Entrevista a Luis Alonso

Creo que en estos momentos hay una sobre valoración del teletrabajo. Pero todo cambiará cuando la vacuna del coronavirus sea efectiva. Sin embargo, el teletrabajo es un buen complemento al sistema tradicional en la oficina, pero en forma alguna puede substituirlo. Se precisa, de forma absoluta, de interacción social en nuestras vidas.

Entrevistamos a Luis Alonso, arquitecto de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, y socio cofundador de Alonso, Balaguer y Arquitectos Asociados. Luego de esta pasada de la pandemia por nuestros escenarios de la arquitectura, le preguntamos

¿Qué crees va a modificar esta crisis en el modo de proyectar la ciudad?

La planificación urbana ha de adquirir un protagonismo esencial, en especial en los Países Latinoamericanos, que por décadas siguieron un modelo basado en la expansión de las ciudades, casi sin límite, generando auténticos “güetos “ uni funcionales. Auténticas expansiones en forma de “ mancha de aceite “, insostenible social, económica y energéticamente. Triángulos perversos, donde en una de las esquinas del triángulo resido, en otra trabajo y en una tercera voy a lugares de comercio y de ocio. Ello genera un inmenso coste social y energético de movimientos continuos, que además no suelen estar acompañados de un buen transporte público. Ciudades vacías durante el día ( áreas residenciales, vacías durante el fin de semana ( áreas de oficinas) y vacías de forma alterna (comercio y ocio).

La clase política, ha de entender que la planificación urbana y la Arquitectura pueden transformar sociedades y ciudades, como puede observarse en grandes y exitosos ejemplos como Barcelona (de donde provengo) o Medellín en Colombia. Allí los políticos apostaron, decidida y firmemente, por esa transformación en manos de Arquitectos.

¿Cómo ves que se aplicarán los cambios y criterios de arquitectos en el manejo urbano, a través de gremios, individualmente, por medio de leyes?

Los Arquitectos tenemos una enorme responsabilidad social, en el resultado de las ciudades y, por tanto, en el comportamiento de la ciudadanía. Y hemos de conseguir involucrar a los dirigentes políticos, para entre todos desarrollar nuevas políticas urbanas. Ello es un ejercicio para desarrollar por las asociaciones profesionales, pero sin perder la claridad de que cada uno de nosotros podemos y debemos ayudar y potenciar.

¿Se adaptará la espacialidad en oficinas o se reforzará un espacio de trabajo en casa?

Creo que en estos momentos hay una sobre valoración del teletrabajo. Pero todo cambiará cuando la vacuna del coronavirus sea efectiva. Sin embargo, el teletrabajo es un buen complemento al sistema tradicional en la oficina, pero en forma alguna puede substituirlo. Se precisa, de forma absoluta, de interacción social en nuestras vidas.

Además, por mucho que que queramos cambiar en el futuro, las actuales viviendas no suelen estar preparadas para tal teletrabajo, en especial si es más de un miembro familiar el que utiliza tal sistema. Pero el teletrabajo parcial, también puede ayudar a generar horarios más flexibles laborales, lo que redundaría en mejorar la conectividad de las ciudades, tanto en el transporte público como en el privado, Sin esos temibles pics horarios.

¿La promiscuidad funcional que tú promueves como tendencia, cómo se verá afectada en este nuevo escenario?

Este nuevo escenario, no hace más que potenciar y enfatizar, la tesis de la Promiscuidad funcional. La intensa mezcla de usos, hace más amable la ciudad, más sostenible el movimiento de los ciudadanos. Las ciudades antiguas, eran fruto de esa necesaria mezcla de usos. Pero el uso masivo del automóvil propició esos grandes desplazamientos, y esa pérdida de valor .

¿La concepción de polis y de comunidad se verá afectada en cuanto a que surgirá un aislamiento y tendencia al individualismo?

Como antes indicaba, creo que hay una reacción antes y otra después de la llegada (ojalá cuanto antes) de la vacuna. La ciudad, la “Civitas “, entendida como lugar de encuentro y de convivencia, creo, a buen seguro, que saldrá potenciada de esta tan ingrata experiencia. La calidad de vida, el deporte, las buenas costumbres alimentarias, la salud, en una palabra, saldrá fortalecida, y ello no va en el sentido individual, ni aislado, sino en el colectivo. Y ahí la Arquitectura y la planificación urbana tienen un papel trascendental

Luis Alonso

Luis Alonso, es Arquitecto de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, y socio cofundador de Alonso, Balaguer y Arquitectos Asociados. Su sede central se encuentra en Barcelona, y disponen de oficinas en New York, Bogotá, Lima, y Santiago de Chile. Más de 60 personas componen su equipo multidisciplinario de Arquitectura, diseño de interiores, paisajistas, diseñadores gráficos, planificación urbana. etc.

Desde 1978, en que iniciaron su trayectoria profesional, junto a su socio Sergio Balaguer, más de 700 proyectos han sido desarrollados, en 12 diferentes países: edificios con gran diversidad de funciones, de gran altura, como la Torre Bacatá en Bogotá, de 250 m, segunda de mayor altura de Latinoamérica, en construcción, o centros de ocio y comerciales, como la antigua plaza de toros de Las Arenas en Barcelona, o las Bodegas vinícolas en Ribera del Duero, para Protos. 73 centros deportivos y de salud, componen su extenso currículum en tal área, con una intensa vinculación al mundo del deporte (es corredor activo de marathones). Destaca una extensa trayectoria también en los campos de la rehabilitación patrimonial, con intervenciones en grandes edificios y también en pequeños espacios de valor histórico.

15 libros ha publicado ya Luis Alonso, donde expone sus ideas y filosofía proyectual, promoviendo siempre la sinergia entre los sectores público y privado, y la Promiscuidad funcional. En la actualidad reside entre Santiago de Chile y Barcelona.

Tags

Alonso Balaguer Arquitectos Asociados, Arquitectura, Luis Alonso

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha