Colegio San Francisco Javier de Martín Hurtado Covarrubias

Colegio que rescata los valores y patrones de los misioneros jesuitas en relación a tipología de manzana con patio interior y un volumen compacto y único en madera, coronando la cima de la colina.

Autor: Martín Hurtado Covarrubias, Sergio Quintana Felice, Arquitectos
Ubicación: Pelluco Alto, Puerto Montt, X Región, Chile
Colaboradores:
Raimundo Arteaga, Sebastián Erazo, Iván Salas, Andrés Suárez, Arquitectos
Superficie terreno:
9 ha
Superficie construida:
27.224,59 m2
Inspección Técnica: POCH
Eficiencia energética: AMPI
Especialistas en Madera Laminada: INGELAM
Instalaciones Sanitarias: Tefra
Instalaciones Eléctricas: Ingelpo
Climatización: AMPI
Corrientes Débiles: Sixbell
Equipos Iluminación: LED Studio
Paisajismo: Francisca Prieto, Paula Rodríguez
Constructora: DLP / Jorge González Narbona
Calculista Hormigones: RG Ingenieros
Calculista Madera Laminada: Mario Wagner .
Año proyecto: 2007
Año construcción: 2009-2011
Materiales: Estructura: madera laminada y hormigón armado / Muros: hormigón armado, hormigón celular, tabiquerías de madera y volcometal / Pavimentos: radier pulido, alfombras alto tráfico, parquet en gimnasios / Cielos: o.s.b, cielo falso americano / Cubierta: zincalum emballetado / Revestimientos: (exterior) fibrocemento tinglado y piedra pizarra , (interior) o.s.b, alfombras alto tráfico, parquet en gimnasios, (cielo) o.s.b, cielo falso americano, (cubierta) zincalum emballetado
Publicaciones: ArchDaily
Fotografías: Leonardo Finotti, Flacsi, Prieto y Valdés.

El Colegio San Francisco Javier es una institución ligada a la Compañía de Jesús, la cual funda este colegio hacia 1859, en el centro de la naciente ciudad de Puerto Montt. Fue, de hecho, la primera Iglesia y Parroquia y parte de sus instalaciones son hoy Monumento Nacional. El desarrollo y la densificación del centro, junto con el traslado de sus habitantes a zonas residenciales ubicadas en la periferia de la ciudad, forzaron la reubicación del Colegio. Este nuevo edificio se emplaza en el corazón de Pelluhue alto, nuevo barrio residencial ubicado al oriente de la ciudad.
Tras un concurso privado de anteproyectos, se nos asigna el desarrollo del complejo programa que debía incluir tanto el programa actual del colegio, como nuevos programas que permitieran proyectar un edificio para 150 años más. ¿Cómo proyectar las instalaciones y recintos necesarios para albergar el espacio educativo de un colegio que pretende ser líder y acoger las nuevas formas actuales y futuras de educación?
Lugares, espacios, tecnologías, recintos y programas, muchos de ellos desconocidos hoy debían ser albergados por un cuerpo arquitectónico consistente.
Un problema similar, pensamos, debían haber tenido Los primeros Jesuitas llegados a América, por cuanto sus instalaciones y edificios debían perdurar y resistir el paso del tiempo como testigos de una misión que no dudaba en afirmar ciertos valores en los cuales creía firmemente. Estudiando los patrones de asentamiento de estos edificios, descubrimos una serie de tópicos que se repetían en cada una de sus misiones. Estas obras se enmarcan en lo que se ha llamado el estilo “Barroco Americano”, que es básicamente una “síntesis” entre la cultura greco latina cristiana europea y las culturas indígenas locales americanas.  Arquitectónicamente, presentan patrones como la utilización de estructuras de Ordenamiento greco romanas: edificios en torno a patios cerrados, la utilización de tramas regulares ortogonales que se superponen sobre un suelo inhóspito y sin medida, un zócalo horizontal como base sólida sobre la cual disponer las construcciones en bloques, patios que formen interiores protegidos.

Instalaciones: Multicanchas, Laboratorios de Tecnología y Ciencias, Biblioteca, Gimnasio, Piscina/Pileta, Canchas de fútbol con medidas oficiales, Pista de atletismo, Observatorio Astronomía.
Rama Deportiva: Fútbol, Básquetbol, Tenis de mesa, Atletismo, Voleibol, Natación, Escalada

¿Qué tienen en común las misiones Jesuíticas de la Chiquitanía, Chiloé o El Paraná?

Reglas simples y voluntad de orden en un mundo caótico y disperso. El sistema de la fundación de centros religiosos en misiones o reducciones tenía como objetivo evangelizar a estas miles de almas infieles. Arquitectónicamente, descubrimos ciertos patrones como la utilización de estructuras de ordenamiento espacial de orígenes greco romanos como los edificios en torno de patios cerrados, la utilización de tramas regulares ortogonales que se superponen sobre un suelo americano inhóspito y sin medida, la construcción de un zócalo horizontal como base sólida sobre la cual disponer las construcciones en estrictos órdenes de bloques y patios que miden y construyen interiores protegidos, lenguaje de elementos de la arquitectura clásica, (seguramente influenciados por tratados de arquitectura publicados en la misma época, como el de Jacopo Vignola, base de la Iglesia del Gesú en Roma). El colegio original de 1859 da cuenta de este mismo espíritu, pero en un contexto diferente. Tras la expulsión de los Jesuitas de América en 1757, llega una segunda misión evangelizadora, a cooperar en el establecimiento de una creciente demanda de los colonos alemanes, llegados a la zona a partir de mediados del siglo XIX necesitados de educación cristiana para sus hijos, por lo que en 1859 abre la Casa Jesuita en Puerto Montt en respuesta a una creciente demanda de educación cristiana por parte de colonos alemanes. Estos sacerdotes, educados también en las técnicas clásicas de la carpintería, levantan una iglesia y un edificio para albergar el naciente colegio con un modelo que sigue varios de los patrones de sus antepasados misioneros.

Estos sacerdotes educados también en las técnicas clásicas de la carpintería, levantan una iglesia y un edificio para albergar el naciente colegio con un modelo que sigue varios de los patrones de sus antepasados misioneros.

El Proyecto del nuevo colegio nace con la idea de rescatar estos patrones: construcción con técnica y materiales local, un sistema modular en carpintería de madera que permita un fácil crecimiento por etapas y un Zócalo sobre la cima de la colina, el cual alberga todas las instalaciones del colegio. Sobre este se dispone todo el programa dentro de un gran edificio, un cuerpo compacto de crujía simple, con un corredor galería cerrado y envolvente continua exterior para protegerse del clima. Múltiples partes dispuestas en U conforman un gran patio central interior protegido del viento. Un contenedor que aloja distintos modelos educativos, austeridad de recursos formales exteriores y gran riqueza de detalles interiores, conforman un cuerpo unitario que domina el perfil del futuro barrio residencial de Puerto Montt.

Patrones
· La construcción de un Zócalo sobre la cima de la colina.
· Nuevo suelo con instalaciones que incluyen todo el programa dentro de un gran edificio.
· Edificio con un único cuerpo con múltiples partes dispuestas en U para conformar un gran patio central interior protegido de viento.
· La construcción con técnica y materialidad local.
· Sistema modular que permitiese un fácil crecimiento por etapas, carpintería de madera.
· Un cuerpo arquitectónico unitario con múltiples partes.
· Crujía simple del volumen de salas con un corredor galería cerrado para protegerse del clima y todo en torno de un gran espacio interior como un claustro rodeado por edificios, conformando un patio interior protegido.
· Tratamiento de ventanas rítmicas en base a una proporción áurea.
· Envolvente continúa exterior para protegerse de la lluvia y el viento, edificio compacto fácil de calefaccionar.
· Austeridad de recursos formales exteriores y gran riqueza de detalles interiores.
· Cuerpo unitario que domina el perfil del futuro barrio residencial de Puerto Montt.

 

Tags

Colegio Puerto Montt, Colegio San Francisco Javier, Colegio San Francisco Javier de Martín Hurtado, Colegio San Francisco Javier de Puerto Montt, Martín Hurtado, Martín Hurtado Covarrubias, Sergio Quintana, Sergio Quintana Felice

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha