquitectura Viva, Wikimedia.

El conjunto de viviendas planteó romper la manzana cerrada a partir de la diagonal y relacionarse con el contexto a través de jardines intersticiales. Alberga 101 viviendas y en planta, está diseñado en forma de Z con fachadas sinuosas y onduladas que permiten tener doble o triple orientación solar. La conexión entre las viviendas es a través de senderos que recorren las zonas comunes, los que poseen ciertos desniveles tratados con rampas sinuosas, fluidas y limitadas con muretes de altura variable y descendente hacia los puntos de encuentro. Este cuerpo en forma de Z, define tres bloques, el principal posee 6 pisos más sótano y es ligeramente curvo y los otros dos bloques menores tienen 4 pisos de viviendas de bajo costo, dando cabida a un total de 101 viviendas, conocidas como viviendas protegidas. Estas normalmente son destinadas a taxistas, bancarios, médicos y obreros de la construcción y se sitúa en un área de espacialidad muy abierta y sobre elevada y en contraste al entorno típico del resto de la capital española. La altura de los edificios, varía según su posición dentro del conjunto, para permitir el paso de la luz solar al interior. Las zonas comunes y de acceso a los portales de vivienda es de 2.106 metros cuadrados, con áreas ajardinadas. Para que este orden de variación se multiplique y se potencie, el perímetro de la masa construida fue flanqueado mediante un conjunto de jardines que acompasan el ritmo de su ondulación.

“Una constelación de muretes dibujan el borde de los jardines, originando las rampas de acceso y la delimitación de los pavimentos. Además, estos expanden la ondulación a la manera de un eco. Los jardines prolongan naturalmente al parque y recogen los desniveles del terreno, otorgando privacidad a las casas de planta baja”.

Un edificio está compuesto por:
20 apartamentos de 1 dorm – 44,74m²   (118.096 €)
55 apartamentos de 2 dorm – 53,38m²  ( 133.923 €)
18 apartamentos de 3 dorm – 65,55m²   (137.886 €)
4 apartamentos de 4 dorm – 76,40m²    (156.350 €)
4 viviendas de 2 dormitorios adaptados.
Los accesos a los edificios son mediante escaleras y rampas.

Materialmente, Cruz Ovalle complementó su espacialidad de la manzana abierta en variación con sus formas curvas y dimensión táctil mediante el uso del ladrillo.

“Ladrillos de suave tonalidad cruda, no homogéneos entre sí, a fin de producir una suerte de vibración de la masa edificada para otorgarle cierta levedad. Se trata de lo opaco y lo vibrante”.

Cabe esclarecer que el proyecto propone para las viviendas doble y triple orientación (las que ocupan los extremos), a fin de conseguir una doble o triple profundidad en el espacio interior de las casas. Y abriéndose todas ellas hacia fachadas opuestas.

“Esta estrategia busca diferencias y matices en los grados de iluminación y asoleamiento en los distintos frentes permitiendo las ventilaciones cruzadas, que son importantísimas para el clima de Madrid durante la mayor parte del año”, señala el autor.

Al mismo tiempo, este planteo permite generar vistas muy distintas entre sus diferentes caras. Las orientaciones también fueron planteadas de este modo para dotar al espacio de una estructura que permaneciera durante el tiempo e independiente de posibles reformas. En las unidades, que tienen entre uno y cuatro dormitorios, toda la tabiquería interior puede modificarse, ya que no hay elementos estructurales salvo en sus perímetros.

“Se intentaron crear así interiores en que la doble o triple profundidad ofrecieran una diversidad que se refleja entre lo soleado, lo iluminado y lo sombreado, tanto de las fachadas como en los recintos interiores”.


Se han instalado colectores que facilitan el aprovechamiento de la energía solar. Por su forma semiesférica, reciben siempre la radiación del sol, sin necesitar una orientación determinada. Ocupan poco espacio y su montaje es sencillo, ahorrando tiempo. Están formados por materiales plásticos, por lo que están libres de corrosión. Para Cruz Ovalle, la originalidad descansa en el planteo pero no en el uso de los materiales empleados, que es básicamente la tradicional albañilería cerámica, el hormigón y el yeso: “Se trata de un nuevo espacio pero construido con los materiales de siempre. Esto es lo opuesto a gran parte de lo que se hace hoy en día, con nuevos productos o con otros sacados de contexto, pero que mantienen el concepto de manzana cerrada”.

A la hora de encarar su programa, el autor tuvo en cuenta la “idiosincracia española”, que entiende el espacio desde los recintos, como la cocina, el dormitorio, el estar: “Es una tradición latina que proviene de la ancestral casa romana, una casa de cuartos, que vive los espacios a partir de la compartimentación”. El proyecto persigue “un traspaso entre la naturaleza y la edificación”

 

Tags

José Cruz Ovalle, Viviendas Carabanche en España, Viviendas Carabanchel, Viviendas Carabanchel en España de José Cruz Ovalle, Viviendas de José Cruz Ovalle en España

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha