Patio Bellavista de Plan 3 Arquitectos

Segunda etapa del centro gastronómico y cultural que conserva la escala del barrio, modificando el interior de una manzana. En promedio recibe unas 700.000 visitas mensuales, de las cuales el 20% son extranjeros.

Autor: Plan 3 Arquitectos.
Equipo profesional: Martín Lira, Paula Tuckermann, Agustín Palacios.
Ubicación: Bellavista, Santiago.
Colaboradores: Sebastian Larroulet.
Superficie construida: 9309.0 m2.
Mandante: Inversiones Las Arenas Ltda. PresupuestoU$ 4,000,000.
Constructora: De Vicente.
Cálculo: Alfonso Larrain y Asociados – Pamela Lazo, David Valenzuela.
Especialistas:  Paulina Sir (Climatización e Iluminación:),  Marcela Cacur y Francisca Astaburuaga (Paisajismo).
Instaladores: Eiffel Ingeniería (Eléctrico), Osvaldo Sepúlveda, Juan Carlos Guerra (Instalaciones Sanitarias), SRS Ltda. (Basuras).
Año proyecto: 2009.
Publicaciones: “Diseño Urbano y la Calidad del Espacio Público en Chile: Patio Bellavista” Por David Assael,  “Columna El Observador Urbano: Diez años del Patio Bellavista” Diario El Mercurio, Memoria del Proyecto en Concurso.
Premios: Premio Aporte Urbano 2015.
Fotografías: XXX

El Patio Bellavista abrió sus puertas en enero de 2006, luego de un valioso rescate patrimonial que implicó la restauración de la estructura de un antiguo cité y de una serie de galpones industriales de 1900. En diferentes etapas, el Patio Bellavista se ha ido ampliando y renovando, al incorporar estacionamientos subterráneos, nuevos restaurantes y tiendas, que emplazadas en el Barrio Bellavista, forman parte del imaginario colectivo de un barrio con un importante patrimonio cultural, artístico y urbano.

Orígenes del Patio Bellavista
Para el gestor del patio, Patricio Jadue, había 3 alternativas para el paño de media manzana:
1) demoler y levantar torres.
2) crear un espacio urbano mixto con hotel y edificios.
3) desarrollar un proyecto a partir de lo existente.

De éstas, originalmente se decidió que estuviese destinada a convertirse en un conjunto de edificios inmobiliarios, pero la autoridad municipal no aceptó siete pisos para los edificios y tras un interesante proceso de reformulación del proyecto, donde participaron vecinos, arquitectos, ingenieros, movimientos ciudadanos y lógicamente los propietarios, el resultado fue Patio Bellavista: un nuevo lugar abierto a la gente que rescata el centro de una manzana abriéndolo a restaurantes, comercio, actividades teatrales, en su perímetro, lo que contribuye a confirmar la vocación del barrio.

Es así como el Patio Bellavista se transformó en un gran ejemplo de cómo la participación activa y proactiva de vecinos y ciudadanos organizados puede ser un gran determinante para convertir las amenazas del barrio en oportunidades.

Los vecinos mucho más allá que simplemente oponerse de forma intransigente al proyecto, lo que hicieron fue dialogar y proponer, entendiendo de que el desarrollo es inevitable y llevado de buena forma puede beneficiarlos a todos.

Se tomó como referentes a los pueblitos de artesanos de Vitacura y Los Dominicos, y esa fue la tónica, pero no era suficiente. Uno de los dos arquitectos, Pablo de Carolis, había visto en Buenos Aires unos meses antes el reciclaje de barrios republicanos que acogían un comercio con arte, artesanía y antigüedades, en manzanas con accesos curiosos, recorridos por pasajes. Jadue viajó con su esposa y le gustó la idea de realizar lo mismo en Chile, por lo que le dio pase libre a los arquitectos. Carolis, junto a Jorge Schliebener proyectaron entonces un boulevard de pequeños locales al interior de la manzana, el que podría crecer si resultaba.

Una de las casas, insegura, se demolió para dar espacio a una circulación. La antigua lechería cedió su lugar a otra serie de locales para artesanos y al amplio patio central. La cité de ladrillo acogería más artesanos; en total, unos 50, y se incluyeron algunos restaurantes.
Para los arquitectos de esa etapa fundacional había dos conceptos importantes:
1 Patrimonio: Se contaba con un patrimonio arquitectónico propio del sector, muy santiaguino en su diversidad; era una exhibición valiosa, un atributo.
2 Espacio Público: Avalado por la experiencia internacional, era que no convenía instalar estructuras muy rígidas, sino dejar abiertas las posibilidades para cambiar los espacios según las tendencias de los comerciantes que se instalaran.
Así, en acuerdo con Jadue, se concilió la conservación de lo existente con la apertura a los cambios.
Los cambios no han dejado de aparecer, a cargo de otras oficinas de arquitectura para intervenir el espacio de un modo unitario, al interior de sus locales y para sumar construcciones cuando la Salo Editores dejó la mitad sur de la manzana.
Sigue en evolución, hoy más polo gastronómico que centro artesanal y con un hotel en su programa. Tras su aniversario de 10 años, se pensó en construir su segunda etapa. A esta inversión de varios millones dólares se sumaron otras importantes, como las de los hoteles Aubrey y Castillo Rojo.
Como hito de Santiago, recibió por parte de la Cámara Chilena de la Construcción CCHC, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo MINVU y la Asociación de Oficinas de Arquitectura AOA-, los premios Aporte Urbano, el primer lugar en la categoría “Regeneración o rehabilitación urbana”, al conservarse lo existente con apertura al cambio.

Descripción de los Arquitectos de la Segunda Etapa del Patio Bellavista.
Dado el éxito comercial de la primera etapa del proyecto Patio Bellavista, se decide ampliar su superficie a más del doble de la existente. El encargo es de un programa de; comercio, bares, restaurantes, tiendas, y solucionar el grave problema de estacionamientos en el barrio Bellavista, barrio bohemio y noctámbulo de Santiago.
En los antiguos terrenos de la imprenta Salo, con acceso por las calles Bellavista, Constitución y Pío Nono, el proyecto se generó a partir de la consolidación del borde de la calle, la conservación  apertura de lo existente al interior de la manzana, la renovación patrimonial y la revitalización del espacio interior destinado al uso privado, otorgándole un nuevo destino y uso.
El programa se organiza en 5 niveles, en algunas zonas en dos niveles sobre el nivel calle, más los 3 pisos de estacionamientos subterráneos, con 16 locales comerciales, 8 bares y restaurantes, 221 estacionamientos.
Con la intervención y restauración de la totalidad de las fachadas existentes, se pone en valor su continuidad y diversidad, pese a ser de diferentes períodos y “estilos” estas dialogan en la continuidad y conforman una unidad. Se genera una nueva permeabilidad al interior de la manzana.
Gran parte de las construcciones existentes al interior de la manzana eran galpones y espacios vacíos que se usaron por muchos años como bodegas y estacionamientos, en estas zonas sin valor arquitectónico se realizó una gran limpieza, y fue la zona que dio cabida a las tres plantas de estacionamientos subterráneos.
El resto de las construcciones y la totalidad de las fachadas se restauraron e intervinieron, en la justa medida, para dar cabida al nuevo programa del proyecto.
El proyecto conforma espacialidades acotadas y contenidas.
El programa se define en torno a dos plazas y un anfiteatro central, o plaza mayor, como espacio organizador, que articula y actúa como punto de inflexión de las distintas alturas existentes en cada uno de los frentes y accesos que delimitan el proyecto.
Sobre este espacio confluyen todas las direcciones y circulaciones del proyecto, incluyendo la conexión al Patio Bellavista 1.
Este espacio tiene la característica de dar cabida a diferentes expresiones de arte u obras de teatro, ya que por su desnivel, permite el uso de graderías, en el cual confluyen distintos programas.
Se genera una nueva forma de habitar al interior de la manzana, ajeno a lo que pasa en los bordes, con espacios públicos contenidos, espacios abiertos para diferentes usos, que dialogan entre construcciones nuevas y existentes, de distintas características y alturas, permitiendo nuevas vistas y aberturas de la ciudad, un mundo interno que invita al estar y contemplar lo que la ciudad nos regala.
Patio Bellavista termina por conformar un referente de la justa relación entre legado urbano y reactivación comercial. Esto como gestión de renovación urbana y barrios con oportunidad patrimonial autosustentada.

Tags

Patio Bellavista, Patio Bellavista de Plan 3 Arquitectos, Patio Bellavista Providencia, Plan 3 Arquitectos

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha