disenoarquitectura.cl-Centro Cultural Aucar_Edward Rojas y Jonas Retamal-parque botanico

Contexto: Parque Botánico Isla Aucar.

disenoarquitectura.cl-Centro Cultural Aucar_Edward Rojas y Jonas Retamal-foto02

Interior Centro Cultural Isla Aucar

disenoarquitectura.cl-Centro Cultural Aucar_Edward Rojas y Jonas Retamal-foto13

Interior Centro Cultural Isla Aucar

disenoarquitectura.cl-Centro Cultural Aucar_Edward Rojas y Jonas Retamal-foto08

Centro Cultural Isla Aucar

Centro Cultural Aucar de Edward Rojas + Jonas Retamal

Esta obra de Edward Rojas en conjunto con Jonas Retamal está construida integralmente en madera y la reinterpreta de manera contemporánea. Los austeros volúmenes tradicionales de tejuela y el fogón nacen para acoger las actividades culturales que desarrolla la Agrupación Folklórica de Aucar, con actividades tales como el baile y el canto.

Autor: Edward Rojas y Jonas Retamal
Ubicación: Aucar, Quemchi, Chiloé.
Superficie construida: 198.00 m2
Mandante: Agrupación Folclórica de Aucar (José Paillaleve)
Año proyecto: 2003
Año construcción: 2003-2012
Materiales: Madera
Publicaciones: Isla Aucar, la Isla de las almas navegantes por Callo Velasquez / Chiloé, un mundo diferente por Leo Mendoza
Premios: Selección XIV Bienal de Arquitectura de Santiago / Premio Nacional de Arquitectura 2017
Fotografías: Edward Rojdas, Jonas Retamal, Leo Mendoza, Toño Garrido, Florencio Castillo, Usuarios Anónimos de Panoramio y Mapio

Quemchi, llamada también “Comuna de Los Mil Paisajes”, se ubica en la costa norte de la isla de Chiloé, entre las comunas de Ancud y Dalcahue, a 144 Km de Puerto Montt y a 1167 Km de Santiago de Chile. Para acceder a la localidad desde Ancud por la ruta 5 Sur, al llegar al cruce Degañ, debe virar a la izquierda y a 22 Km se encuentra Quemchi.
Mientras que Aucar es una isla pequeña, de no más  de 200 metros de diámetro, ubicada a 6 Km. al sur de Quemchi y es un territorio rodeado de mar alrededor que está muy cerca de territorio firme donde la marea permite que por lapsos de tiempo ésta esté unida a tierra firme, permitiendo la conexión directa caminando, pero cuando sube la marea, la isla se separa, siendo sólo posible acceder a ella a través de Puerto Fernández (camino de ripio) que conduce a un puente de listones de madera, donde se puede contemplar la costa interior.

En la Isla Aucar, podemos encontrar un Circuito Cultural Medioambiental que incluye una Iglesia, un Cementerio y un Parque Botánico. Este último contiene tiene todas las flores y arboles nativas y de la zona templada de la Isla de Chiloé con ayuda de varias escuelas, entre ella la escuela rural de Aucar. Este proyecto fue ejecutado por el Conjunto Folklórico de Aucar. En el circuito cultural y medio ambiental de Aucar se puede encontrar:

  • Chilco Blanco
  • Canelo
  • Luma
  • Tepú
  • Olivillo
  • Avellano
  • Quistal

En términos de fauna, existe una reserva de cisnes de cuello negro, pato silvestres, martín pescador, entre otros.

El puente de madera nativa por el cual se accede a la Isla Aucar, tiene 500 metros de longitud y 2 metros de ancho. Fue construido en los años ’80 para que en cualquier momento se pueda atravesar el mar y llegar a la isla en tiempos de baja y marea alta. Es usado con poca frecuencia, se utiliza mayormente en las celebraciones religiosas y funerarias que se realizan en la Iglesia y Cementerio, por los residentes de Quemchi y alrededores y aquellos visitantes que se enteran de su existencia.

A esta Isla , Francisco Coloane, nacido y criado en la zona,  bautizó bajo el nombre de “Isla de las almas navegantes”comparándola con un lugar lleno muertos enterrados a la espera de un barco, ya que en ella se encuentra un cementerio donde descansan todos los seres queridos, que nacieron y murieron allí, es así como la isla es una especie de centro ceremonial en memoria de todos ellos.

“En esta isla se reúnen lugareños los días 23 de Septiembre para celebrar a a Jesús Nazareno, así como también al día siguiente,  los días 24 de Septiembre en una fiesta que celebra a la Virgen, congregando a muchas personas para su procesión y Eucaristía. Esta tradición se mantiene desde el año 1786 y año a año, la comunidad que pertenece a la Parroquia de Quemchi, celebra la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, desde que los Padres Jesuitas trajeron a Chile la imagen de la Virgen hace algunos siglos.  La tradicional celebración no sólo reúne a muchos fieles de Aucar y Quemchi, sino también de otros sectores de la comuna.  La procesión, es caracterizada por la presencia de los “tres supremos” quienes van acompañados de quienes llevan el estandarte de la Merced, personas elegidas por la misma comunidad. Luego después se celebra una misa en la Capilla, para terminar compartiendo el fraterno en el hogar del “supremo principal del año donde pueden seguir celebrando hasta tarde de la noche” “conforme cuenta Alicia Paillaleve Quinan, quien es parte de la organización de esta fiesta religiosa.

En estas celebraciones la Agrupación Folclórica de Aucar se reúne y da tributo a la Virgen, así como en tantas otras ocasiones y son quienes han impulsado junto a la Municipalidad proyectos de infraestructura en la Isla. Gracias a su ayuda, en época estival, existe una caseta turística orienta a  visitantes sobre la serie de actividades que se realizan en la Isla Aucar y en Quemchi. Esta caseta también es utilizada como un centro de venta de artesanías confeccionadas en el lugar por la comunidad en distintos talleres, además del resto de instalaciones pertenecientes al Circuito Cultural y Medioambiental de Aucar, la renovación del puente de madera  y hace un par de años el Centro Cultural de Aucar que se proyectó en el año 2003 cuando José Paillaleve, Presidente de la Agrupación Folclórica de Aucar donó los terrenos donde actualmente se encuentra emplazado y fue financiado en una primera etapa por el PNUD, Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (5 millones de pesos), aportes propios, entidades públicas y privadas, entre ellas CONAMA y en el año 2012 el Fondo Social Presidente de la República que fue apoyado por el diputado Alejandro Santana, que permitió poner fin a su construcción.

Este proyecto le ha permitido a la comunidad contar con un espacio cómodo para desarrollar diversas actividades como talleres, encuentros y visitas.  Éste se localiza en Quemchi, inserto en el bosque y posado sobre una loma de césped, cuan tronco sobre el terreno, mimetizándose con el entorno, debido a la materialidad de su revestimiento, tejas de madera, expuestas al aire húmedo del lugar, tiñéndose naturalmente en un tono oscuro, como si fuese una corteza más de un tronco de árbol abandonado sobre él.

En su interior está revestido de listones de madera con barniz natural, para su conservación, cabe mencionar, que la madera es un material propio de la identidad de Chiloé, debido a que permite que exista un confort térmico para los habitantes del lugar frente a la humedad y el frío, como producto del clima. Este material al contener celulosa es un mal conductor de calor,  al contar con una escasez de electrones libres, que son los responsables de una fácil transmisión de esta forma de energía. Además su alto grado de porosidad permite por consiguiente que su amplitud conductora tenga un valor intermedio entre los de sus componentes sólidos y los del aire contenido en los poros, lo que hace más difícil la transmisión de temperatura, por lo que al incorporar un revestimiento exterior e interior de madera, los arquitectos aislaron el espacio interior de las temperaturas bajas del exterior, articulando dos barreras térmicas.

“Inicialmente nacimos en una sede social. Posteriormente pasamos a una sala de escuela. Más tarde en una casa que yo arrendaba y donde entraba el viento por todas partes. Aun así la gente asistía a los ensayos, para ir de gira a varias ciudades. Hoy tenemos un Centro Cultural en Aucar, calefaccionado con salamandras y estufas de gas y leña, por muchos amigos que están muy cerca de nosotros”, expresa Paillaleve en el discurso de Inauguración, tras 28 años de trayectoria del conjunto que nació el 09 de junio de 1985, que cuenta actualmente con una serie de producciones de disco compacto, el más reciente “El Canto del Chucao”, contiene 13 temas que han marcado las etapas de la agrupación y expresan una preocupación medioambiental constante en todas las letras de sus canciones.

Este Centro Cultural es muestra de los propósitos del conjunto Aucar de Quemchi, que busca emprender la experiencia del turismo, rescatar nuestra cultura mediante el folclore, potenciar el trabajo medioambiental como nexo de la valoración de nuestro entorno, de modo que se permita que futuras generaciones puedan conocer este hermoso lugar en donde se encierra la cultura, la naturaleza y la espiritualidad de Aucar, razón por la cual:

“ esta iniciativa busca además ser un lugar de acogida de otros conjuntos folclóricos que vienen a Quemchi a participar, ellos con un ánimo solidario y seguir fortaleciendo la cultura chilota han pensado en esta iniciativa y lo que me quedaba era apoyarlos, estoy muy contento y orgulloso por la alegría que a ellos le ha significado cumplir este sueño”

El Centro Cultural ocupa dos plantas y ofrece una gran espacialidad, apta para grandes reuniones y ensayos.  Tiene iluminación adecuada.
La techumbre se caracteriza por actuar como una techumbre ventilada, que además funciona como una entrada de luz desde el cielo, con una diferencia de unos 40 cms y apoyada en una serie de vigas tipo cuadernas situadas cada 1m y entrecruzadas entre sí.

Debido a que las vigas se componen de entablados de madera de unos 3.20m de largo, para salvar la luz de la techumbre, se unieron traslapándose entre si y dejando una superficie de unión de un metro de largo por las 10” (pulgadas) del ancho de éstas, mediante clavos y tornillos.

En relación al sistema constructivo de muros y suelo, se articularon mediante mecanismo de tabique con cubierta laminar exterior y  entramado vertical – horizontal interior, en ambos sentidos con diagonales que se articulan en los puntos medios laterales de las ventanas de mayor superficie  y sistema de plataforma en el suelo, separándose levemente del terreno con el fin de aislar la estructura de la humedad del suelo.

En uno de los costados el Centro Cultural deja una torre que oculta la ventilación, para cuando esta sea ocupada con las salamandras y cocinas, que son utilizadas a lo largo de todo el año, con mayor frecuencia en invierno, separándose unos 2m del resto del volumen, para tener mayor seguridad en el recinto que sirve de ensayo y actividades de talleres, accediendo por el costado.

La primera planta es la que posee mayor cantidad de aberturas y en general, son casi todas de las mismas dimensiones,  pero en el segundo piso éstas son todas diferentes. Todas son abatientes y algunas están compuestas por vidrios menores fijos y abatidos.

El Centro Cultural se encuentra sobre una loma con una leve pendiente y mira a su entorno, un bosque de pinos, arrayanes, avellanos y coigües y arbustos de baja y mediana altura; desde allí se puede contemplar el verde propio de la naturaleza, convirtiéndose con ello en un lugar de reunión e inspiración para el conjunto folclórico, conectados visualmente con su entorno, su pueblo, sus raíces, tradiciones e identidad.

 

Tags

Centro Cultural Aucar, Centro Cultural Aucar de Edward Rojas y Jonas Retamal, Centro Cultural en Chiloé, Centro Cultural en Quemchi, Edward Rojas, Edward Rojas + Jonas Retamal, Jonas Retamal

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha