Hotel Hornitos de Gonzalo Mardones

El Centro Turístico Hornitos ofrece a sus visitantes habitaciones de hotel twin, suite, suite superior, cabañas, restaurante, gimnasio, sala de juegos, piscina interior y sauna. La ubicación privilegiada del centro permite recorrer en la cercanía sus extensas playas de finas arenas y cálidas aguas, su fácil acceso a diferentes rutas lo llevarán a distintos destinos turísticos de la zona.

Autor: Gonzalo Mardones Viviani.
Equipo profesional: Gonzalo Mardones Falcone, Ma Jesús Mardones Falcone, Luis Morales.
Ubicación: Hornitos, Mejillones, Antofagasta, Chile.
Colaboradores: Gatto, Claudio Quezada Fuentes, Emilio Ursic Marechau, Manuel Fuentes Ramos, Alberto Reeves Droguett, Claudio Leiva Brito, Cristián Romero Valente, Claudio Carrasco Fuentes, Francisco Valdés Donoso, Alessandro Beggiao.
Superficie construida: 5800 m2.
Mandante: Caja de Compensación Los Andes.
Cálculo: Alfonso Larraín.
Iluminación: Paulina Sir.
Mobiliario: Francesca Porzio, Macarena Valdés.
Paisajismo: Cecilia Rencoret
Materiales: Juan Carlos Prieto (puertas), Tecma (ventanas), xilofor (muebles)
Premios: -The Americas Property Awards 2014. UK. Ganador Best Hotel Architecture / IIDA Best Interiors Latin America & the Caribbean 2013, USA. Mención de Honor Categoría Hoteles / Gold Key Awards for Excellence in Hospitality Design 2013, USA. Mención de Honor, Best Eco-Conscious or Socially Conscious Hotel / XIV Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires, Argentina 2013 – Seleccionado.
Año proyecto: 2012.
Fotografía: Nico Saieh.

El hotel posee 31 habitaciones, con una capacidad de 150 turistas. Fue construido por la Constructora Ebco y diseñado por el arquitecto nacional, Gonzalo Mardones, quien le entregó una imagen contemporánea y esencial con un tratamiento monomaterial que facilita la lectura de los espacios. De manera de potenciar la espacialidad arquitectónica, la pureza, lo simple, la búsqueda del confort y la eficiencia en el desierto

Descripción del Arquitecto
El Hotel para la Caja de Compensación Los Andes en Hornitos se emplaza en una meseta sobre un farellón costero a 32 metros sobre el nivel del mar en el Desierto de Atacama, norte de Chile. Al tratarse de un lugar privilegiado e inmaculado el principal desafío fue intervenir intentando ser lo menos invasivo posible por lo que se optó por un partido arquitectónico semienterrado, el que se desarrolla de manera horizontal habiendo un volumen mayor que contiene el hotel; y volúmenes menores esparcidos en el terreno (cabañas) de manera de abarcar el área inmediata y dar medida dentro de la vastedad del desierto. Todos los volúmenes han sido construidos en hormigón armado pigmentado con los colores del desierto reforzando la intención de mimetizarse e intentar pasar inadvertido.  El Hotel, de 5800 m2 cuenta con 38 Habitaciones y otras 36 en 18 Cabañas, una piscina exterior, una piscina interior temperada, auditorio, salas de reuniones, comedores, estares, gimnasio, etc.

El fuerte sol propio del Desierto de Atacama es controlado por una secuencia de espacios intermedios que permiten el traspaso gradual desde los lugares protegidos hacia los lugares expuestos al sol. Las circulaciones y espacios comunes del hotel son en su mayoría abiertos, generando corrientes de aire que permiten una ventilación constante. El edificio se protege además del sol poniente con aleros y celosías. La cubierta, que se trató como un lugar de expansión, una terraza donde estar y poder contemplar el mar y el paisaje lejano, es un gran deck que genera bajo él una cámara de aire que permite ventilar la cubierta y mantenerla aislada del sol directo incidiendo en la adecuada climatización de los espacios interiores del hotel. El hotel no sólo contribuye a potenciar el esparcimiento de los socios, sino también desarrolla el turismo en la localidad, que cada vez toma más relevancia en la región. El complejo se suministra de agua directamente desde el mar, teniendo dentro de sus instalaciones una planta de tratamiento de aguas saladas la que limpia el agua para ser utilizada y deposita las sales sobrantes en una piscina exterior próxima al acceso del hotel.

Eficiencia Energética y Sustentabilidad.
La eficiencia energética y la preocupación por el entorno, no saben de paisajes ni climas. En todas partes su
atención es importante, con mayor razón en el desierto. Ese es el caso del Hotel Hornitos, emplazado en la desértica postal de la región de Antofagasta. Un recinto que conjuga comodidad con eficiencia y que aprovecha todos los recursos que le entrega su entorno. El centro vacacional, perteneciente a la Caja de Compensación Los Andes, fue inaugurado en 2012 y cuenta con una superficie de 7 mil m2 construidos en 12,5 hectáreas de terreno.
El nuevo destino turístico se destaca por el paisaje y la calidad de sus espacios, pero especialmente por algunos elementos eficientes:
a) Planta desalinizadora que purifica el agua para ser utilizada en las instalaciones del recinto y deposita las sales sobrantes en la piscina exterior próxima al acceso del complejo.
b) 60 Placas solares armadas, en bloques de cuatro paneles, que calientan el agua de a 60° por caldera. La capacidad en meses de buena radiación solar entrega precalentamiento de agua sanitaria desde un 50 a 80% de la acumulación total sanitaria (lo que permitiría ahorros de un 40% de energía).
c) Iluminación LED que permite el ahorro de energía por concepto de iluminación artificial.
d) Central de generación eléctrica propia.
e) Sistema de ventilación natural cruzada que permite el doble propósito de realizar un sistema sostenible con un confort ideal de temperaturas de 20 grados.

Espacios de distracción
Cuenta con una piscina exterior de 28 m de largo y un diseño trapezoidal con un promedio de 8 m de ancho, 1,2 m de profundidad. También posee una piscina interior temperada de 15 m de largo y una forma irregular con 6,5 m de ancho promedio y 1,4 m de profundidad.
También cuenta con un auditorio, salas de reuniones para 10 personas, comedores para 130 personas, bar y terraza panorámica (ubicada en la cubierta del edificio), gimnasio y 18 cabañas con 36 habitaciones (12 de 67 m2 y seis de 80 m2)

Sistema constructivo y terminaciones.
En términos generales, el recinto está compuesto por muros y losas vistas donde se aprecia la modulación de cada moldaje y los interiores revestidos mediante enlucido de yeso y pintura esmalte blanco.
Gonzalo Mardones, afirma que “todos los volúmenes han sido construidos de hormigón armado pigmentado con los colores del desierto reforzando la intención de mimetizarse e intentar poder establecer la conectividad necesaria entre arquitectura y paisaje”.
Las cabañas, al igual que el hotel, son de hormigón armado pigmentado, su diseño implica una dispersión sobre el terreno, como una huella trazada en el desierto, todas con diferentes posiciones para obtener vistas enmarcadas y que no se vulneren unas con la otras. Se cierran hacia el oriente abriendo vanos a la manera de un lente fotográfico que enmarcan los cerros en donde se encuentran los accesos a ellas y se abren hacia el poniente, hacia el mar de Chile.

Para mayor información ve el: Artículo Revista Bit 94 Hotel Hornitos
Si quieres ver video del Hotel Hornitos, haz click Aquí

 

Tags

Gonzalo Mardones, Gonzalo Mardones Viviani, Hotel Hornitos, Hotel Hornitos de Gonzalo Mardones, Hotel Hornitos de Gonzalo Mardones Viviani

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha