GAM Centro Cultural Gabriela Mistral para las Artes Escénicas de CFA (Primera Etapa)

Los tres edificios del Centro Cultural Gabriela Mistral (CCGM o GAM) contemplan una superficie edificada de más de 43.000 m² bajo el característico techo, que cubría hasta el año 2006, el Edificio Diego Portales.

Autor: CFA Cristián Fernández Arquitectos
Equipo profesional: Cristián Fernández Eyzaguirre (ICA: 4739), Lateral / Sebastián Baraona Reyes / Cristián Yutronic Villalobos (ICA: 10801)
Ubicación: Av. Libertador Bernardo O’Higgins 227, Santiago
Colaboradores: 1°ETAPA: Marcelo Fernández, Hernán Vergara, Jimena Conejero, Irene Escobar, Sebastián Medina, Sebastián Bravo y 2° ETAPA: Marcelo Fernández, Carlos Ulloa, Natalia Le-Bert, Paulina Yoma, Eduardo Cid, Guido Aubert
Superficie terreno: 19.856,03 m2
Superficie construida: 1° Etapa: 24.500 m2 y 2° Etapa: 29.600 m2
Mandante: Ministerio de Bienes Nacionales
Constructora: Claro Vicuña Valenzuela
Cálculo: Luis Soler & Asociados
Mecánica de Suelos: Geofun
Ingeniería Acústica: Thiele & Sommerhoff
Iluminación: Douglas Leonard Lighting
Proyecto Eléctrico: Luis Farías
Instalaciones Sanitarias: Enrique Montoya
Ingeniería Eficiencia Energética: Cero Energías
Escenotecnia: Ramón López y Enrique Bordolini
Climatización: M & R
Accesibilidad Universal: Proyecto Accesible
Año proyecto: 2008 – 2009
Año construcción: 1° Etapa: 2009-2012 y 2° Etapa: 2012-2014
Materiales: Acero corten y cristal
Fotografías: Juan Eduardo Sepúlveda, Nicolás Saieh, Marcos Mendizábal, Pedro Mutis y Cristian Fernández Arquitectos.

El proyecto consiste en la Renovación del Ex-Edicio Diego Portales de Santiago, para albergar el Nuevo Centro Cultural Gabriela Mistral; espacio que es destinado a la formación, difusión y representación de las artes escénicas, la música y las artes visuales, tanto nacionales como internacionales, encabezando una red nacional de centros culturales promovidos por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.
Se ubica en el corazón de la ciudad, en pleno Barrio Lastarria y es punto de encuentro de distintos habitantes, de carácter heterogéneo, en una ciudad con altos índices de segregación social y espacial.

Una obra imponente, realizada a través de Concurso Público, elegida, debido a que planteó:
a) La perforación al edificio Diego Portales, con el fin de vincularlo a un sistema de plazas interiores, lo que permite dinamizar la vida al interior de la manzana y generar un traspaso entre la escala metropolitana de la Alameda y la escala local del Barrio Lastarria.
b) Resignificación de la fachada del edificio, añadiendo una piel de acero screencorten perforada que transparenta las columnas y controla el impacto visual de la Alameda.
c) Restitución de la cubierta, destacando la escala longitudinal del edificio, prolongando el techo y los volúmenes hasta la esquina de la calle Namur.
d) Reinterpretación del edificio placa, cara a los nuevos usos, permitiendo una articulación entre el pasado del edificio con lo nuevo y logra el reemplazo de la imagen y percepción de un edificio cerrado a uno abierto a la ciudadanía.
e) Sectorización en tres partes, estableciendo autonomía de funcionamiento, diseño y construcción de los diferentes volúmenes y el diálogo y tratamiento armónico entre la edificación existente y la propuesta.

Extractos de entrevista a Cristián Fernández y Lateral Arquitectos sobre el diseño
Apertura y Transparencia: Son las ideas transversales que cruzan los diferentes ámbitos del nuevo proyecto. La apertura de este simbólico edificio no sólo encarna la idea del país reconciliado, sino porque el nuevo destino de este edificio eminentemente público y abierto a toda la sociedad, y lo que sucederá en su interior será patrimonio de todos y para todos.
Este centro contribuirá al fomento  y  extensión  de  la creación local, a la  formación de un público que aprecie las artes escénicas, visuales y la música;  ofreciendo exhibiciones de  diversas  disciplinas, junto con espacios de participación, para grupos culturales  y comunitarios y emergentes, a través  de talleres, charlas y áreas de ensayos.
Desde el punto de vista urbano, el  proyecto busca potenciar y mejorar laaccesibilidad al sector cultural y recreacional  Barrio Lastarria, a través de un edificio abierto a la ciudadanía, en estrecha relación con el espacio público, que genere una renovada imagen del sector hacia la Alameda.
“Hicimos una propuesta urbana simple y potente, en el sentido de que antes era un edificio muy hermético, que generaba una barrera infranqueable entre la Alameda y el Barrio Lastarria. Ahora se crea apertura con estos tres volúmenes”, explica Cristián Fernández, arquitecto a cargo del proyecto.
El que se dividiera en tres partes ayudó a que el complejo fuese más amable con el entorno. Después de todo, el lugar está llamado a ser un espacio de encuentro social, para garantizar la creación cultural. En esa misma línea, el área exterior del proyecto contempla casi 6.000 m² e incluye plazas públicas con mobiliario urbano y jardineras, las que conectarán las torres entre sí.

“Pensamos que trabajar con el Edificio Diego Portales (o lo que queda de él) es un regalo. Vimos en éste un desafío pero también una gran oportunidad, la de trabajar con toda esa carga histórica que a nuestro entender no podía perderse por afanes políticos, ni menos por alguna declaración atávica de “tabla rasa de algún arquitecto de turno”.

Nuestra propuesta es transparentar y proyectar parte de la diversa y nutrida vida interior del edificio hacia el exterior de él, para que participen no solo los que están en su interior, sino que también los que están en la ciudad. De esta manera, el edificio se hace actor relevante en la promoción y difusión de lo que sucede en su interior; además, desde el punto de vista urbano, es una gran ofrenda a la ciudad el que un edificio destinado a las artes y a la cultura se haga más transparente, comparta y participen también los que están en su vecindad.
Evidentemente, no hay que mostrarlo todo, ni es posible, ya que dentro del edificio existe un importante número de salas destinadas a las artes escénicas. El desafío es saber ponderar qué mostrar y de qué manera. Por eso, el edificio tiene un sistema de fachadas que van gradualmente desde lo totalmente abierto a lo totalmente opaco y cerrado. La esencia de una sala de artes escénicas es que está absolutamente desvinculada de una realidad exterior. Se apagan las luces, se hace la oscuridad, se hace el silencio y solo en ese momento se puede comenzar a desplegar la fantasía, una nueva realidad, la obra ha comenzado.
El edificio cuenta con un importante número de salas con estas características.  Ellas se visualizan en el proyecto como “cajas recipientes”, donde en su interior se despliegan la música, la danza, el teatro, entre otras artes. Desde afuera no vemos lo que pasa en su interior, pero imaginamos, presentimos que en su interior sucede algo importante.

Contexto Histórico
Este edificio, como ningún otro, ha sido un actor relevante durante un período de nuestra historia reciente que se caracterizó por la polarización ideológica, política y la división social. El edificio se construyó como obra símbolo del “Hombre Nuevo” durante el gobierno de Salvador Allende y acto seguido, posterior al golpe de estado, se transformó en la sede de gobierno del régimen del General Pinochet, encarnando el “Poder Total”.
Es así como durante las últimas tres décadas, desde el punto de vista de la ciudad, este edificio ha permanecido enrejado, cerrado y custodiado según los requerimientos de seguridad que requería una sede de Gobierno y posteriormente el Ministerio de Defensa de cuatro Gobiernos. Esto ha llevado a que no haya sido un edificio querido, ni por unos ni por otros y haya tenido una biografía un tanto “bipolar”.

4 Formas de Reconstrucción de la Trama Urbana

“Sólo porque está fetichizada en objetos físicos, puede el hombre entender la historia”

(E. Vila-Matas)

I. Proponemos 4 ideas o conceptos matrices: CiudadSellosIdentidadPlástica. Estos conceptos engloban y ordenan las diversas y numerosas intenciones e ideas que crean nuestra propuesta. Cada uno representa una preocupación, pero también una oportunidad.

II. Vivimos tiempos en que es más fácil botar que reparar, adecuar y poner en valor. Los límites que definen nuestro espacio público y ‘forman’ nuestras ciudades ya no son muros, monumentos o patrimonio, sino decretos, dictámenes, oficios y no edificios ¿Cuál es la forma de esta nueva ciudad?  La estela de mandamientos y restricciones que nos deja la historia no es capaz de definir espacio público o de fomentar la vida ciudadana. En todo Barrio y Ciudad que se aprecie existen tramas escondidas y potenciales,  que conviven con el trazado ‘oficial’. Ordenamientos subyacentes, dibujos ocultos, formas fértiles.  Es lo que las hace interesantes, lo que nos hace querer vivir en ellas. El Barrio Lastarria y del Parque Forestal son un ejemplo.

III. Fundamental es la idea de conjunto. Clave es su organización o estructura, o sea, aquellas relaciones que tienen que existir o que tienen que darse para que ese algo sea. Y el principal problema de la situación actual del ahora Edificio Diego Portales es el conjunto, la manzana y no tanto el edificio. Una vez abajo las rejas ¿Cómo abrir la manzana? ¿Cómo establecer las relaciones con el resto del barrio? ¿Cómo responder a la complejidad de la vida urbana que ahí se desarrollará? ‘La vida cotidiana, el acoplamiento social más corriente está lleno de textura y estructura, que cuando se lo examina, asombra’ (H. Maturana)

IV. Hemos decidido trabajar con la idea de ‘dispositivo’ en nuestras cabezas, que no es otra cosa que una mecánica para enfrentar un problema o proyecto. Este hace resaltar ciertos aspectos del lugar y no otros. En nuestro caso, buscamos resaltar el enorme potencial urbano de la manzana donde se emplaza el edificio, generando una nueva trama de recorridos y espacios públicos para potenciar y consolidar el Barrio Lastarria y del Parque Forestal. Un edificio contemporáneo en un sitio o proyecto existente es exitoso en la medida en que es capaz de realzar lo que lo rodea al mismo tiempo que se realza con lo que lo rodea.

Para mayor información:
Visita la página web de: GAM Santiago
Visita la página: Web de CFA Arquitectos
Revisa el artículo de la revista: Bit 74
Descarga nuestra: Reseña Adicional_Propuesta Urbana_GAM

Tags

Barrio Lastarria, CCGM, Centro Cultural, Centro Cultural Gabriela Mistral, Centro de Artes Escénicas, CFA Arquitectos, Cristián Fernández, Ex-edificio Portales, GAM, GAM CFA, GAM Santiago

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha