Valor del Patrimonio. Cuál Patrimonio?

Patrimonio es el valor de lo que heredamos, adquirimos y mantenemos como individuos o conjuntos humanos. Habitualmente nos referimos a patrimonio en su acepción económica, como los bienes que se poseen, pero últimamente estamos valorando un poco más la acepción cultural, el valor intangible del patrimonio.

Por qué?

Porque ante tanto materialismo, una globalización desenfrenada, el arrasamiento de la naturaleza, el anonimato de las ciudades de los no-lugares, etc., surge como respuesta una revalorización del “ser” ante el tener, de la diferencia ante lo igual, del respeto ante la indiferencia y la violencia, de la identidad ante lo anónimo. El patrimonio cultural, nuestro patrimonio cultural tiene que ver con nuestra identidad: quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Es por eso que hemos comenzado a lanzar una nueva mirada hacia la historia, hacia los pueblos originarios, hacia la naturaleza, hacia el medio ambiente, hacia las ciudades, hacia el territorio. Esta mirada se pregunta por nuestra cultura, por nuestros valores, creencias y supuestos; nuestras formas de organizarnos y nuestras instituciones. En este proceso van surgiendo nuevas preguntas – más que respuestas– mientras experimentamos la validez y la ética de tal intento.

Patrimonio cultural se refiere a los actos humanos que se reflejan en las cosas sobre las que los seres humanos actúan. No son tanto las cosas las que importan sino lo que leemos en ellas: la tecnología, la ciencia, el conocimiento, el cuidado, la dedicación, en fin, los actos humanos.

Qué nos impresiona de un Moai? Acaso su belleza?
Qué leemos en las construcciones de adobe de hace cientos de años?
Qué leemos en los edificios de Luciano Kulczewski, los jardines Oscar Prager o las sillas de Cristián Valdés?
Solo la estética?

Mientras más profunda sea la mirada que lancemos sobre nuestra cultura, más profundo será el arraigo de la propia identidad que surja como respuesta.

Entonces, la pregunta por el patrimonio no es trivial ni una cuestión de moda, sino una pregunta por el sentido de la vida individual y colectiva, en este caso por nuestra identidad como pueblo, como nación o como conjunto de ellas.

Seguramente es des-cubriendo nuestro patrimonio que podremos no solo acercarnos a una identidad –común y/o diversa- que nos reconcilie con nuestra historia haciéndola más profunda y fuerte, sino que en este acto también abriremos nuevas posibilidades futuras por simple simetría de los tiempos de la conciencia.

Gonzalo García-Huidobro S.
Arquitecto PUC, MSc. UCL

Tags

Chile, Patrimonio

Contáctenos
Los campos marcados con * son obligatorios.
*
*
*
  
*
* Ingrese código: captcha