Casa Klotz de Mathias Klotz

Esta casa fue uno de los primeros proyectos que el arquitecto realizó hace 23 años, por encargo de su madre.

 

Arquitecto: Mathias Klotz
Mandante: Isabel Germain
Ubicación:
Playa Grande, Tongoy, Coquimbo
Coordenadas: 30°18’1.43″S / 71°32’47.67″O)
Ingeniero: Jaime Frerk
Año de construcción: 1991
Superficie terreno: 5700 m2
Superficie construida: 99 m2
Publicación:
Dezeen, decoratrix
Fotografía: Roland Halbe

Ubicada en la costa de Tongoy, a 430 km al norte de Santiago, con un concepto simple, se mimetiza con el entorno, con un aspecto de cubo abandonado, perfectamente habitable.

Se compone mediante el diseño de una caja rectangular de 6 x 6 x 12 metros, con un área central de doble altura y ventanales de suelo a techo cuya vista está dirigida hacia al mar, para su contemplación, con distintas dependencias hacia ambos costados, en las áreas laterales.

El acceso se realiza por una fachada ciega por una única puerta y estrecha, a la que se llega a través de una rampa que está elevada unos 30 cms. del suelo, para salvar el desnivel y las irregularidades del terreno.

El suelo del salón se prolonga hacia el exterior formando una plataforma elevada sobre el terreno, que funciona como deck o terraza de la vivienda.

La vivienda fue concebida como casa de veraneo, por lo que cuenta con un mobiliario básico y sencillo, adecuado a la humedad del clima costero.

Toda la casa fue construida con tablones de madera de pino tintado al agua en blanco, pero con el transcurso de los años, se ha teñido de color arena.

En la planta baja, a la izquierda se encuentra la cocina y una habitación pequeña; a la derecha, un dormitorio que posee un entramado de vigas en el techo y los dos cuartos de baño.

El acceso a la planta de arriba se realiza a través de una escalera que parte desde la puerta de entrada. En el piso superior se ubican dos dormitorios simétricos, uno en cada ala, que gozan de una increíble vista hacia el mar, gracias a las terrazas cúbicas que se abren hacia el exterior.

Memoria del arquitecto
La Casa Klotz, que en realidad debiera haberse llamado Casa Germain me la encargó mi madre, que a los de 48 años de edad, heredó algún dinero de su madre y me pidió que le construyera una casa en la playa.

Este era un sueño incumplido por mi padre, del que se había separado hacía poco tiempo.

Con un presupuesto de US $ 20.000 y un sitio en una playa deshabitada, de difícil acceso, pensé en hacer una especie de refugio, que fuera de bajo costo, poca mantención y fácil de habitar y deshabitar.

Lo dibujé en un avión, en una hoja de matemáticas de medio por medio centímetros e hice un modelo a escala que aún conservo.

Este modelo se lo presenté a mi madre, ella lo aprobó y no volvió al lugar hasta que toda la estructura ya estaba en pie.

Afortunadamente le pareció bien y la terminamos tal como se dibujó, sin ningún cambio.

(Hasta ahora, es la única obra que he realizado sin cambios).

El 17 de septiembre de 1991, para el cumpleaños número 49 de mi madre, inauguramos la obra en medio de una inusual tormenta que dejó la casa tan mojada por fuera como por dentro. Fue una especie de bautismo.

Desde entonces a la fecha hemos ido todos los años a veranear a este refugio, además de una serie de feriados largos durante el año.

Respecto de la importancia de esta casa, debo reconocer que al margen de las publicaciones y el reconocimiento, me sirvió y me sigue sirviendo como tanto como punto de partida como punto de llegada en la medida que representa para mí lo esencial que una obra debe contener.

Tags

Casa de Mathias Klotz en Tongoy, Casa Klotz, Casa Klotz en Tongoy, Klotz House, Mathias Klotz

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha